Close

El paraíso y el infierno frente a nuestros ojos

La mayoría de nuestra generación interpretaba en la injusticia; las carencias; las enfermedades y el padecimiento de los seres queridos, como la voluntad de Dios de poner a prueba nuestra fe. Por ello que, no era extraño, que se buscara mitigar los efectos negativos con la oración y la vista clavada en el cielo. Frente a las desventuras acumuladas (capital de gracia), la esperanza estaba puesta en la vida después de la muerte. El dogma de fe nos aseguraba que, frente a la presencia de Dios, se recompondría la dignidad y la justicia que tan esquiva había resultado en vida.

Los hogares con mayores holguras hacían uso de la compasión y la limosna para contribuir en hacer más llevadera la vida a quienes sufrían un mayor padecimiento. Al mismo tiempo, dichos actos, les permitían dar sentido a su propia vida, para comprender el exceso de privilegios que le había otorgado el creador. La respuesta de la sociedad frente a tal indolencia, usualmente era dominada por el resentimiento y, consistente con lo anterior, era acompañada de un bajo nivel de cohesión social. Para baja la presión social que era subyacente a la estructura social, los pastores buscaban calmar a la apesadumbrada asamblea citando un pasaje del Nuevo Testamento (Mateo 19, 23-30): “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios”.

A medida que personas y civilizaciones avanzaron en interconexión, se compartió el conocimiento, se expandió el límite de la ciencia y se desarrolló la tecnología, los seres humanos comenzaron un proceso natural (propio de su evolución) de desafección de los paradigmas tradicionales. En este ambiente, se comenzó a descubrir que muchas de las calamidades que ha enfrentado la humanidad, no son atribuibles a la voluntad de Dios, como en algún momento se les hizo creer, sino a la obra y gracia de la propia sociedad organizada a la que pertenecen.

En muchos casos, el padecimiento de la población se origina por causas que se pueden evitar, a saber: las zonas de sacrificio productivo; la pobreza; la injusticia social; el abuso de poder; la inseguridad e inclusive la propia muerte. En efecto, mientras en algunos hogares se desperdicia comida de calidad, en muchos hogares existe carencia para acceder a una adecuada alimentación o mientras en algunos hogares existe acceso oportuno a la salud (en cantidad y calidad), en muchos hogares la lista de espera del sistema público de salud pone en grave riesgo a la población.

Frente a este desolador panorama, ha emergido una renovada esperanza. Las nuevas generaciones han comprendido que, el paraíso y el infierno, están frente a nuestros ojos. Personas jóvenes sin carencias y que han sido criadas en una burbuja, son las que hoy día encabezan las manifestaciones sociales que dan cuenta del anhelo de la población por mayor justicia social, dignidad y felicidad. Es decir, lo que otrora estaba ausente por voluntad de Dios, hoy se reconoce que está al alcance de nuestras manos. En esta nueva realidad, no tenemos que esperar a estar muertos para disfrutar de aquello a lo que todos y todas tenemos el derecho de alcanzar en vida, por el solo hecho de ser personas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top