Chillanejo es el nuevo rey del break dance y hip hop en Latinoamérica

Por: Carmen Pérez Riquelme Carla Aliaga Fotografía: Gentileza Manuel Osses 2017-01-21

Es técnico en construcción. No obstante Manuel Antonio Osses Venegas destaca en otro aspecto de su vida: el hip hop.

Tiene 28 años, pero a los 15 decidió que sería el mejor bailarín de break dance, y así fue. Hoy, este chillanejo  se dedica cien por ciento al baile y el hip hop, lo invitan como jurado a certámenes internacionales. Se ha adjudicado múltiples medallas en Sudamérica. Pese a ello no se conforma, ya que asegura, su objetivo es ser campeón mundial de la disciplina.

-¿Cuándo y cómo nace el interés por el hip hop?

-Conocí este arte cuando tenía 15 años. Me gustaba el ritmo, veía que los chicos eran populares y frescos y los quise imitar. Primero escribía y rapeaba, después de un tiempo vi un día a unos chicos que bailaban en la Plaza de Armas al ritmo del rap y supe que eso era lo mío. De ahí en adelante empecé a practicar y aprender de esta linda cultura. Hasta ahora sigo aprendiendo, soy un eterno alumno del hip hop.

-¿Qué se necesita para el break dance?

-Me gustó mucho el ritmo, el baile, la destreza física, el estilo y la suavidad con la que el b-boy toca el piso con todo su cuerpo sin perder el ritmo. De a poco  fui perdiendo el miedo a bailar y a aprender. Además, me pegó muy fuerte por que encontraba otro tipo de distracción en ese tiempo, la escasez en el hogar, los problemas, las malas juntas, las drogas, todo lo olvidaba y el ritmo me hizo aprender valores que no  enseñan en la escuela, hasta el día de hoy.

-¿Te apoyó tu familia en esta nueva faceta?

-Sí, bueno, en verdad mi mamá  se resignó, porque sabe que no dejaré de bailar. Al comienzo me decía que perdía mi tiempo y que no ganaría dinero. Ahora quiero estudiar, algo relacionado con el deporte eso sí.

-¿En qué se traduce lo que haces hoy en día?

-Me invitan de jurado por todo Chile. El 19 de febrero tengo que estar en Arica de juez en un evento. Me dedico a enseñar también a quienes quiera aprender la cultura  hip  hop,  ya que es una cultura libre y sana. Me mantengo muy ocupado perfeccionando mi estilo, me gusta viajar y competir, mostrar mis ideas y ganar respeto. Hacemos show callejeros a veces para ganar dinero o en los semáforos, sirve de entrenamiento y la gente conoce la cultura y esta danza. No se gana dinero acá en Chillán bailando breaking, al contrario la gente te mira en menos. A veces en otros lados es mejor valorada la cultura.

- Hace poco ganaste un campeonato importante. ¿En qué consistió?

-Fue el Campeonato Sudamericano de Break Dance, llamado Sudaka 2017. Se realizó en Santiago, en la comuna de Cerrillos, y es uno de los torneos más grandes que se realizan en Chile y Latinoamérica,  que reúne a los mejores exponentes de esta disciplina.  Es un festival de hip hop en el que se juntan las cuatro ramas que la conforman:  el graffiti, DJ, MC (raperos)  y  b-boys (hip- hop dancers).  Había más de 150 competidores entre b-boys (chicos) y  b-girls (chicas) de  Perú, Venezuela, Colombia, Argentina y Brasil, todos buscando mostrar de buena manera sus habilidades en esta danza que incluye  creatividad, destreza física y mental, ritmo, fundación , cultura y respeto.

-¿Te proyectas en lo que haces? 

- Quiero salir a competir fuera del país, ganar un campeonato mundial y mostrar mis ideas. Para eso entreno todos los días, intento cuidarme, alimentar bien el cuerpo y la mente, idea que se me ocurre la hago y luego la voy puliendo y dándole vida con el baile. Le recomiendo a los jóvenes que  hagan lo que les gusta hacer, por que eso te mantendrá vivo todo el día. Que se atrevan a soñar, a crear, a vivir. Que nada está tan lejos de lo imaginado,  todo se puede lograr si así lo quieres, solo depende de ti, no de los demás.  Lo digo por que cuando me gustó mucho el breaking, veía muy lejano ser bueno, hasta que me convencí que sí podía y trabajé para ello, dejando hartas cosas de lado. Ahora estoy entre los mejores b-boys de Chile  y me he ganado un real respeto por ello. Me siento feliz por eso.

Comentarios