Ferrero celebró en Chillán 25 años promoviendo cultivo de avellano

Por: José Luis Montes Fotografía: JLMV 2017-01-05

En un almuerzo con la prensa, un equipo de Agrichile, que es el brazo chileno de la multinacional Ferrero, encabezado por su gerente Eugenio Ulrici, celebró hoy en Chillán sus 25 años de presencia en Chile y su llegada a Ñuble en el año 2014. 


Ulrici comentó que la provincia se ha convertido en la zona que muestra más aumento de las plantaciones de avellano europeo, que es el producto que originó la llegada de esa empresa, nacida en Alba Italia, al país,  y que por ello habían querido celebrar aquí. 


Dijo que a nivel de la Octava Región ya hay 2.000 hectáreas plantadas de este frutal, de las cuales 325 son de producción propia, en un predio de 730 hectáreas que adquirieron en Ñiquén, que se destinará totalmente al rubro. 


En la oportunidad la conversación giró en torno a este pequeño fruto industrial destinado principalmente a la confitería,  pastelería y snack, observado con interés por los productores y que se proyecta, según la empresa, crecer en los próximos cuatro años de las actuales 17.609 hectáreas a 31 mil el año 2020.


Reconocieron que el único grado de recelo que ha existido en los agricultores con este producto es la concentración de la compra solo en Agrichile-Ferrero, pero que se han dado señales claras de transparencia en los precios, que se fijan conforme a parámetros de la producción de Turquía, que a la fecha concentra el 78% de la superficie cultivada y el 73% de la producción mundial.


 También con la opción de contratos que ofrecen a un plazo de 15 años y un precio garantizado que permite cubrir las inversiones en el huerto, y en caso que los valores mundiales colapsaran, con un valor mínimo garantizado que actúa como un seguro, por lo que ya han optado a el 160 agricultores.


A esto se suma que se trata de un producto que permite en casos de mecanización elevada manejar predios de 60 hectáreas con solo dos trabajadores especializados, ya que la fruta se recoge una vez que cae sola al suelo. Esto considerando que la mano de obra ya es un tema que complica a otros rubros de fruticultura.


 Otro punto que influye en este momento de cambio climático es que según el jefe técnico de Agrichile, Gabriel Aguilar, en escasez pronunciada de agua, los de avellanos solo se ven afectados en su producción, pero pueden resistir hasta 3 años de sequía sin que se deteriore el huerto.


Otro aspecto que da señales de estabilidad es que la empresa tiene cerca de un 40% de huertos propios, y espera mantener al menos el 20% de la producción en sus manos una vez que llegue a su proyección final. Ha hecho fuertes inversiones en Chile, donde tiene la planta más moderna del mundo de descascarado y secado de la fruta.


Por último está que la inversión  de instalar un huerto es bastante más barata que las alternativas disponibles -del orden de 5 millones por hectárea- y que pese a que la producción va mostrando un leve crecimiento anual desde el año 2004, prácticamente no deja stock en el mercado. Se consume todo lo que se produce.


De todas formas el interés por el avellano es tal que la industria -que maneja el 50% de la producción de plantas- no da abasto frente a la demanda. Se trata de un cultivo industrial que podría compararse en rentabilidad hoy a la almendra, es decir entre 4 y 6 mil dólares por hectárea para el productor.


Se aconsejan núcleos productivos de 40 hectáreas como mínimo, que hacen sustentables las inversiones en mecanización. De hecho es el promedio de superficie que reúnen los 360 productores del rubro en el país. También se está considerando trabajar con grupos asociativos de pequeños productores del Indap.

Comentarios