Así te querían ver

Por: Rodrigo Oses 2017-01-22

Los “diablos rojos” terminaron abrazados en el centro de la cancha y arengándose, mientras el público aplaudía efusivamente para despedirlos. El festejo fue íntimo y profundo. Es que cuatro meses tuvieron que pasar para que Ñublense volviera a ganar en casa.  No lo hacía desde que derrotó a Cobreloa por 2-0 (12 de septiembre del 2016). Ayer el equipo de Pablo Abraham, con la incorporación de sus tres refuerzos extranjeros: Gaspar Páez, José Loncón y Minor López, fue un equipo con mayor volumen ofensivo y altamente contundente para golear por 4-1 a Deportes Valdivia.

Los sureños siempre mostraron un buen corte técnico para manejar el balón y también crearse ocasiones ante el arco del portero Sebastián Contreras, que respondió con notables intervenciones, pero evidenciaron fisuras en defensa que Ñublense aprovechó sin anestesia. Ya a los 5’ Emiliano Pedreira puso el 1-0 tras aprovechar un certero centro cruzado de José Loncón. El zaguero rompió la lenta línea del fuera de juego de Valdivia, amortiguó de muslo y sacó un disparo rasante que derrotó al portero Richard Leyton.

Valdivia no bajó los brazos apostando a la rápida circulación para generar circuitos creativos con Guajardo, Pino, Contreras y Ojeda. Fue este escurridizo atacante quien igualó el marcador 10 minutos más tarde, con un certero cabezazo tras centro desde la derecha del zurdo Jonathan Guajardo. Ñublense reaccionó e intentó dominar otra vez el mediocampo. Se activó Loncón, Gaspar Páez comenzó a ser más incisivo por la derecha y Minor López a pivotear balones ganando el juego aéreo. Tras una buena jugada entre ellos, Páez pivoteó para Loncón, que le ganó la espalda a los centrales valdivianos y explotando su mejor arma, el remate, derrotó al portero Leyton para poner el 2-1.

Tras cartón, el guatemalteco  Minor López tuvo el 3-1 tras una perfecta asistencia de Loncón, pero el portero Leyton detuvo su remate cuando se filtraba en el área.
En el complemento Deportes Valdivia entró virado a cambiar la historia y forzó un par de estiradas de Contreras. La más clara la tuvo Lanaro, pero su remate fue sacado en la raya por Sebastián Páez, quien se vestiría de héroe a la jugada siguiente cuando tras recuperar un balón en la zona media y asociarse con Gaspar Páez, puso el 3-1 luego que la pelota impactara en el vertical derecho. La defensa de Ñublense consolidó su faena ante la desesperada reacción de Valdivia, que sumó poder ofensivo con Donadel y Aguirre, y la estructura ofensiva de los “diablos rojos” supo explotar el contraataque para poner la lápida. 

En una de esas transiciones letales, Gaspar Páez fue víctima de penal, tras habilitación de “Seba” Páez,  y desde los doce pasos el recién ingresado Eduardo Vilches decretó el 4-1 final. Los tres refuerzos dejaron el campo de juego entre aplausos, tras potenciar a un colectivo que ayer elevó el rendimiento y golpeó en los momentos precisos a Valdivia. Ñublense arrancó goleando y gustando, pero es solo el primer paso tras cuatro meses sin saber ganar en casa. Ahora la segunda estación es Calera.

Comentarios