Elecciones 2017: la prueba de fuego para el sistema político

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 11:25 PM 2017-01-15

Competencias parlamentarias que antes se desarrollaban al interior de un mismo pacto hoy serán entre listas, con un número significativamente mayor de candidatos. Además, deberá haber un 40% de candidatas mujeres, lo que obligará a los partidos a ceder espacios

El 19 de noviembre de este año Ñuble vivirá, al menos, tres procesos eleccionarios: Presidente, diputados y consejeros regionales. Dependiendo de cómo avance la agenda descentralizadora en el Congreso, se podrían sumar los comicios para elegir, por primera vez, gobernadores regionales (intendentes). 

En el caso de la provincia, podría darse la paradoja de votar por la máxima autoridad del Bío Bío, en circunstancias que el proyecto que crea la Región de Ñuble ya sea una realidad. Es decir, la región podría estar creada, pero no efectuarse elecciones de gobernador regional, algo que deberá discutirse y aclararse durante el segundo trámite constitucional del proyecto, que se iniciará en marzo en la Cámara de Diputados.

A la jornada electoral del 19 de noviembre (y a una eventual segunda vuelta, fijada para el 17 de diciembre), hay que sumar una previa: las primarias legales del 2 de julio, elección en la que se espera, las diversas coaliciones (Nueva Mayoría y Chile Vamos, principalmente) elijan a su candidato presidencial y a sus aspirantes al Congreso, en el caso que haya disputas al interior de los partidos.

Fin al binominal
Este 2017 debutará el nuevo sistema electoral plurinominal para elegir a los diputados y senadores, dando fin así a casi tres décadas de binominalismo, en que las mayorías no estaban representadas en el Congreso y la competencia era más bien intra pactos.

Por cada circunscripción o distrito los pactos pueden presentar un candidato más que el cupo total de parlamentarios que se elija. Por ejemplo, en el caso del nuevo distrito 19 (fusión de los antiguos 41 y 42, que comprende las 21 comunas de Ñuble, más Cabrero y Yumbel), se elegirán cinco diputados, por lo que cada pacto podrá llevar seis candidatos. Hasta 2013, el binominal obligaba a llevar solo dos candidatos por pacto, lo que dejaba a los incumbentes con la primera opción de ser reelegidos.

De ahí que el gran dilema de las grandes coaliciones como la Nueva Mayoría y Chile Vamos es ir en un solo pacto, o en varios, porque esto último les implicará llenar más cupos, y en un sistema proporcional, la consigna es sumar. Una lista que lleva más candidatos tiene más opciones que otra que se la juega por uno, ya que los territorios electorales han crecido, y la complementariedad electoral será vital.

Ley de cuotas
A los cambios introducidos por el fin del binominal, los partidos deberán hacer frente a otra modificación: la ley de cuotas.

La nueva legislación dispone que del total de candidaturas tanto a diputados como a senadores que presente un partido, vaya o no en un pacto, ni los candidatos ni las candidatas podrán superar el 60% del total de candidaturas. Esta regla, que busca equiparar la presencia de los géneros en el Parlamento, se aplicará en todas las elecciones parlamentarias hasta la del año 2029, y si un partido no respeta esta norma, el Servicio Electoral rechazará todas sus candidaturas, teniendo la colectividad cuatro días hábiles para corregir el error y cumplir con lo dispuesto.

Además, entre las elecciones parlamentarias de 2017 y las de 2029, se asignará a cada partido un monto de 500 Unidades de Fomento por cada mujer electa senadora o diputada. Con cargo a dichos recursos, los partidos políticos podrán implementar programas y desarrollar actividades de fomento a la inclusión y participación de las mujeres en política.

A esto se suma que hasta las elecciones de 2029, las candidatas a senadoras y diputadas tendrán derecho a un reembolso adicional de sus gastos electorales de cargo fiscal, de 0,0100 unidades de fomento por cada voto obtenido.

¿Cómo se asegura la paridad de género, si se considera que los partidos pueden elegir candidatos vía primarias? La ley señala que el partido que decida participar en primarias no podrá elegir más del 40% de sus candidatos de esa manera. Una vez terminadas las primarias, se debe completar la nómina y asegurar que no haya más de un 60% de candidatos del mismo género en la nómina.

En el caso de las elecciones de consejeros regionales, que se realizarán por segunda vez desde que dichas autoridades comenzaron a elegirse por votación popular; lo más probable es que Ñuble vuelva a elegir los seis representantes que le corresponden como provincia de la Región del Bío Bío, pese a que es probable que la nueva región ya esté creada, y recién en los comicios de 2021 pueda elegir a los 16 representantes que le corresponden por ley.

Nombres a 10 meses
En Ñuble, las definiciones electorales para la Cámara Baja aún están en análisis. Se espera que los partidos tengan mayor claridad en marzo respecto de cómo competirán, pero ante la posibilidad que lo hagan en dos grandes pactos (Nueva Mayoría y Chile Vamos), hasta el momento, habría seis precandidatos en el oficialismo (algunos partidos con dos, y otros sin cartas aún): Jorge Sabag (DC), Jaime Tohá y Carlos Hernández (PS); Loreto Carvajal y Manuel Bello (PPD); y Carlos Abel Jarpa (PR). En la oposición, RN ha lanzado los nombres de Frank Sauerbaum y Jacqueline Guíñez, mientras que la UDI se ha enfocado en Gustavo Sanhueza.

A estos bloques, hay que agregar la candidatura oficializada de Cristian Quiroz, quien representará a PAIS.

Comentarios