Innovador sistema de riego asistido por satélites suma hectáreas

Por: La Discusión 2017-01-08

Uno de los principales desafíos a los que se enfrentan actualmente los agricultores es cómo realizar una adecuada toma de decisiones con respecto al riego. Desconocer información relevante puede llevar a un uso poco eficiente del agua, lo que deriva en una práctica menos sustentable y significativas pérdidas económicas. Esto puede ser revertido gracias al sistema AquaSat: un servicio integrado para la gestión del riego a nivel predial, que permite determinar cuándo, dónde y en qué cantidad regar para utilizar el agua de manera eficiente y, de esta forma, maximizar la productividad de un terreno.

Esta innovación, materializada en 2015 por un equipo de investigadores del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería (CRHIAM) de la Universidad de Concepción, considera un completo sistema de soporte dinámico para la toma de decisiones vinculadas al riego, que combina información satelital con datos de campo para el manejo del agua de riego a nivel predial. En 2011 el Dr. Eduardo Holzapfel, Subdirector del CRHIAM, junto a un equipo conformado por el Dr. Octavio Lagos y el Dr. Mario Lillo, ambos investigadores asociados y académicos de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la UdeC, comenzaron a trabajar en un proyecto que buscaba determinar la demanda hídrica mediante sensores remotos. 

“Este sistema de monitoreo satelital desarrolló una metodología que permite determinar la pérdida de humedad de una superficie por evaporación, o evapotranspiración, con el objetivo de representar las condiciones de diferentes zonas en un predio particular o en una región a través de imágenes, y de esta manera, utilizar con mayor precisión el riego por goteo, pivote o microjet”, comentó Holzapfel. Gracias a esta idea, en 2014 los investigadores del CRHIAM ganaron un Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico en Investigación y Desarrollo en Acción (Fondef IdeA), con el que diseñaron un sistema computacional para el manejo sitio-específico del agua, al que llamaron AquaSat. 

En la actualidad este paquete tecnológico utiliza como información de base imágenes remotamente detectadas (satélites Landsat 7 ETM+ y Landsat 8 OLI-TIRS), así como modelos biofísicos desarrollados (Mapa 1). El Dr. Mario Lillo, director del proyecto Fondef IdeA, explica que “esta herramienta tecnológica cuenta con la asistencia profesional necesaria para un adecuado manejo del agua para el riego a escala predial; enfatizando una relación directa y fluida con el usuario. De esta manera, lo que se busca es aumentar la eficiencia en el uso del agua destinada para el riego, mejorando los niveles de producción e incrementando la competitividad de las explotaciones”.

Con el sistema AquaSat se logra conocer dónde, cuándo y cuánto regar en un determinado predio, a través de una plataforma web, en la que confluyen diversas operaciones, tanto desde un punto de vista de cálculos biofísicos como de gestión de datos e información. Todas estas sistematizaciones suceden en tiempo real, de manera transparente para el usuario, visualizando este solo la información relevante a través de mapas, tablas y gráficos. Es un sistema multiplataforma que se encuentra disponible para ser utilizado en tabletas, smartphone y computadores, y permite al usuario realizar una programación del riego para los próximos siete días. “Los usuarios, principalmente agricultores, a través de la web pueden configurar el predio que desean monitorear, identificar posibles anomalías hídricas, obtener información técnica, contar con bitácoras de riego y un pronóstico semanal de recomendación de riego para cada una de las unidades monitoreadas”, explica el Dr. Mario Lillo.

En la actualidad, empresas como Carsol, Iansa Agro, Convento Viejo y Copefrut utilizan el sistema AquaSat para conocer la demanda hídrica en sus predios con mayor precisión. Los desarrolladores del servicio estiman que cerca de 14.000 hectáreas de las regiones del Maule y del Bío Bío utilizan esta tecnología y, dado que, como expone el Dr. Lillo, “esta tecnología permite ahorrar del orden de un 20% de agua y energía, lo que proporciona mayor sustentabilidad en la producción agrícola”, se espera que para la temporada 2016-2017 esta cifra tenga un incremento de 2.000 unidades de riego. 
 

Comentarios