Close
Radio Radio Radio Radio

“Hay que sacarse el estigma de que la televisión es basura”

Si hay alguien en la vida que disfruta de su trabajo es el chillanejo Gonzalo Campos Lobos, comunicador audiovisual de profesión que desde hace 22 años se desempeña en Santiago como productor de varios programas icónicos de televisión, entre los que cuentan el Festival de Viña del Mar, “Yingo” y “La Divina Comida”.

En Chillán dejó una huella imborrable en las generaciones noventeras de varios colegios de la ciudad, puesto que siempre colaboró en el montaje de presentaciones para fiestas y aniversarios escolares como alumno del Colegio Padre Alberto Hurtado. Dice que ese “trabajo” temprano delineó su futuro, el cual hoy disfruta a cabalidad. “Comencé haciendo mi práctica profesional en prensa de Megavisión (en esos años) y la verdad es que fue la mejor escuela que pude tener, a pesar que había postulado al matinal y al área dramática. Ahí coordinaba piso en los despachos, entre varias otras misiones. Prensa te da una escuela de inmediatez que ningún otro formato te da”, reflexiona a más de dos décadas de esa experiencia, que lo marcó a fuego.

Tras un tiempo en esa vereda, regresó a Chillán, en donde trabajó produciendo eventos locales. “Un día decidí regresar a Santiago y a los pocos días me ofrecieron trabajar en “Operación Triunfo”, de Mega. Luego estuve en las series juveniles de “Mekano”, todo entre 1999 y 2007. Han sido cosas mágicas las que han pasado para llegar a ser el profesional en el que me convertí. La vida me ha dado la posibilidad de hacer de todo”, dice, recordando su paso también en Chilevisión, canal al que llegó el 2007 y en donde estuvo en el Festival de Viña (en donde incluso llegó a ser productor de la obertura dedicada a Violeta Parra el 2017),“Minas al Poder” (donde fue director de arte), “Hazme Reír”, “Dime que Sí”, “Asesor Financiero”, “Primer Plano”, “El Cubo” y en la creación de “Yingo”.

“Yingo es mi chochera máxima, porque entretener a la gente de la forma en que se hacía en aquella época era tremendo trabajo. Teníamos que hacer cosas para tres o cuatro horas diarias y eso es un desgaste”, recuerda, precisando que al terminar el programa, el año  2013, comenzó su trabajo en el Festival de Viña,en donde permaneció hasta que Canal 13 y TVN compró los derechos en 2018. “Fue un periodo bastante negro, porque quedé sin trabajo y me tuve que independizar, ambientando y decorando eventos durante todo el 2018”, enfatiza.

Tras 10 meses de cesantía, decidió empezar de cero. “Yo sabía cuánto valía, pero necesitaba demostrarlo ante gente nueva que comenzó a entrar a la televisión. De la nada, un día del 2019 pituteando para Monticello, me llama una ex alumna y me dice que necesitan un productor de arte para ‘La Divina Comida’. Trabajé cerca de un año en esa temporada. Yo siento que uno nunca deja de aprender en esto. En ‘La Divina Comida’ mi misión era embellecer los espacios. Es un desafío extraordinario, embellecer para la cámara las cosas que iban a presentarse en la mesa”, acota.

De ahí, Gonzalo saltó a “Secuoia” en Canal 13, para producir la teleserie “La Torre de Mabel” y otros programas especiales como votaciones y Festival de Las Condes. Llegó la pandemia y Gonzalo fue requerido nuevamente en “La Divina Comida”, programa al que llegó cuando las grabaciones habían partido. La creatividad en los días de grabación a es la tónica de siempre para Gonzalo y el equipo detrás de ese programa. “Si te fijas, todas las mesas son distintas, nunca una es igual a otra. Esa es mi gratificación”, cuenta.

El sueño televisivo

Por estos días, Gonzalo está en su casa, resguardado en la cuarentena por la que atraviesa Santiago. El productor reflexiona también en torno a la televisión actual, sobre todo en medio de la pandemia. “Mi camino ha ido por las puestas en escena, que es un formato que me acomoda mucho. El desafío de los equipos es hacer un proyecto entretenido. Me gustaría trabajar en un estelar con puestas en escena y tampoco descarto los realities. Siempre viví viendo “Martes 13”, nací un martes 13 y cuando llegué a las dependencias de Canal 13, mirar ese estudio fue alucinante. Eso es lo que yo viví desde pequeño. Recuerdo a mi mamá enviándome a la cama y yo solo quería ver a los artistas. Ese es un formato ochentero que casi no se hace. “Yo Soy”, “Go Talent” o “Bailando” intentan acercarse a ese modelo”.

Respecto del actual papel de la llamada pantalla chica, Campos advierte que “la sociedad y el mundo tienen que evolucionar en paralelo con lo que está pasando. La televisión que uno hizo hace años atrás, no es que no se pueda volver a repetir, pero con el concepto de lo que estamos viviendo actualmente. Para eso hay que sacarse el estigma que la tele es basura, y creo a veces que es más conveniente ver más entretención que tanta tragedia. Todos tenemos problemas y estamos conscientes de la crisis mundial que estamos viviendo tanto en salud, como política, económica y social. Creo que las personas a cargo de la entretención también tienen que ir evolucionando y darse cuenta del nuevo Chile y sus necesidades. Esta evolución hay que hacerla luego. Por mi, que viva la entretención porque necesitamos vías de escape y algunos respiros, y eso creo que falta tanto en la televisión como en las distintas plataformas. No queremos sufrir más”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/