• Home
  • Ciudad
  • Pa铆s
  • Pol铆tica
  • Mundo
  • Blogs
  • Opini贸n
  • Econom铆a
  • Deportes
  • Vida y Cultura

mi茅rcoles 28 de enero del 2015

脷ltima carga12:00:24

Independiente de la l铆nea de tiempo donde estemos, cada realidad (objetiva o no) es capaz de yuxtaponerse a otra. Creo que solo se diferencian en un elemento: su contexto. 
La reforma escolar est谩 entrando al tiempo en que los legisladores deben definir los t茅rminos de la misma, lo que tiene contento a algunos, alterados a otros y a unos cuantos los tiene francamente desmoralizados.
 
Ahora bien, por la poco inteligente forma en que se est谩 arribando a la fundamental matriz legal, en la que sobresale por una parte, la ausencia de la sana pr谩ctica pol铆tica de avanzar paso a paso en torno a objetivos claros y reflexionados por todos, y por otra parte en la que se advierte una inexistencia de compromisos activos por parte de los principales afectados, no creemos equivocarnos al estimar que esta reforma ver谩 la luz con una preocupante fragilidad. 
 
En efecto, se observa que el Poder Ejecutivo y los legisladores que le dan un mayoritario soporte en el Legislativo han procedido desatendiendo las prevenciones, objeciones, e incluso muchas alternativas que han planteado una parte importante de lo actores involucrados o genuinamente interesados en comenzar un cambio en nuestro sistema educacional, especialmente en lo que se refiere a la salvaci贸n de la educaci贸n p煤blica. 
Han actuado tambi茅n en base a unas cuantas reuniones breves con seleccionados invitados pretendido dar de esa forma, una se帽al de que han observado una pauta democr谩tica en la confecci贸n de sus planes. Por otra parte, los legisladores de la oposici贸n han dicho p煤blicamente que adoptaron el criterio de defender sus convicciones y propuestas no en el actual tr谩mite legislativo, sino que lo har谩n en la pr贸xima campa帽a presidencial, evitando de esa forma, desgastarse en una discusi贸n que ellos ven como un mon贸logo.
 
El problema es grave, pues las consecuencias de instalar una reforma social al modo de un proyecto de ingenier铆a social no solo parecen predecibles, sino que inevitables. Y es que todo ello no puede sino 鈥減roducir鈥  un sistema escolar fr谩gil, enfermo y ef铆mero. M谩s a煤n, la forma en que est谩n operando los legisladores en su conjunto, unos motivados por un ideologismo obtuso y otros guiados por una desidia pragm谩tica, har谩 inevitable un modelo social decadente al modo en que lo advirti贸 Koj猫ve, el pol茅mico fil贸sofo de inicios del siglo XX, qui茅n se帽al贸 que el totalitarismo aparece cuando una fracci贸n de los ciudadanos impone a todos los dem谩s sus propias ideas y acciones, sin ponerse de acuerdo con ellos, sin tratar  de lograr un compromiso con ellos, y sin tomar en cuenta sus ideas y deseos.
 
Ese es el horizonte que tendr谩 Chile en el corto plazo a menos que el curso de acci贸n cambie. Espec铆ficamente, a menos que los legisladores tomen conciencia y empiecen a actuar con mayor responsabilidad moral. Ellos no pueden eludir su tarea de generar compromisos activos en la ciudadan铆a para dar larga y sana vida al profundo cambio que nuestro sistema educacional requiere y con ello, fortalecer nuestra democracia. 
En pocas palabras, es imprescindible que los legisladores incorporen en su ejercicio, cordura, racionalidad, apertura, visi贸n de largo plazo y, fundamentalmente, amor por el pa铆s antes que seguir por la senda orientada por ideologismos o  pragmatismos circunstanciales.
Mi茅rcoles, 21 Enero 2015 17:12

El burro, el ni帽o y el viejo

Escrito por

Los gobiernos suelen estar muy pendientes de la opini贸n p煤blica. Esta es por naturaleza difusa, algunos estiman y con cierta exactitud que 茅sta se expresa a trav茅s del voto en elecciones democr谩ticas. Otras hablan de la voz de la calle como si 茅sta fuera representativa de las mayor铆as y por 煤ltimo est谩n las encuestas. Cualquiera que fuera la opci贸n v谩lida, lo cierto es que la denominada 鈥渙pini贸n p煤blica鈥 es tan difusa como veleidosa.

Qu茅 es en definitiva la opini贸n p煤blica o c贸mo relacionarse con ella sigue siendo una de los desaf铆os m谩s formidables para la clase pol铆tica.

Algunos piensan que la mejor manera es ninguneando a la pol铆tica a la cual pertenecen y de la cual usufruct煤an, ocultando para ello en la elecciones su militancia pol铆tica. Otros los hacen participando en cuanto desfile hay en la calles por las causas m谩s diversas. Alguno de ellos lleg贸 a afirmar que el programa presidencial deb铆a ser redactado 鈥減or la calle鈥. Seguramente pensaba que all铆 est谩n los votos duros.

Lo cierto es que la opini贸n p煤blica, de la cual todos se creen voceros no le pertenece a nadie y por el contrario se mueve por percepciones de la m谩s diversa 铆ndole, por sensibilidades que muchas veces est谩n m谩s all谩 de las manifestaciones visibles. Cualquiera que fuera la forma en la cual se manifiesta, la opini贸n p煤blica es y seguir谩 siendo una abstracci贸n imposible de definir de manera exacta.

Testigos calificados cuentan que cuando el General Pinochet sac贸 las tropas a la calle en lo que se denomin贸 como 鈥淢ovimiento de Enlace鈥, el Presidente Aylwin, que se encontraba en Europa, lo cit贸 a La Moneda para reunirse con 茅l en cuanto se bajara del avi贸n. As铆 fue como Pinochet ingres贸 al Palacio Presidencial por el estacionamiento subterr谩neo, a los pocos minutos que lo hiciera el Presidente. Hasta all铆 lleg贸 con una actitud fingidamente sumisa ante el Presidente. Sab铆a que hab铆a puesto al pa铆s al borde de la institucionalidad, m谩s a煤n cuando no estaba el Presidente en el pa铆s. Aylwin con voz fuerte e indignado le reprocha su actitud y le dice que la opini贸n p煤blica nacional e internacional va a creer que en Chile est谩 en peligro la democracia y esto perjudicar谩 su imagen, frenar谩 las inversiones y le provocar谩 un profundo da帽o al pa铆s.

Pinochet, que hab铆a guardado silencio como un alumno que recibe el reto de su profesor, levant贸 por primera vez la cabeza y lo interrumpi贸: 鈥渄isculpe Presidente -le dijo- le voy a contar una historia鈥. El Presidente lo mir贸 intrigado, y Pinochet continu贸: 鈥淓n un pueblo entr贸 un burro, un ni帽o y un viejo caminando bajo un sol intenso; el pueblo dijo 麓pobre ni帽o麓, el ni帽o entonces se subi贸 al burro, ante lo cual el pueblo que observaba a los tres dijo 麓pobre viejo麓, entonces el viejo se subi贸 al burro y el pueblo dijo 麓pobre burro麓. Esa es la opini贸n publica Presidente鈥 -termin贸 por decir Pinochet-. Aylwin lo mir贸 y moviendo levemente la cabeza y con una sonrisa forzada que desnudaba su molestia dio por terminada la reuni贸n.

La opini贸n p煤blica es esa masa impredecible y la 煤nica manera que se legitima es cuando se manifiesta democr谩ticamente a trav茅s del voto. Ni la voz de la calle, ni las encuestas deben ser determinantes a la hora de decidir una pol铆tica p煤blica. Deben primar las convicciones, la tolerancia y el respeto por la diversidad y la soberan铆a popular.

Viernes, 09 Enero 2015 16:44

Reforma laboral: todos tienen en parte raz贸n

Escrito por

En los 煤ltimos d铆as de 2014, Bloomberg, la agencia de noticias financieras, public贸 un interesante ranking en el cual Chile aparece como cuarto en el mundo, luego de Estados Unidos, en un 铆ndice que considera la penetraci贸n de las tecnolog铆as de la informaci贸n y telecomunicaciones.

Lunes, 05 Enero 2015 17:53

El a帽o de Varas

Escrito por
Tres d铆as antes del debut de 脩ublense en el Torneo de Clausura 2015, en el marco de una encuesta para futbolistas nacionales que consultaba qui茅n ser谩 el campe贸n del certamen, qu茅 equipos bajar谩n y qu茅 jugador ser谩 figura, el delantero Sebasti谩n 鈥淭at谩n鈥 Varas me confes贸 sin vacilaciones que la estrella del torneo ser铆a 茅l.
La Real Academia de la Lengua ofrece dos acepciones para el concepto zombi. El primero lo define como 鈥淧ersona que se supone muerta y que ha sido reanimada por arte de brujer铆a, con el fin de dominar su voluntad.鈥 La segunda definici贸n apunta m谩s bien a una cualidad, indicando que quien la posee act煤a de una manera atontada y se comporta como un aut贸mata. 
Lunes, 05 Enero 2015 17:48

A帽o Nuevo y liberaci贸n

Escrito por
El t茅rmino de un a帽o y el comienzo de otro implica actividades de balances sobre lo realizado en el a帽o que termina, y de proyectos para el a帽o que comienza; es un hito que invita a cierta renovaci贸n. A su vez, toda renovaci贸n implica desprenderse de estorbos, de lo que no sirve, de todo aquello que es desechable pero que hemos ido acumulando a lo largo de la vida y que llega a convertirse en una carga pesada.
Lunes, 29 Diciembre 2014 17:29

Yo Discrepo

Escrito por
Complejo se observa el escenario para obtener el financiamiento del ambicioso programa de transformaci贸n del gobierno. Junto a los recursos adicionales previstos en la reforma tributaria, el presupuesto 2015 consider贸 un Producto Interno Bruto (PIB) tendencial de 4,3% y un precio del cobre de US$3,07 la libra.
 
El Informe de Pol铆tica Monetaria  del Banco Central de Chile volvi贸 a recortar la proyecci贸n de crecimiento econ贸mico del pa铆s para 2014 y 2015. Como consecuencia de las pesimistas expectativas de consumidores y empresas, el Banco Central estim贸 un crecimiento de 1,7% del PIB durante 2014, por debajo del rango previsto por el instituto emisor en septiembre de 2014. 
 
Para el 2015, el Banco Central proyecta un crecimiento del PIB en el rango de 2,5 a 3,5%, expansi贸n que seguir谩 por debajo del crecimiento del PIB tendencial de la econom铆a. La recuperaci贸n de la econom铆a, pasa necesariamente por atraer mayor inversi贸n. 
 
En lo que respecta al cobre durante el 2014, el precio real disminuy贸 en 10,7% situ谩ndose en torno a US$2,97 la libra. Las expectativas para el 2015, se帽alan un precio por debajo de los US$3 la libra, cifra que se sit煤a por debajo de la proyecci贸n de Hacienda para el presupuesto 2015. 
Viernes, 26 Diciembre 2014 11:46

Regalemos historias en Navidad

Escrito por
La narraci贸n oral es la forma discursiva primigenia a trav茅s de la cual el ser humano se conecta con el mundo que le rodea y si pensamos en nuestros intercambios comunicativos del d铆a a d铆a, estamos en un constante narrar: la an茅cdota de viaje, la noticia impacto, el chiste que ameniza la jornada, el cap铆tulo de la serie preferida, y seamos sensatos, en el chisme del momento tambi茅n estamos narrando.
Mi茅rcoles, 24 Diciembre 2014 15:16

Calidad y fin del lucro

Escrito por
La calidad de la educaci贸n es la raz贸n planteada por el Ejecutivo para formular una reforma educacional, abordando por ahora tres aspectos: el lucro, el copago y la selecci贸n; en el caso del lucro, se busca su eliminaci贸n en la educaci贸n subvencionada bajo el concepto que 鈥渘o puede haber lucro con recursos p煤blicos鈥.
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones