“Acá es muy difícil que nos ganen”

Por: Rodrigo Oses 2017-01-08

Si hay un ex jugador de Ñublense que está metido en la piel de los hinchas del Rojo ese es Wladimir Herrera. El “Flaco” anotó el gol agónico la tarde del 26 de diciembre del 2004 ante Curicó Unido que forzó la definición dos días después en Linares donde los diablos rojos se impusieron por 2-1 y timbraron el título de Tercera División y el retorno a la Primera B.

“Sí, si supe que el pasado 28 de diciembre los hinchas en redes sociales recordaban un nuevo aniversario de ese título de Tercera, de hecho un amigo me mandó una foto de recuerdo”, evoca desde Puerto Montt, el actual zaguero y capitán del cuadro de los delfines, primer rival de Ñublense el próximo sábado en el arranque de la segunda rueda de la Primera B. Herrera es uno de los protagonistas del Libro “Ñublense: 100 años de Pasión” de los periodistas Rodrigo Oses y Marcelo Herrera, ya que narra la citada final con los curicanos del 2004. Sin embargo, ahora está en la vereda contraria y anticipa sin romanticismos ni lamentos, el choque con los diablos rojos en el estadio El Chinquihue.

FUERTES DE LOCAL

“Nosotros hicimos una semana la pretemporada en Fresia. Estamos conscientes que debemos mejorar la campaña del semestre pasado, ya que si bien ningún rival nos pasó por encima, nos costó ganar y terminamos abajo. De local nos hacemos muy fuertes, de hecho la primera rueda solo perdimos con Curicó, así que estamos solo pensando en Ñublense, en salir a ganar. Yo creo que es muy difícil que nos ganen acá”, avisa el espìgado zaguero que tiene un hijo chillanejo de 9 años.
Herrera cuenta que sumaron al plantel al volente y atacante Jefferson Castillo y al extremo Fabián Alarcón.

“Castillo es habilidoso y Alarcón es un puntero rapidito, que nos va a ayudar. Necesitábamos gente arriba para tener más gol”, describe el salmonero que cree que Pablo Abraham no planteará un partido pensando en el arco rival.

“No creo que ellos salgan a presionar o a atacarnos, creo que saldran a defender y contragolpear, nosotros solo pensamos en ganar este partido y hacernos fuertes en casa, sabemos que si ganamos pasamos a Ñublense en el tabla de posiciones”, recalca Herrera.

PASTO SINTÉTICO y FACTOR MINOR

El zaguero chilote advierte que el pasto sintético del Chinquihue también es un factor que juega a favor de Puerto Montt. “Nosotros entrenamos todos los días acá, estamos acostumbrados y a los equipos que vienen a jugar acá les cuesta mucho, es otro bote y velocidad de la pelota, así como a nosotros nos cuesta cuando vamos a jugar a cancha de pasto natural, nos toma casi un tiempo adaptarnos porque estamos acostumbrados al sintético. Más encima el día del partido estará lloviendo, de hecho ahora está lloviendo mucho”, anticipa el capitán de los delfines, quien toma como referencia el empate en Chillán. “En ese partido debimos haber ganado, ahora en casa sabemos que podemos ganarlo. Para eso vamos a trabajar en la semana, pensado solo en Ñublense, Ñublense y Ñublense”.

Herrera pregunta si jugará Minor López. “Es que me quebró el 2012. Fue casual, me cayó encima y eme quebró peroné y tobillo, luxofractura. Estuve cuatro meses fuera. Yo jugaba en Cobresal y él en Serena. Las vueltas del fútbol, ahora nos podríamos encontrar”, evoca Herrera, quien hace dupla de centrales con Cristián Magaña.
“Terminamos afiatados como centrales”, avisa el defensor salmonero. Ñublense, tras jugar dos duelos amistosos a puertas cerradas, esta semana entrenará en cancha sintética para simular la realidad que vivirá en el estadio Chinquihue. “Una cosa es el entrenamiento y el amistoso, y otra es jugar acá”, sentencia y amenaza Herrera.

Comentarios