miércoles 27 de agosto del 2014

Última carga10:08:14

Sábado, 08 Septiembre 2012 21:19

"Permiso" para cuidar a la hija que yo misma parí

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)
Hola Revolucionarias y revolucionarios:
 
Todos los días, recibo, al menos 10 mails, varios mensajes en el chat de Facebook y DMs en Twitter. Agradezco mucho las ventanitas del chats para mandar buena onda, agradecer y ofrecer ayuda... me siento feliz de sentir que la Revolución del Amor tiene buena recepción. 
La mayoría de los mails que recibo, son de mujeres angustiadas, ambivalentes entre el trabajo y la crianza. Madres confundidas con lo que le han dicho los pediatras, vecinas, amigas y lo que su instinto de manera tímida les quiere decir. Mujeres apuradas, tristes, exigidas, urgidas por tener todo bajo control, aburridas y cansadas de sentir la crianza como un trabajo pesado del que quieren arrancar.
Muchas, de la madres me piden ayuda concreta y yo, frustrada, no puedo contestar profesionalmente por la vía del mail, este medio que es muy útil me deja corta en estos casos, la comunicación es parcial y no me parece ético contestar por este medio, más que una breve contención y guía. Lamentablemente el mail no me entrega sus caritas, el brillo de sus ojitos ni las lágrimas que sé, caen en el teclado del computador mientras me escriben. Necesito más información, necesito mirarlas, sentirlas y sostenerlas de verdad. 
No se imaginan cómo me gustaría poder ser "genia" y resolver a golpe de teclado... 
Estoy comenzando a usar skype para trabajar con mujeres de provincia y del extranjero, eso puede ayudar a acercarnos.
Pido disculpas por las tantas veces que he escrito y quizás no he podido cumplir con sus expectativas.
Les dejo un mail de una mujer que me escribió anoche. Al leerla, pude sentir sus lágrimas, en mi cara, que luego cayeron sobre el computador.
 
 
"Querida Leslie:
 
No sé porqué siento esta confianza contigo, quizás porque no nos conocemos y ante ti no tengo que cuidar esa imagen de mujer "casi perfecta" que socialmente se me ha atribuido. Quizás porque necesito desesperadamente hablar con alguien... No sé.
 
El tema es que anoche, tipo 4 de la madrugada, en una noche más de insomnio y angustia, me puse a escribir para desahogarme y hoy al leer lo escrito, sentí que mi experiencia podría servir para otras mujeres, no sé como, ni qué pueda sacar cada una de mis sentimientos, pero creo que al menos alguien se podría sentir comprendida.
 
Te lo envío, a ver si consideras que es ad-hock para compartir una parte o todo, no sé. Quizás sea desubicada, en fin! Qué mas da. Solo te pido anonimato. Me muero de vergüenza. 
 
Solo quiero que sepas que al conocer de ti se me abrió una ventanita, es como su alguien por fin me tocara el hombro y me dijera "oye, yo sé lo que te pasa, no eres una dramática exagerada" es como si por fin alguien lograra entender que mi instinto de madre no es una tontera mía.
 
Te agradezco con el alma lo que haces y el salvavidas que nos lanzas a muchas al ver en ti el espejo en donde encontramos comprensión.
 
Te mando un abrazo y un besito. Muchas gracias de corazón!
 
 
Sentimientos de mamá
 
Es increíble que hayan pasado dos años y yo siga sintiendo en mi corazón, en el alma, esa angustia que duele, hiere... Imagino como te hirió a ti, pequeña mía. El recuerdo me oscurece, me nubla el corazón y las lagrimas se me atragantan, pero necesito recordarlo, procesarlo, quizás porque nadie me ha oído, lo he contado y nadie me ha escuchado, como si fuera una loca gritando, hablando de algo sin sentido, me hacen creer que es lo normal, que exagero, que "así es la cosa", pero mi ser me grita que no, que debo escucharme a mi misma, que el instinto de madre no exagera, no se equivoca, no miente.
Queda tan poco espacio en esta sociedad para que las mujeres nos sintamos madres, podemos ser profesionales, amantes, expertas en mil cosas, pero madres... Es como retrogrado, sin gracia, fome, poco moderno, y debiera ser lo que más nos enaltezca, ser madre nos hace poderosas, fuertes, inquebrantables y más mujeres que nunca.
Recuerdo cuando debí volver de mi post natal y dejarte en ese Jardin, lindo, con tías amorosas, pero mi corazón se quedó apretado, recuerdo que las primeras semanas iba al medio día a verte, en mi hora de almuerzo, para ponerte a mi pecho, que casi estallaba de leche retenida (como mi amor por ti, callado y retenido)... Tu llanto todavía suena en mi mente, tus bracitos desesperados aferrados a mi, cada día, otro y otro. Sufrías, llorabas sin parar. Y yo, apretaba los dientes y me iba. Te dejaba ahí, contra todo mi instinto. Me decían que no me despidiera, que solo me fuera, pero yo sentía que, al menos,  tenía que despedirme, darte un beso, prometerte que volvería... Cada vez que llamaba por teléfono al Jardin, la Tía me decía que no podía mentirme y que ese llanto que oía por el teléfono, sí, era el tuyo. Que no querías tomar leche, ni recibir nada de ellas.
Y así pasaron dos semanas de dolor. Cada mañana tu y yo quedábamos llorando. Y yo con una culpa fatal, sintiéndome ridícula frente al mundo, porque esto es lo "normal", "así es la vida hoy" son algunas de las frases que oí. Llegó la tercera semana y la Tia me pidió que no te fuera a ver al medio día, porque te hacia peor.. Obediente, lo hice. Y mis medios días se llenaron de angustia y tristeza... Miraba tu foto en mi celular, mientras botaba la leche que tenía que sacarme en el baño para que no me dolieran las pechugas... Pero el dolor de mi alma no se calmaba.
Insisto, mientras escribo, en lo absurda y exagerada que de seguro pareceré para muchos, pero sé que alguien se sentirá identificada (Con una que me entienda, me siento feliz).
En fin, pasaron las semanas y cada día, al salir de mi trabajo, corría a buscarte, con mi corazón deseoso de ti, abrazadas salíamos del Jardín y nos quedábamos  afuera aferradas las dos, unos veinte minutos antes de poder partir en el auto. Ya casi no me salía leche, pero te ponía a mi pecho para sentirme tuya, para sentirte mía. Para unirnos y sentirnos las que éramos antes de esta separación.
Hoy me pregunto si valió la pena, ver como te convertiste en una niñita retraída, desconectada del resto, tímida, "tranquilita" como muchos me decían, como si fuera un cumplido, pero yo solo quería de vuelta esos ojitos locos llenos de luz y alegría. Hoy entiendo que te desconectaste del mundo y de tus sentimientos para no sufrir más. Dejaste de llorar en el Jardín. Pero también dejaste de reír. Y creo que nunca me lo podré perdonar. Y creo que tampoco se lo podré perdonar a tu padre, ni a este país, ni a la vida que me obligó a esto. Ni a mi misma, mucho menos a mi misma. Mi corazón sufre, hoy tienes dos años, y yo trato cada día de recuperar ese tiempo precioso, pero no se puede. Lo perdimos. Hoy tus ojitos brillan otra vez, te ríes de nuevo, pero hay algo entre nosotras que se perdió para siempre, yo lo noto, lo siento. Y me duele el alma, el corazón, los huesos, todo! Trato de compenzar cada segundo que perdimos, pero aunque seamos super unidas y casi nadie pueda imaginar que esto pasó, yo lo viví, así de tremendo, así de doloroso. Aunque parezca exagerada. Y si pudiera evitar que otras madres e hijas pasen por esto, lo haré.
Ojalá a alguien le sirva lo que yo viví. Hay cosas que no se recuperan. Los hijos son nuestra responsabilidad y valen mas que el status, un auto, las cuentas, la profesión, todo. Ellos no pidieron venir a nuestras vidas, frase cliché pero tan cierta. Ellos retribuyen cada muestra de amor que les damos. Y nos dan muchas cosas que no tienen precio y que ni el mejor trabajo podría pagar.
"Pasó", como mi madre dice.
Claro que pasó, pero dejó huellas profundas y dolorosas. Y todo por no tener "permiso" para cuidar a la hija que yo misma parí.


Un abrazo,

E
Visto 214687 veces
Leslie Power

Leslie Power, mujer, madre de 3 hijos y psicóloga clínica atiende a pacientes hace 16 años. Pertenece a la Sociedad de Psicología Clínica con estudios en técnicas para promover relaciones vinculares más sanas. Ha instalado en las redes sociales la Revolución del Amor, revolución que busca recuperar los espacios para poder relacionarnos de maneras más sanas. Es co fundadora de espaciocrianza.cl y trabaja en movimientos sociales en búsqueda de políticas públicas de apoyo a una real conciliación trabajo y familia.

Deja un comentario

(*) Información Obligatoria.

4 comentarios

  • Enlace al Comentario TOOMOFAMNHAUH Miércoles, 06 Febrero 2013 15:51 publicado por TOOMOFAMNHAUH

    Una taza de café caliente en la mañana , a partir de mi computadora y mi agujero navegador para comenzar mi búsqueda de Google en nombre del día y una parte sinuosa de bric -...- brac corriendo de arriba a abajo mi corazón se pregunta - ¿qué más el http :/ / trivitanopaleascam.blogspot.com cosa estafa , ¿es realmente tan malo o es un farol solamente?

  • Enlace al Comentario Vielka Murillo Jueves, 20 Septiembre 2012 17:12 publicado por Vielka Murillo

    Que trabajo tan maravilloso haces Leslie, la verdad leo todo y me convenzo que lograremos la cicilización del amor, donde todos seremos solidarios los unos con los otros.

    Abrazos y muchas fuerzas positivas por tan lindo trabajo.

    Saludos desde Panamá

  • Enlace al Comentario Estrella Jueves, 20 Septiembre 2012 15:33 publicado por Estrella

    Uuuuffff....secando mis lagrimas escribo esto....mi bebito tiene 8 meses...hace 2 volví a mi trabajo....Gracias a Dios y al apoyo de mi pareja hemos podido llevar de buena forma este tiempo...tengo la suerte de contar con una nana maravillosa que cuida a mi hijo como si fuera propio. No tengo la suerte de poder ir a verlo al medio día, por que trabajo en otra comuna...salgo muy temprano y regreso 1 hora antes...mi pareja sagradamente almuerza con él todos los días y lo cuida todas las mañanas mientras llega su nanita...Todos los días lo extraño como el primer día...me tranquiliza que este bien y aprovecho cada instante con él...pero lo que acabo de leer me hace pensar que hay momentos que se pierden...eso duele demasiado....

  • Enlace al Comentario claudia osorio Sábado, 15 Septiembre 2012 14:45 publicado por claudia osorio

    e leido lo que escribiste y mi corazon se paralizo por completo mi bebe tiene 3 meses y medio y ya el 12 de noviembre tendria que dejarlo en una sala cuna para que otra persona pase mas horas al dia a su lado que yo que soy su mama y todo porque hay que generar dinero para seguir subsistiendo..me siento desesperada necesito estar junto a el aunque sea hasta febrero es mi primer hijo despues de 11 años de intentarlo y no quiero que llegue ese dia en que solo lo vea por 3 o 4 horas maximo