Close
Radio Radio Radio Radio

Firmas locales participan en el 22% de las compras del Estado en Ñuble

¿Quién se lleva el gasto que realizan los organismos públicos de Ñuble? Ésa fue la pregunta que respondió el Centro de Estudios de la Realidad Regional (CER Regional) a través del estudio “Mercado Público Ñuble”, el cual reveló que durante marzo de este año apenas un 22,1% de las compras públicas en Ñuble fueron adjudicadas a proveedores de la región.

A partir de información recopilada de la base de datos de ChileCompra, vía Ley de Transparencia, se observó que en el periodo analizado los organismos públicos de la región de Ñuble emitieron 6.319 órdenes de compra, por un valor total de $14.729 millones. En el 32,8% de dichas órdenes de compra participaron proveedores con domicilio en Ñuble; el valor dichas órdenes para los proveedores locales fue de $3.252 millones, lo que corresponde al 22,1% del monto total, precedido por proveedores de la Región Metropolitana con un 60,8% de participación del valor total.

En el análisis por rubros, “Equipamiento y suministros médicos” es el que registra el mayor valor, con un total de $2.379 millones, equivalente al 16,2% del gasto total. Los proveedores con domicilio en Ñuble participaron en el 4% del gasto en dicho rubro.

Asimismo, los rubros “Vehículos y equipamiento en general”, “Servicios de construcción y mantenimiento” y “Medicamentos y productos farmacéuticos” – relacionados con el sector salud – concentraron el 32,8% del gasto total, donde los proveedores de Ñuble participaron del 18,1% del gasto.

Por otro lado, los rubros “Servicios profesionales, administrativos y consultorías de gestión empresariales”, “Servicios de construcción y mantenimiento” y “Servicios de limpieza industrial” presentan un alto atractivo en la composición del gasto total y, simultáneamente, se caracterizan por tener una alta participación de proveedores locales en la composición del gasto, con valores de 66,8%; 53,5% y 51,7% respectivamente.

En tanto, en los rubros relacionados con servicios, que impactan el 26,2% del gasto total, los proveedores locales participan del 47,3% del gasto.

Desconocimiento

En opinión de Renato Segura, director del CER Regional, son varios los factores que explican la baja participación de las empresas locales, entre ellos, el desconocimiento. “Hay desconocimiento de cómo funciona el mercado público; temor a la burocracia estatal con la cual se pueden enfrentar los oferentes para la adjudicación, recepción y pago de las órdenes de compra; participar en desventaja con proveedores establecidos que se han transformado en verdaderos especialistas para ganarse las licitaciones; etc…”, comentó el investigador.

Sin embargo, Segura sostuvo que “en mi opinión, el poco interés o capacidad de liderazgo de las autoridades regionales para alinear las compras públicas de todos los organismos del Estado que operan en las regiones del país en desarrollar los proveedores locales” asoma como uno de los principales.

De igual forma, el profesional reconoció que “existen empresas locales que son menos competitivas y/o no tienen la oferta que requieren los servicios públicos. De ahí la importancia que las autoridades regionales, junto a los organismos gremiales de las empresas y el comercio, definan una política de desarrollo de proveedores que les permita, en un plazo prudente, que las empresas mejoren su nivel de competitividad y desarrollen la oferta pertinente a la demanda de bienes y servicios de los organismos públicos de la región”.

Similar opinión expresó el presidente de la Cámara de Comercio de Chillán, Alejandro Lama, quien apuntó que un factor “es el gran desconocimiento por parte de los pequeños empresarios locales, así como su nivel de digitalización. Para muchos, todavía está muy lejano el tema tecnológico, lo que ha ido cambiando, luego de la crisis social y ahora con la pandemia, que ha hecho que muchas empresas estén mirando con más atención cómo tecnificar su venta a través del E-commerce, usando redes sociales, creando o mejorando sus páginas web”.

Lama reflexionó que “estamos frente a un cambio interesante en la manera de trabajar de muchas pequeñas empresas. Por lo tanto, acceder al mercado público ya no es algo lejano en la mirada de ellos (…) Lo que antes era una opción, ahora, con la situación tras el estallido social y la pandemia, es algo necesario”.

Daniela Carlin, asesora regional ministerial (aremi) de Hacienda, planteó que “hay muchas cosas del Ministerio de Salud que no se compran en Ñuble, muchas veces porque no están los proveedores acá, no están los productos que se necesitan, entonces, inevitablemente vamos a tener que comprar cosas en Santiago porque las empresas más grandes están allá, por lo que nunca se va a poder gastar el 100% en Ñuble. Pero sí nos damos cuenta que en el ámbito de los servicios deberíamos tener un 100% de proveedores de Ñuble, lo que incluye diseño, producción de eventos, alojamiento, entre otros; porque tenemos esas capacidades acá”.

En esa línea, Segura destacó la importancia de aumentar la participación. “Desarrollar la empresa local suma más costos que beneficios. Una parte importante del gasto del Estado se queda en la región para dinamizar la actividad económica; la demanda laboral aumenta y los salarios también; se desarrolla la capacidad emprendedora de los jóvenes de la región que ven en esta demanda de bienes y servicios una oportunidad de desarrollo personal, disminuyendo la fuga de talentos y finalmente, algo que ha sido muy esquivo en el modelo de crecimiento económico del país: aumenta el stock de riqueza de la economía regional, cuyo flujo hoy en día fluye a raudales hacia las bóvedas de Santiago”.

En cuanto a la participación relevante de las pymes locales en el rubro servicios, el investigador reconoció que “existe un esfuerzo de la región por el desarrollo de sus proveedores. La mayor participación de los proveedores locales están en las compras públicas de los municipios y del Gobierno Regional. Sin embargo, el resto de los organismos públicos sectoriales que funcionan en la región siguen con una lógica de compras centralizadas, donde las empresas de Ñuble tienen poca o ninguna posibilidad en participar”.

Cambio necesario

Ante el desafío de elevar la participación, Lama recordó que hace dos años la Cámara de Comercio comenzó a trabajar en la generación de una estrategia. “Estamos postulando a financiamiento estatal para desarrollar un estudio más acabado que nos permita caracterizar a las Pymes y en base a eso, disponer de una estrategia para capacitar a la mayor cantidad de pymes posibles para ser proveedores del Estado”.

El dirigente gremial manifestó que hay rubros con gran potencial de crecimiento, como el de los servicios, alimentos y mobiliario, entre otros. “El gran plus de los proveedores locales es la cercanía, lo que permite solucionar problemas en forma inmediata”.

Renato Segura apuntó en la misma dirección: “se requiere un plan estratégico coordinado entre el Gobierno Regional y los gremios para levantar a nivel del gobierno central una política pública que reconozca en las compras públicas regionales uno de los motores para el desarrollo de la empresa, el emprendimiento y la innovación productiva del territorio. El volumen de recursos que el Estado gasta mes a mes en la región, para satisfacer sus requerimientos de bienes y servicios, puede ser el punto de partida (la chispa) para diversificar la canasta productiva y desarrollar los servicios en la matriz productiva de Ñuble”.

Precisamente, la aremi de Hacienda recordó que previo a la pandemia “estábamos trabajando fuertemente en esto a partir de un requerimiento de la Cámara de Comercio de Chillán”; y subrayó que con la directora de Chile Compra se acordó poner término anticipado a los convenios marco en los rubros de servicios, decisión que fue valorada por Lama.

Carlin explicó que “lo que nos amarraba eran los convenios marco, en que se hace una licitación que dura hasta cuatro años y el Estado está obligado a comprarle a ese proveedor, porque demostró tener la mejor oferta, y acá lo que pasó es que los convenios marco quedaron, en general, amarrados con Bío Bío o con Santiago, porque se hicieron antes de que fuéramos región. El problema es que los servicios, a diferencia de ciertos bienes, son súper difíciles de comparar, por ejemplo, es muy difícil estandarizar el producto de un diseñador para llevarlo a un convenio marco, por lo que en Chile Compra, hábilmente dejaron con convenio marco solo los productos que son estandarizados, como artículos de oficina e insumos médicos, donde el precio y la rapidez con que lo entregan, es lo más relevante para tomar la decisión”.

De esta forma, la funcionaria adelantó que durante mayo y junio se irá poniendo término anticipado a todos los convenios marco que tenían relación con los servicios, como la alimentación, “que es un muy buen ejemplo de lo que ocurre, porque cada vez que hacíamos un evento con coffee break, por ejemplo, estábamos obligados a contratar los servicios de una empresa de Bío Bío”.

Finalmente, Carlin manifestó que “esto se vincula con la creación de la herramienta ‘Compra ágil’, que permite que el Estado pueda fácilmente, con tres cotizaciones online, elegir al proveedor, lo que dará más facilidad para que los servicios puedan elegir proveedores locales y ya no estemos amarrados a comprarle al que tenía convenio marco”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/