Close
Radio Radio Radio Radio

Funcionario del SSÑ tras recuperación por covid: “Uno cree que no le pasará”

Tras superar el Covid-19, el doctor Igor Gebuaer Peña asumió este lunes el cargo de subdirector de Gestión Asistencial del Servicio de Salud Ñuble. Fue uno de los primeros funcionarios en la región en dar positivo a la enfermedad.

En conversación con La Discusión, señaló que contrajo el coronavirus en el gimnasio chillanejo, lugar que significó un importante foco de contagio en la ciudad, pues más de 20 personas se infectaron.

Antes de confirmar el diagnóstico, Gebuaer presentó síntomas dolores musculares, sin embargo, no lo relacionó a la infección respiratoria.

“Esa misma semana me había vacunado contra la influenza y yo asocié los síntomas que tuve a ese hecho. Nada más me llamó la atención, ya que solo tenia dolor muscular.  Jamás tuve fiebre, y tos solo al final del cuadro. Lo único que sentí fue un leve decaimiento y dolor muscular. Nada me hizo pensar en coronavirus, porque en ese momento, los síntomas que uno conocía como clásicos eran fiebre y tos, a lo que se sumaba como antecedente importante, haber tenido contacto con alguien que hubiese estado en Europa o Asia”, dijo.

El domingo 15 de marzo una compañera del gimnasio, que dio positivo al Covid-19, lo contactó debido a que desde la Seremi de Salud solicitaron los números telefónicos de las personas que asistieron al local de entrenamiento, por lo que decidió realizarse el examen para saber si estaba contagiado.

“Consulté en urgencia para realizarme el examen, solo para salir de dudas dado el antecedente del caso del gimnasio, pero siempre creí que no estaba contagiado (…) El  jueves 12 de marzo, me enteré que el primer contagiado de Ñuble asistía al mismo gimnasio que yo, sin embargo, nunca nos encontramos esa semana, porque  yo solo había asistido el martes 10 en la noche”, agregó.

Recordó que desde el inicio de la pandemia, aplicó las medidas estando rodeado de sus colegas, pacientes y familiares para evitar contagios.

“Yo tomé siempre las precauciones, incluso fui exagerado con mis pacientes antes de saber que yo estaba contagiado, mantenía con ellos la necesaria distancia y los saludaba chocando los codos. Esto fue motivo de muchos chistes entre mis colegas, pero eso evitó que muchas personas se contagiaran. De hecho, la persona que trabaja con nosotros en la casa, tuvo contacto hasta el viernes 13 y no se contagió”, sostuvo.

Confinamiento familiar

El ahora subdirector de Gestión Asistencial del Servicio de Salud Ñuble cumplió el periodo de cuarentena en su hogar, junto a su esposa e hijo, quienes también dieron positivo al virus.

“En mi caso, no necesité aislarme de mi núcleo familiar directo, ya que mi esposa e hijo también estaban contagiados, lo que supimos en cuanto yo recibí la confirmación, porque ahí decidimos que ellos también se hicieran el examen. Nuestras precauciones fueron mantener todo limpio, seguimos las recomendaciones del Ministerio de Salud y nos aislamos de nuestro entorno para evitar nuevos contagios”, subrayó.

Consideró complejo el tiempo en aislamiento, por lo que destacó que contar con una red de apoyo conformada por colegas, familiares y vecinos fue importante, ya que les brindaron colaboración en la solución de problemas, entrega de alimentos, medicamentos, entre otros.

“Sin lugar a dudas, eso es fundamental en esta época. Debemos ser solidarios, ya que es la única forma de enfrentar esta pandemia”, aseveró.

Recordó que durante el tiempo de confinamiento, que duró más de 30 días, estuvo en un principio algo desanimado y con poca energía, incluso, bajó de peso al perder tres kilo. Sobre los síntomas del covid-19, señaló que tuvo pérdida de gusto y olfato por dos días, y nunca presentó fiebre.

“Posterior a la recuperación, me dediqué ha estudiar con mi hijo que está en primero medio, leer sobre la epidemiología y los avances en torno a esta enfermedad, revisando muchas publicaciones, leer novelas para relajarme y algo de mis hobbies. Incluso jugamos ajedrez con mi hijo. Fue un tiempo para disfrutar de la compañía de mi esposa e hijo, respetando sus espacios. Ahí uno se da cuenta que normalmente no estamos tanto tiempo juntos. Estuvimos encerrados cumpliendo el aislamiento obligatorio como familia por casi 30 días
Entendiendo que son 24 días de aislamiento desde el último infectado, yo decidí cumplir 32 días desde contagio en el gimnasio”, añadió.

Una vez recuperado del virus, volvió a sus actividades laborales en apoyo a los funcionarios de salud sin  representar un riesgo de contagio para sus pares.

“La ventaja de haber contraído la enfermedad al principio, es que podremos trabajar para ayudar no solo a quienes siempre están cerca, sino que como me corresponde ahora que asumo este cargo intentar llegar a apoyar a todos los funcionarios de salud, a sus familiares y pacientes que tanto nos necesitan día a día”, expresó.

Por último, el doctor Gebuaer reiteró que para controlar la pandemia se necesita del aporte de todas las personas, por lo que instó a mantener los protocolos de prevención.

“Uno cree que no le pasará, que es un problema de otro países como los episodios vividos con enfermedades como el Ébola y el Sars, pero aquí hemos sido testigos de que cuando menos lo esperas, desde un gimnasio o un amigo asintomático,  cualquiera puede ser portador; por eso es tan importante respetar el aislamiento social,  el lavado frecuente de manos y uso de mascarilla. Entre todos debemos frenar esto esta Pandemia”, recalcó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/