miércoles 30 de julio del 2014

√öltima carga09:20:06

Avisos Económicos

Colmados de buenas intenciones, parientes y amigos insisten en que después de separarse, hay que empezar a “rehacer la vida”. Primero, una consideración oficiosa: mi vida no está deshecha, sólo un poco vapuleada. Pero puestos a pensar en retomar una vida social activa o pensar en una eventual pareja, creo que Gonzalo Rojas tenía razón cuando escribía “Mujer imperfecta busca hombre imperfecto de 32”.

Pero discúlpeme don Gonzalo si discrepo en un punto. Dios me libre de sufrir nuevamente una crisis de los 40. El aviso entonces debería ser: “Mujer imperfecta, déficit atencional galopante, lectora impenitente, impertinente, poca paciencia con la gente malintencionada, de fácil perdón y buen humor, que merece ser querida, porque de la misma forma quiere, busca sin intenciones posteriores, hombre imperfecto. Buen humor, imprescindible. Inteligente, guste la conversación, simpático, entretenido, no le tenga miedo al ridículo ni deje que los pequeños inconvenientes le quiten sabor al día. Quiera ser regaloneado y sepa darse tiempo para disfrutar. No tema decir te quiero; disfrute las bromas y la complicidad. Generoso con besos y abrazos, paciente, tolerante, empeñoso. Tontos graves, abstenerse. Convencidos de su propia importancia, también. No se requiere belleza”.

comments
       Noticias Relacionadas