2017

Por: Rodrigo Oses 2017-01-03
Rodrigo Oses

El 2016 para el deporte chillanejo fue un año plagado de logros en diversas disciplinas que consolidaron a nuestra ciudad como la cuna de campeones de la Octava Región y una de las potencias a nivel nacional con proyección internacional.

Sin embargo, Ñublense tuvo una temporada decepcionante y no estuvo a la altura en el festejo de sus cien años.

Es por eso que con la llegada del 2017, que ya está en marcha, es vital dejar planteadas las siguientes interrogantes.

¿Podrá Ñublense recuperar el protagonismo en la Primera B y reencantar a su hinchada?

¿Serán los tres refuerzos extranjeros que se sumaron al Rojo el aporte trascendental que necesita el equipo?

¿Explotará algún jugador de la cantera roja en la segunda rueda del torneo de la Primera B?

¿Podrá la atleta Catalina Bravo seguir su carrera en Estados Unidos?

¿Podrán las nuevas lanzadoras del Colegio Padre Hurtado emular los logros de Catalina Bravo?

¿Comenzará a concretarse el anhelado proyecto de la piscina temperada y el Polideportivo para Chillán?

¿Se podrá implementar el 2017 la postergada Corporación de Deportes Municipal?

¿Volverá el fútbol amateur de Chillán a tener campeones regionales a nivel de clubes?

¿Logrará el directorio de la Asociación del Fútbol Amateur de Chillán erradicar la violencia, el alcohol y las drogas de las canchas?

¿Podrán jugarse nuevos partidos en el Estadio ANFA en horario nocturno sin que se desate una batalla campal entre las barras?

¿Cómo se administrarán y cuidarán las tres nuevas canchas sintéticas que tendrá el fútbol amateur en las poblaciones Vicente Pérez, Rosita O´Higgins y Arturo Prat?

El 2017 llegó cargado de desafíos e interrogantes.

Comentarios