Preocupación en Cobquecura ante impacto por obras de mejoramiento

Por: Claudio González M. Fotografía: Mauricio Ulloa 09:05 PM 2017-01-07

Cobquecura es uno de los destinos más visitados en Ñuble durante el verano, donde los turistas llegan  atraídos por las bondades que ofrece su gastronomía, bellos paisajes, agradable clima y precios al alcance del bolsillo. 

Este verano no es la excepción, pero existe preocupación ya que las infraestructuras que prometen cambiarle la cara a la costa aún no están  disponibles.

Dentro de los principales atractivos de la zona está la caleta Rinconada, ubicada 6 kilómetros al sur de Cobquecura, donde los productos del mar son servidos frescos por los locatarios junto a la playa. Por esto es que cuando se anunció la construcción  de un patio de comidas con seis cocinerías totalmente equipadas, para la elaboración de platos típicos con productos del mar, la idea entusiasmó a muchos. Este proyecto alcanzó los 60 millones de pesos, financiados en el marco del Fondo de Escalamiento Productivo para la Pesca Artesanal.

La infraestructura ya está lista, y si bien los locatarios valoran la iniciativa, aún existe desconocimiento sobre el funcionamiento de las cocinerías, apuntando a una falta de información por parte de las entidades a cargo. Recién a principios de esta semana, ya entrado el verano, se inició un taller de capacitación gastronómica sobre la preparación de comidas. Y otra arista que genera incertidumbre son los plazos de habilitación del espacio, de los cuales los pescadores solo han sabido que se está a la espera de la resolución sanitaria, ya que aún no se deciden aspectos importantes como el tratamiento de los deshechos orgánicos de los baños.

La presidenta del Sindicato de Pescadores, Palmira Bastías, comentó la iniciativa, indicando que “este proyecto es muy importante para nuestra comuna, ya que nos permitirá mejorar el servicio y aumentar los ingresos de las socias y socios del sindicato”.

Nueva ruta de acceso a la playa de Buchupureo

Otra otra obra que está generando controversia entre los turistas es el mejoramiento del sector La Boca de Buchupureo, ubicada 10 kilómetros al norte de Cobquecura. Los trabajos, a cargo del Ministerio de Obras Públicas, comenzaron a fines de noviembre del 2016, y buscan restaurar muros, puentes y estructuras dañadas por el terremoto, además de un hermoseamiento de la playa, con una inversión de $600 millones.

Hasta ahí todo bien. El problema surge en que la remodelación comenzó previo al verano, la peor época posible, y hoy la única alternativa de acceso a la concurrida playa es a través del pueblo, recorriendo más de 3 kilómetros de distancia desde donde antes se encontraban los estacionamientos.

Pese a las molestias, Erick Fernández, dueño del restaurant El Puerto, ubicado frente a la playa, asegura que son los costos para recibir a los turistas de mejor manera en el futuro. “Creo que hay que sufrir un poco para poder tener mejoras y entiendo que las  obras no se podían hacer en otra fecha”, explicó.

Julio Fuentes, alcalde de la comuna, aseguró a LA DISCUSIÓN que se vienen  otros proyectos que se tienen para optimizar el borde costero: “Estamos mejorando los caminos de acceso a las playas, además de ampliar los estacionamientos y la implementación de personal de seguridad para la tranquilidad de los veraneantes”.

Comentarios