Close
Radio Radio Radio Radio

Estudio expone malos índices que alientan al Covid en Ñuble

Chillán, Chillán Viejo y San Carlos, aparecen citados en un informe elaborado por el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), donde se presentan indicadores que pueden revelar los niveles de vulnerabilidad de las ciudades chilenas, frente a las actuales circunstancias de emergencia sanitaria y pueden colaborar en la toma de decisiones de las autoridades.

Ese organismo asesor del Ministerio de Vivienda, generó el documento “Estado de las Ciudades frente a la Pandemia”, sobre la base de antecedentes estadísticos obtenidos del Sistema de Indicadores y Estándares de Desarrollo Urbano(SIEDU), desarrollado en forma conjunta entre el CNDU, el Instituto Nacional de Estadísticas y el Minvu.

Los indicadores del SIEDU que caracterizan la realidad en las ciudades chilenas y en particular la vulnerabilidad frente a la crisis sanitaria, midieron 16 “atributos”, entre los que se cuentan, Segregación socio económica, pobreza por ingreso y multidimensional, déficit habitacional, hacinamiento, proporción de personas ocupadas por sectores productivos, limitación para hacer teletrabajo y educación en línea, contaminación atmosférica, entre otros.

Según el CNDU, “la crisis de octubre 2019 acentuó la necesidad de profundizar en acciones que reduzcan la inequidad de las ciudades chilenas, que hoy, frente a la crisis sanitaria, se ha transformado en un agente de mayor vulnerabilidad. Ciudades más integradas, equitativas, con mejor acceso a la vivienda y servicios, responderán de mejor forma a situaciones de emergencia siendo más resiliente, frente a los eventos inesperados, pero por sobre todo un vector de oportunidades para una vida más digna y saludable de sus habitantes”.

San Carlos

Pero, no todas las ciudades están preparadas para enfrentar los desafíos que plantea la entidad estatal y muchas exhiben cifras negativas en los ejes definidos. Una de ellas es San Carlos, capital de Punilla, la que dentro de las ciudades estudiadas presentaría el mayor porcentaje de población en situación de pobreza por ingresos (dato obtenido desde el Mideso) con un 27,2%.

El estudio, consideró los datos de la encuesta CASEN 2015 con 1.373.724 personas viviendo bajo la línea de la pobreza en las comunas analizadas por el SIEDU. La pobreza, se expone, “es una condición de máxima vulnerabilidad de las personas para enfrentar y sobrellevar una crisis sanitaria que profundiza su precariedad y deteriora significativamente sus condiciones de vida, demandando la mayor atención de las políticas de acción sanitarias y pública en general”.

Sobre el particular, el director de Obras de San Carlos, Gastón Suazo, manifestó que “lamentablemente y según lo que vemos a diario y por el contacto que tenemos con las comunidades observamos que esa cifra de 27% de pobreza, desprotección y marginalidad es real y se acerca a la realidad comunal, donde no ha habido políticas sociales eficaces para atender las necesidades de miles de personas, sobretodo en las áreas rurales”.

Trabajo

Uno de los temas preocupantes en Chillán y Chillán Viejo es la dependencia de la población a actividades ligadas al sector secundario, ligado en este caso a la producción industrial, manufacturera y construcción y que, igual que el sector primario no pueden ser reemplazadas por trabajo a distancia, presentando en consecuencia, altos niveles de exposición de quienes la ejercen al Covid.

Desde la comuna histórica el experto ambiental, Antonio Arriagada, expuso que “esto significa que se trata de un sector en el cual la actividad productiva no es posible reemplazarla por teletrabajo. Allí podría estar una de las causas de la alta contaminación de virus Covid-19 en Chillán-Chillán Viejo y por consecuencia en Ñuble”.

Además, mencionó que si bien en el informe no se menciona a la comuna u otra de Ñuble como deficitaria en conexión a Internet, es un hecho que en la Región “no están dadas las condiciones para el Teletrabajo o la Educación a distancia, que es otro atributo analizado”.

El arquitecto, Claudio Martínez Cerda, reflexionó sobre el particular. 

“Objetivamente, el peso de la estructura productiva con un alto índice de personas empleadas en el sector primario y secundarios, que se ven obligadas a realizar actividades presenciales, así como los altos índices de contaminación atmosférica y la situación de vulnerabilidad de muchas familias está incidiendo en la propagación del virus. Hoy se hace más evidente que en la ciudad hay mucha pobreza que antes estaba invisible que junto con los demás factores están impidiendo una contención de la pandemia en nuestra ciudad”.

Contaminación

Otro elemento expuesto es el de la contaminación ambiental, donde la intercomuna aparece dentro de las que superan con amplio margen los 20 microgramos por metro cúbico, con 35,4mg/m3.

Pero, el seremi de Medio Ambiente, Patricio Caamaño desestimó la tasa por basarse en datos de 2018, cuando la polución local fue efectivamente más elevada(y no había Covid) y además, porque consideró solamente a la estación Purén(cuestionada) y no a la de Inia.

En cuanto a la baja conectividad que existe en la zona, la seremi de Transportes y Telecomunicaciones, Bárbara Kopplin, indicó que “uno de nuestros objetivos es disminuir la brecha digital histórica que tenemos en el territorio nacional y sobre todo en zonas más aisladas. En Ñuble, al ser una región con más de un 30% de ruralidad, sabemos que existen zonas con baja o nula conectividad”. El tema está siendo abordado a través de diversos programas ministeriales.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/