Close
Radio

Difíciles condiciones enfrentan los músicos locales

Ñuble constantemente resalta grandes personajes artísticos que han nacido en la región. Músicos reconocidos en el mundo, como Ramón Vinay, Claudio Arrau, Lalo Parra y Víctor Jara convierten a la región en un semillero de grandes artistas.

En la actualidad, son muchas las bandas y músicos que tratan de seguir esta tradición regional. Artistas, que a diferencia de sus antecesores, viven en un una industria marcada por nuevos géneros musicales, el avance de la tecnología y el streaming. Las condiciones para el desarrollo artístico de los músicos ñublensinos son difíciles. La falta de difusión y apoyo económico los mantienen pensando en soluciones creativas para compartir su arte.

“La gestión y el apoyo a la escena musical es netamente por ayuda de amigos. La organización y difusión de eventos corre por las bandas generalmente. Gracias a eso se ha formado una escena musical sólida en Chillán y con una comunidad basada en la amistad y el apañe de todos los músicos”, expresó Esteban Soto, guitarrista de la banda Animales Mecánicos.

Los músicos locales suelen financiarse con recursos propios; a través del apoyo de sus familias o el ingreso que reciban por trabajos paralelos a la música. Rubén González, baterista de Oso de Hielo, comentó que existe bastante desinformación respecto a las opciones de financiamiento. “La gente que yo sepa tampoco postula a fondos concursables del gobierno para financiar la música. Hace poco, por primera vez, postulamos a un fondo para hacer una gira al sur, pero en general no hay mucho apoyo. De parte de privados tampoco. Las mismas bandas son las que generalmente gestionan todo lo que hacen”, afirmó el percusionista.

Planes como grabar canciones, un álbum o videos musicales para sus sencillos requieren de una gran inversión. Y aunque pueden reunir el dinero a través de presentaciones en vivo, las condiciones que existen en Chillán son duras.

“Es muy difícil acceder a escenarios con música original“, expresó Marcela Solís, baterista de Locomoción Colectiva.

Ella destaca y agradece a los locales Mic Café, Club70 y Onde’l Pala, quienes les dan espacio para realizar sus presentaciones. Aún así, critica a los establecimientos, dado que la mayoría no paga por el show a menos que sean bandas tributos. Tampoco tienen las condiciones técnicas necesarias, como sonidistas, amplificadores o iluminación. “Actualmente se han ido gestionando espacios para la difusión de la música local de forma ‘underground’, hecho por y para los músicos, lo que ha permitido poder ofrecer a ese público que busca ver bandas, un show de calidad y original”, explicó Solís.

Público entusiasta

A pesar de la precariedad, los artistas han observado mayor entusiasmo en el público chillanejo por las bandas y solistas locales. “La misma iniciativa que han tomado las bandas de poder a su manera y por las suyas construir un espacio hace que se de una respuesta de parte del público. A medida que se profesionaliza más las bandas, el público reacciona mejor y se maximiza la difusión de contenido”, resaltó Vicente Campos, bajista de Animales Mecánicos.

Los músicos, a través de sus distintos proyectos, buscan que el público reconozca sus canciones y disfruten de sus shows. Sin embargo, el apoyo a la difusión de los intérpretes sigue estando al debe según Pablo Ubal, guitarrista en Los Malditos Subercaseaux. “Se le da prioridad al producto de afuera. En el mismo teatro, cuando vienen artistas de afuera, sería súper bacán que hagan regir la ley de teloneo. Creo que a los grupos de acá no se les da la cabida que necesitan”, afirmó Ubal.

Diego Meriño, guitarrista de Av. Grecia, reafirma la importancia de la difusión para la música local: “Creemos que potenciando y difundiendo aún más los espacios que han dado tribuna a las bandas emergentes de Ñuble es clave para mantener viva la escena musical chillaneja”.

Texto: Catalina Pérez

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top