Proyecto que crea la Región de Ñuble sella su suerte el próximo martes

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 10:25 PM 2017-01-07

A un año y dos días desde que se iniciara la discusión del proyecto que crea la Región de Ñuble en la Comisión de Gobierno Interior, Descentralización y Regionalización del Senado; la sala de la Cámara Alta discutirá en particular este martes 10 de enero la iniciativa, y votará el proyecto, culminando así su primer trámite constitucional.

Alcaldes, concejales, consejeros regionales y miembros del Comité Ñuble Región y de otras organizaciones estarán presentes ese día en el Parlamento, en lo que esperan, sea una jornada histórica, que permita pasar a la fase final de la discusión, la que se espera, comience en marzo, en la Comisión de Gobierno Interior, Nacionalidad, Ciudadanía y Regionalización de la Cámara de Diputados.

Un debate que si bien se espera que sea más rápido que el realizado en el Senado (se prevé que en julio-agosto la iniciativa esté aprobada y pueda ir al Tribunal Constitucional, donde puede tardar otro mes antes de ser promulgada); seguramente tendrá más discusión, debido a los cuestionamientos surgidos en las últimas semanas desde el gremio empresarial de Concepción, que no comparte la idea de dividir a la Región del Bío Bío.

Pese a ello, parlamentarios locales y autoridades de Gobierno confían en que la Región de Ñuble será una realidad durante 2017. Así lo adelantó el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, durante la votación en la Comisión de Hacienda del Senado, ocasión en la que recordó que la iniciativa es un compromiso adquirido por la Presidenta Michelle Bachelet.

Durante la votación en general del proyecto en el Senado, el pasado 16 de marzo, el apoyo fue sólido (27 votos a favor y solo dos en contra), respaldo que se espera reeditar este martes, durante la votación en particular.

Solo dos de los 37 senadores habilitados para votar (Jaime Orpis, quien apoyó la iniciativa en marzo, se encuentra desaforado) han manifestado abiertamente su rechazo a la iniciativa, principalmente por ser contrarios a la creación de nuevas regiones y firmes partidarios de revisar a fondo la actual división político-administrativa del país: los socialistas Carlos Montes y Rabindranath Quinteros.

En tanto, de los ocho parlamentarios que el pasado 16 de marzo no se pronunciaron sobre la materia, tres estarían por aprobar el proyecto, y el resto es un misterio. Esto daría un total de 29 votos favorables para la nueva región, de registrarse asistencia completa.

La iniciativa, por tener rango de ley orgánica constitucional, requiere de la aprobación de los 4/7 de los senadores en ejercicio (21), en tanto uno de sus artículos -el referido a los cambios electorales-, necesita de los 3/5 (22 senadores).

Los legisladores tendrán como base para discutir y pronunciarse sobre la materia el próximo martes los dos informes de la Comisión de Gobierno Interior y uno de la Comisión de Hacienda, en los cuales se hace mención a los argumentos que justifican crear la nueva unidad territorial; los estudios encargados para levantar información; la propuesta financiera para instalar la región y otros aspectos técnicos, como los cambios en la jurisdicción y el ámbito pesquero, además que de los aportes de los intervinientes.

Todos estos puntos fueron analizados por ambas instancias parlamentarias en ocho sesiones, entre enero y diciembre pasados, reuniones en las que intervinieron representantes de la Subdere y de Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda, además de diversos actores locales de Ñuble que se dieron cita en la sesión que la Comisión de Gobierno Interior desarrolló en Chillán el 8 de enero de 2016.

ESCENARIO IDEAL

Durante toda la tramitación del proyecto, las referencias hacia la creación de las regiones de Arica y Parinacota y Los Ríos, en 2007, fueron constantes.

Sin embargo, uno de los puntos que los legisladores locales piensan potenciar durante el debate en la Cámara de Diputados, es el actual contexto descentralizador que favorecería la creación de una región modelo, como es el caso de Ñuble.

La discusión -y aprobación- en paralelo de proyectos como la elección directa de gobernadores regionales (actuales intendentes); fortalecimiento de la regionalización (traspaso de competencias) y financiamiento regional, le darán un marco muy distinto a la instalación de la nueva unidad administrativa, ya que Ñuble nacerá con autoridad propia (elegida democráticamente), si no desde un principio, apenas lo consigne la ley, la cual tendrá más atribuciones y herramientas para focalizar los recursos que llegarán.

La oportunidad es vista por muchos como “ideal” para aplicar en un territorio pequeño, que ha sufridos los estragos del intracentralismo, nuevas formas de administración.

De hecho, la defensa que realizó el Gobierno de las tres provincias (Punilla, Itata y Diguillín) -y no dos como planteaban algunos-, responde a la necesidad de aplicar un modelo distinto, descentralizador, fundado en territorios que ya tienen algún grado de asociatividad.

Comentarios