Mimo que saca carcajadas en Chillán llevará su rutina a Brasil

Por: Susana Núñez Fotografía: Exequiel Maureira 2017-01-11

Sabe muy bien como sacar carcajadas en las calles y sorprender a los peatones con osadas actuaciones. 

Su talento no solo se despliega en Chillán, sino también fuera de las fronteras del país, donde ha logrado brillar con sus rutinas de pantomina.

Se trata Exequiel Maureira Aedo, el hombre detrás del mimo chillanejo, quien durante estos días prepara su gira por el norte y posteriormente a fines de enero viaja hasta Brasil, país que visitará por primera vez.

El artista callejero (32) comenzó hace ocho años a ejercer esta actividad, tras trabajar por largo tiempo en el rubro de la construcción y egresar del Liceo industrial de Chillán.

A partir de los conocimientos adquiridos en talleres de Santiago sobre pantomina, logró despegar y dedicar tiempo exclusivo a este arte que le permite subsistir.

Durante la semana viaja constantemente, pero también tiene tiempo para hacer “pitutos” en matrimonios y cumpleaños infantiles por los que puede llegar a cobrar desde 50 mil pesos.

“La experiencia es buenísima, lo hago para vivir y me hace feliz, porque logró reunir a 200 personas en la calle interesadas en mi rutina, es muy emocionante. La calle es dura, a veces por mi trabajo me miran mal, pero yo al menos me preocupo de andar intachable”, sostiene Exequiel a LaDiscusión.cl

Su trabajo le ha dado grandes satisfacciones, ya que gracias a sus rutinas, que duran alrededor de 40 minutos, han recorrido diversos países, viajes que se traducen en aprendizajes y en  experiencias inolvidables

“Hacer reir es el trabajo más difícil del mundo, uno siempre recibe el agradecimiento de la gente, es muy gratificante cuando las personas que estuvieron al borde del suicidio te dan las gracias”.

Comenta que las luces y el mundo de la televisión no lo seducen, ya que se define de "bajo perfil" y ve con distancia los programas de talentos,  "hay mucha envidia y muchos se enaltecen por salir en la tele".

El mimo chillanejo espera en 10 años más dejar la calle, ya que dentro de sus planes, está poder transmitir lo aprendido a los jóvenes en talleres y además de instalar una empresa dedicada a eventos de pantomina.

“Tengo planes en Europa para aprender más, y luego hacer talleres en Chillán para los jóvenes interesados en hacer acrobacias y malabarismo”.

Comentarios