viernes 04 de septiembre del 2015

Última carga05:36:18

Sábado, 05 Mayo 2012 01:45

El testamento y la herencia de Pinochet

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)
La semana pasada y en medio de la expectación periodística se dio lectura al testamento de Augusto Pinochet Ugarte. Sin mayores “sorpresas”, lo único que cambió -según informaron los medios- fue el nombre de su albacea, lo demás, seguía tal cual; es decir, no se reveló montos y herederos.

En vista de aquellos, se espera que a futuro se dé a conocer el testamento primitivo del general (año 2000) para de esa forma cuantificar su fortuna, la cual se estima llegaría a los 26 millones de dólares, gran parte de ellos acumulados durante los 17 años de dictadura cívico-militar que él encabezó. Cifra no menor para una persona que fue Presidente y comandante en jefe del Ejército. ¿Qué otro Presidente de Chile, una vez dejado el gobierno, cuenta con esa riqueza?
El testamento o herencia del dictador, no solamente se circunscribe a su patrimonio personal o a quienes heredó su fortuna; también se trasunta a niveles de la sociedad chilena. Por ejemplo, una herencia marcada por la represión, crímenes, cultivo del terror y la violencia institucionalizada contra sus opositores o “enemigos”; sin embargo y paradójicamente, los grados de impunidad imperantes en Chile desde los noventa en adelante, permitieron y han permitido que algunos de quienes fueron parte constitutiva de los aparatos coercitivos de la dictadura, sigan transitando libremente por las calles del país, o como ocurrió en los noventa se construyera una “cárcel” especial para los represores, incluso algunos de ellos se den el gusto de seguir operando estando presos.
Por ello, es tan meritorio lo que ha venido ocurriendo en los últimos años en la Argentina, especialmente bajo el mandato de los Kirchner, al someter a juicio y castigo a los represores y criminales de la última dictadura militar de aquel país.
Pero la herencia del dictador, no solamente dice relación con su patrimonio, también se vincula con toda una estructura normativa, legal y jurídica que tiene en la Constitución de 1980 la arquitectura política (jaula de hierro) sobre la cual aún se sigue perpetuando la herencia del dictador y su régimen. Así también nos encontramos con la herencia en materia educativa, salud, laboral, etc.; es decir, una hegemonía neoliberal que ha afectado el tejido social, generando una sociedad heterónoma, la supremacía del pensamiento único, despolitización de la sociedad, la concerniente crisis de la actividad política (política analfabeta y espectáculo), producto entre otras cosas de un sistema binominal que ha conllevado un problema de legitimidad y representatividad del sistema político chileno.
Por otra parte, la herencia del dictador, también se aprecia en lo inmaterial, en aquella cultura del terror, del miedo, en crear miedo y luego sacar provecho de aquello, un miedo como señala Lechner al otro, a la exclusión, al sinsentido.
Una cultura autoritaria, sustentada en ciertos discurso de la prensa (una dictadura mediática), de autoridades de gobierno, determinada legislación, en la organización de los medios culturales, en el campo intelectual y en la vida cotidiana. En otras palabras seguimos bajo una cultura autoritaria impuesta y heredada de la dictadura cívico-militar, que viene a constituir toda una red, dispositivos y mecanismo que combinan una determinada concepción ideológica y discursiva del mundo (hegemonía neoliberal), en los cuales se va demarcando el campo de aquello que es legítimo ya sea respecto al orden económico, social, político, cultural, incluso en el tema de la fe.

Información adicional

  • Puntúa este artículo: 1
Visto 26464 veces
Danny Monsálvez Araneda

Doctor (c) en Historia
Académico Departamento de Historia · Universidad de Concepción 

Deja un comentario

(*) Información Obligatoria.

6 comentarios

  • Enlace al Comentario CarlosFernando Jueves, 05 Julio 2012 14:40 publicado por CarlosFernando

    Manuel Rodriguez: para mí lo increible realmente, es que haya personas como Ud. y Mario "Videla" (apellido funesto si los hay), que defiendan lo indefendible. El hecho de que Uds. quieran y sugieran olvidar una época negra para el pueblo chileno, NO significa que NO HAYA PASADO. Eso incluye las intenciones de borrar o modificar de los libros de historia, del internet, de la tv, etc.,los acontecimientos vividos en todos los años de lacruenta dictadura Pinochetista.
    Como ser HUMANO, hasta ignoraría la acción de enriquecimiento ilícito; ¿qué son 26 MILLONES, de sus "venerados" DÓLARES AMERICANOS, en comparación con todo el dolor y sufrimiento infringido a las miles de personas fallecidas y desaparecidas, y a sus familias?? Ningún discurso tecnócrata, ninguna estrategia mediática ni ninguna estrategia política, va a BORRAR la historia negra de latinoamérica (Pinochet, Banzer, Videla, Stroessner y demás sequito), de la memoria del humanidad.

  • Enlace al Comentario fpealvarez Miércoles, 30 Mayo 2012 04:28 publicado por fpealvarez

    Qué grande Pinochet... (26 mill: pfff! en 17 años de poder absoluto, eso no es robo)

  • Enlace al Comentario Pablo Pinto Ballesteros Miércoles, 16 Mayo 2012 09:28 publicado por Pablo Pinto Ballesteros

    Otro artículo bien concreto. Los contenidos llaman la atención para la patológica inercia de los ciudadanos. Leer esta materia inclina la atención para el parasitismo de los políticos y el funeral anticipado de los viejos partidos fracazados en el mar de barro que dejó e pinochetismo. Sin embargo, entre lineas vive el llamado de atención para la juventud: no creer en esa maniobra de politicagen que quiere transfornmar en democracia la perpetuidad del facismo dogmático y sectario dejado como herencia maldita. Pablo Ballesteros (desde Brasil)

  • Enlace al Comentario Manuel Rodriguez Viernes, 11 Mayo 2012 13:41 publicado por Manuel Rodriguez

    Resulta increíble que existan personas pegadas en el pasado, y en forma majadera volviendo a tocar temas que ya no lo son hace décadas...
    Si los europeos fuesen como usted, todavía un Alemán no hablaría con un Ingles o con un Francés, y fíjese que ahora son socios a tal punto que tienen una moneda común (salvo Inglaterra). Considere de que los alemanes invadieron Francia, mataron a muchos civiles, incendiaron y destruyeron lo que encontraron a su paso.
    Imagínese si los japoneses fuesen como usted, no tendrían relaciones con los americanos, y hoy día son grandes aliados, generando proyectos en común, estaciones espaciales, etc. Considere usted que los americanos dejaron caer 2 bombas atómicas sobre ciudades niponas, o que los nipones bombardearon a una flota completa que se encontraba anclada en puerto....

    Mire estos ejemplos, se lo sugiero, se sentirá mejor.

  • Enlace al Comentario Jajaime Rios Lunes, 07 Mayo 2012 22:12 publicado por Jajaime Rios

    Señor Monsalvez, respecto a su pregunta ¿Qué otro Presidente de Chile, una vez dejado el gobierno, cuenta con esa riqueza? le aconsejo esperar un par de años y veremos como anduvo don Miguel Juan Sebastián, con sus acciones, elusiones y fideicomisos "ciegos" (este puede ser un buen tema de tesis doctoral, digo para que no se le alargue tanto la "c").
    No podemos acusar de todo a Agusto Jose Ramón, en parte también fue culpa de Salvador Isabelino del Sagrado Corazón de Jesús, ambos aunque parezcan diferente tienen muchas cosas en común, si se miran con paciencia, sin ir mas lejos como usted bien sabe los dos han pasado a decorar el oriente eterno ... Creo que esta es justamente, una de la peores lacras de nuestro pais, el "amiguismo" sin ir mas lejos, cuantos ocupan altos cargos directivos en su Universidad y nunca han realizado una investigación destacada o una publicación ISI. Cuando los cargos se consigan por merito y mediante un concurso serio, en todo orden de cosas, el país tendrá la posibilidad de mejorar.

    P.S. parece haber una relación directa entre la cantidad de nombres y el resultado de los gobiernos, pero ese tema se lo dejamos a sus investigadores, un ejemplo más que confirma la regla es Eduardo Alfredo Juan Bernardo ;)

JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones