• Home
  • Ciudad
  • País
  • Política
  • Mundo
  • Blogs
  • Opinión
  • Economía
  • Deportes
  • Vida y Cultura

miércoles 22 de octubre del 2014

Última carga10:50:36

Lunes, 03 Septiembre 2012 15:13

Un Chile más solidario, justo y feliz

Escrito por 
Valora este artículo
(7 votos)

Alegres acogemos septiembre, mes en que celebramos un nuevo aniversario de nuestra Independencia Nacional. Lo hacemos agradecidos por la sabiduría divina, la belleza de su creación, que se expresa en nuestro territorio y nuestra historia patria plena del amor del Padre de los cielos.

Recordamos de manera especial a los fundadores de la Patria que, con su ejemplo, nos recuerdan que la libertad, la nacionalidad, la ciudadanía, solamente se vive en plenitud cuando Dios es el Señor de nuestra historia patria, y única fuente de auténtica felicidad.

La celebración de nuestra Independencia Nacional es una oportunidad para renovar nuestra decisión de unirnos a todos los que trabajan para superar la pobreza y mejorar la distribución de las riquezas, para alcanzar la justicia social que no termina de instalarse en nuestra Patria. Abrir el corazón en solidaridad es enfrentar el desafío de acortar distancias y buscar un desarrollo justo y estable para todos.

Por otra parte, no debemos olvidar que alcanzar el sueño de un Chile más justo no será posible sin una profunda convicción de que somos seres espirituales, que maduran y crecen en la medida que se donan a diario en espíritu de servicio y deseos de justicia social, expresado no tanto en ideas, en peligro de dejarse instrumentalizar por ideologías destructivas, sino que en acciones concretas del diario vivir.

La cruda realidad a la vista de todos, y cada día en las noticias, nos presenta el doloroso balance de la violencia física y verbal, que amenaza la estabilidad institucional de nuestra nación. La carencia de una apropiada educación cívica ha instalado la falta de respeto, a todo nivel, entre los que antaño procurábamos vivir en armonía, en medio de nuestras diferencias, evitando todo lo que destruye el alma de la patria con el odio y las rencillas destructivas. Este nuevo aniversario patrio es una nueva invitación a no doblegarnos con resignación a la violencia que está hiriendo y dividiendo a nuestra sociedad.

Más allá de las palabras, es necesario que el respeto por la vida, los derechos humanos y la dignidad de los demás, se vean reflejados en nuestras relaciones interpersonales, en primer lugar a nivel familiar, pero también en los colegios, universidades, barrios y, de una forma especial, en el campo político.

Acercándonos a un período de elecciones municipales, unamos nuestros corazones para pedir la gracia de recorrer juntos los caminos del encuentro, el diálogo, y del servicio desinteresado a Chile. Vivamos este período sin olvidar la nobleza de la vocación política, como un regalo de Dios para la comunidad, procurando el respeto mutuo, evitando la descalificación, y favoreciendo con nuestro voto, más allá de la personalidad más o menos atractiva de los candidatos, los proyectos políticos que mejor representen los ideales de respeto a la vida humana, promoción del bien común, y que favorezcan a los más pobres y desvalidos.

Cuando en nuestras comunidades, como en todos los rincones de nuestro territorio nacional, florecen los más nobles sentimientos al celebrar un nuevo mes de la Patria, contribuyamos con todas nuestras fuerzas y acción al sueño de un Chile más solidario, justo y feliz.

Información adicional

  • Puntúa este artículo: 1
Visto 5739 veces Modificado por última vez en Lunes, 03 Septiembre 2012 15:14
Monseñor Carlos Pellegrin

Entró a la S.V.D y desde 1978 hasta 1980 realizó estudios de Filosofía, como miembro de la Congregación del Verbo Divino, en el Seminario Pontificio Mayor de Santiago. Entre los años 1981 y 1985 hizo estudios teológicos en el Instituto de Misiones de Londres, anexo de la Universidad de Lovaina.

El 25 de marzo de 2006 el Santo Padre Benedicto XVI lo nombró Obispo de San Bartolomé de Chillán, para suceder a Monseñor Alberto Jara Franzoy que había presentado su renuncia por razones de edad.

Monseñor Carlos Pellegrin asume la Diócesis de Chillán a los 47 años, el sábado 29 de abril de 2006, con el deseo de servir a esta Iglesia Diocesana con todo el corazón, en el espíritu de Jesucristo nuestro Señor y fiel a las enseñanzas de la Santa Iglesia.
El Obispo de Chillán, monseñor Carlos Pellegrin Barrera el año 2007 fue electo presidente del Área de Educación y miembro de la Comisión Pastoral (COP) de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh). Asimismo, fue electo Presidente de la Organización Internacional de la Educación Católica (OIEC).

Deja un comentario

(*) Información Obligatoria.

2 comentarios

  • Enlace al Comentario Mona Sábado, 22 Septiembre 2012 12:10 publicado por Mona

    Me encantó la frase "nuestra historia patria plena del amor del Padre de los cielos"... Bastante curiosa la forma de expresar amor de ese supuesto padre, si se mira un poco la sangrienta historia patria.

    Creo que la religión ha traído muchos más males que bienes a la historia de la humanidad. Los siglos de oscurantismo y crímenes atroces durante la Edad Media, el genocidio de los pueblos latinoamericanos, el amparo bajo las faldas de la iglesia de toda clase de abusos....

    ¿Y todavía tienen la cara de decir que "la libertad, la nacionalidad, la ciudadanía, solamente se vive en plenitud cuando Dios es el Señor de nuestra historia patria, y única fuente de auténtica felicidad"? ¿Cuando ustedes, señores sacerdotes, han sido históricamente los primeros en oponerse a las iniciativas de libertad, nacionalidad, ciudadanía? Los primeros en mirar la paja en la mano ajena sin fijarse en la propia mano que se atreve a tocar a los niños. Infames.

    Salvo el honroso ejemplo de la Vicaría de la Solidaridad y pocos más, ustedes, señores sacerdotes, manga de corruptos, degenerados e hipócritas, no son ningún aporte a la historia patria y no deberían tener siquiera el atrevimiento de referirse a ella.

  • Enlace al Comentario VICTOR RODRIGUEZ O. Martes, 04 Septiembre 2012 20:30 publicado por VICTOR RODRIGUEZ O.

    El hacinamiento, el medio comer, viajar colgados de las micros a trabajos con sueldos de miseria. No tener derecho a salud ni educación de calidad, vivir bajo la amenaza de la violencia, que se toma barrios y calles donde la droga es la reina de la realidad.
    Los pobres no han disminuido. Úsese el método para medir que sea, la respuesta es la misma, los pobres siguen allí. Son la realidad de todos los días en un Chile que duele, ante tanta desigualdad.
    Es escandaloso ver en programas de televisión cómo los pobres son tratados como un número que sirve para propagar los éxitos del gobierno de turno, o para descalificar al anterior. Los curas gritan condenando las desigualdades, pero no abandonan los colegios exclusivos para las clases adineradas.

       Noticias Relacionadas
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones