Van 80 colmenas quemadas en la región y 600 a nivel nacional

Por: José Luis Montes Fotografía: JVLM 08:35 AM 2017-01-24

El presidente de la Red Nacional Apícola, que reúne a los pequeños productores del país, Misael Cuevas, comentó que hasta la fecha van 80 colmenas quemadas por incendios en la Octava Región,  de un total de 600 que se han visto afectadas por la ola de incendios forestales que afectan al país, por lo que llamó a los productores a estar atentos a las condiciones de los lugares donde llevan a veranear sus colmenas.


Informó que los apicultores deben estar en alerta, ya que está por salir el seguro que les permite cobertura por problemas climáticos, lo que incluiría el factor fuego, lo que es una buena noticia. Además, se acaba de aprobar un proyecto de la red, para calificación profesional de los apicultores  en seis categorías, lo que les abre nuevas perspectivas laborales.


El directivo, en otro ámbito de la información, dio cuenta que con los nuevos sistemas de inscripción de los apiarios, se ha aumentado de 465 mil a 800 mil las colmenas registradas por el SAG, y se espera para cualquier momento un detalle de las cifras regionales.

BUENOS PRECIOS, MALOS RINDES
En cuanto a la temporada, el directivo comentó que los precios están similares a los del año pasado, $1.500 el kilo, lo que es un buen precio, pero los rendimientos están por debajo de lo esperado.


La situación de los rindes, según el productor, se debe a la prolongada sequía, que está afectando la floración y el flujo del néctar en las flores. El verano caluroso y con lluvia extemporánea en diciembre tampoco ayudó a la producción.


Según estudios regionales  la existencia de colmenas es de alrededor de 75 mil distribuidas en 2.180 explotaciones apícolas, lo que la convierte en la segunda de importancia del país.


De esta cifra se precisa que un 85% de la producción de miel está orientada al mercado de exportaciones, donde se envía como miel homogenizada a granel.


Las provincias más relevantes en este rubro son la de Ñuble y Bío Bío, en especial en la zona cordillerana, donde los productores son más profesionales y logran rendimientos que superan los 40 kilos de miel por cajón, igual que como ocurre en el valle central.


La actividad además está presente en el secano interior y costero en forma importante , pero solo se logran rendimientos promedio de 20 a 25 kilos por colmena, lo que es considerado un rendimiento bajo.


Gran parte de la miel de la región es comercializada a través de empresas exportadoras a la Unión Europea (Alemania), aunque paulatinamente han crecido los volúmenes de miel hacia Estados Unidos.


 En temporadas recientes hay un significativo aumento de precio y el rubro tiene tasas de rentabilidad que alcanzan hasta 60%, incluso con rindes mediocres.
La apicultura ha sido considerada  desde el 2000 como una actividad económica transversal  y prioritaria en la Octava Región y es un rubro considerado en  la Agenda de Innovación Regional. Orienta su propuesta hacia dos segmentos de productores de miel, el de los profesionales con capacidades de exportación y los que se orienta hacia la venta en mercados locales.


El mercado local es reducido, ya que el consumo per cápita del país solo alcanza a los 100 gramos anuales. Para este sector se ha barajado incluso la posibilidad que la miel sea incorporada a la alimentación pública, lo que daría un amplio margen de crecimiento a la producción.


Uno de los problemas donde se debe avanzar a nivel local es en la sanidad de los apiarios, ya que hay alta prevalencia de enfermedades,  siendo la  varroasis, nosemosis, acarapisosis y cría tiza las cuatro  pestes más presentes. De estas la varroasis es la más extendida.


Un diagnóstico sobre el tema afirma que una de las principales causas de enfermedades en el colmenar es el mal manejo alimenticio de los apiarios, lo que debilita y hace mas susceptibles a las abejas.

Comentarios