Close
Radio Radio Radio Radio

Empleados de Casa García en la incertidumbre por quiebra

Mauricio Ulloa

Preocupados por su futuro están los 12 trabajadores de la sucursal chillaneja de Casa García, empresa de Los Ángeles que se acogió voluntariamente a la quiebra por cesación de pagos, ya que desde marzo se encuentran con suspensión temporal de contrato en el marco de la Ley de Protección del Empleo y advierten que ahora, con el proceso de liquidación de la firma, quedarán cesantes y sin fondos en el seguro de cesantía.

Este lunes, el Primer Juzgado de Letras de Los Ángeles aceptó la petición de liquidación o quiebra voluntaria, según informó Diario La Tribuna, que detalló que la solicitud fue hecha por Rafael Abad García, en su calidad de representante de “Abad, García y Pons SpA”, sociedad que figura como la dueña de la tienda.

En el caso de la tienda ubicada en Chillán, el local cerró sus puertas en marzo, al decretarse la primera cuarentena, momento en que se les informó a los trabajadores de la suspensión temporal del contrato por acto de la autoridad por los siguientes cinco meses, por lo que debieron cobrar su seguro de cesantía. Sin embargo, al concluir la primera cuarentena el local no reabrió, como sí ocurrió en Los Ángeles el 24 de agosto. De hecho, el recinto de Arauco esquina El Roble fue desocupado y vendido por su propietaria, miembro de la familia Abad, según comentó una vendedora que pidió no revelar su nombre.

Según indicó, el 26 de agosto se les pidió firmar la extensión de la suspensión del contrato hasta el 6 de octubre, donde se les aseguró que pronto la tienda abriría en otro local, sin embargo, la esperanza se derrumbó al enterarse de la quiebra esta semana.

Los trabajadores de Chillán ven con angustia su futuro y lamentan que no han recibido información por parte de la empresa. Saben que en estos seis meses han consumido prácticamente todos los ahorros del seguro de cesantía y a la luz de la información conocida en Los Ángeles, ven lejana una indemnización como resultado del proceso de liquidación de activos, básicamente porque no habría activos.

Así lo han manifestado los trabajadores de Los Ángeles a través de redes sociales, quienes el fin de semana adelantaron la quiebra y también criticaron que los bienes de la empresa habrían sido traspasados a otras sociedades y a personas naturales para no hacerse cargo de las deudas.

De hecho, una extrabajadora que mantiene una demanda contra la sociedad desde el año pasado, solicitó en marzo al tribunal laboral la unificación de RUT de más de siete empresas relacionadas, con el objetivo de acceder a activos para liquidar, entre ellas, Principado, que facturaba las ventas, y Campoamor S.A., empleadora de los trabajadores de Chillán.

Asimismo, tres extrabajadores desvinculados el año pasado aún no han sido indemnizados, pese a que demandaron a la empresa y el tribunal les dio la razón.

La Discusión intentó sin éxito obtener una versión de Rafael Abad.

En la presentación al tribunal hecha por Abad, se entregó un inventario de los bienes donde se excluyen aquellos que ya están considerados en otros juicios aún pendientes. Además, el tribunal designó como liquidadora titular a Bernardita Alejandra Lavín Valdés, y al suplente Tomás Andrews Hamilton, ambos con domicilio en la capital, informó La Tribuna. Conforme a la legislación, la liquidadora tiene la misión de enajenar los activos con el objetivo de pagar a los acreedores, entre ellos los 45 trabajadores de Los Ángeles y proveedores como Rosen y Gino, entre otros.

Casa García fue fundada en Los Ángeles en 1933 y a fines de los años setenta se expandió a Concepción y Chillán.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/