Adjudicado La Punilla, ahora viene la lucha por Zapallar y el Chillán

Por: La Discusión 2016-12-30

Los embalses son vistos como una de las respuestas frente al cambio climático y la necesidad de potenciar el desarrollo agrícola del país. Es por ello que generó gran tranquilidad entre los regantes del río Ñuble la consolidación del proyecto La Punilla, en San Fabián, con la adjudicación de la concesión a la italiana Astaldi en junio de este año, luego que en enero se conociera la oferta económica, que finalmente fue la única que se presentó.

Ya adjudicado el proyecto, ahora solo resta esperar el desarrollo de las distintas etapas previas a la construcción, que debiera comenzar en 2019, como por ejemplo, el estudio de ingeniería de detalle y el diseño. En total, la obra representará una inversión total de US$500 millones, de los cuales US$231 millones serán aportados por el Estado.

En esa línea, otra noticia positiva fue el inicio de los estudios de ingeniería del embalse Zapallar en el segundo semestre de 2016, con el objetivo de licitar su construcción en 2017. 

Si bien en el MOP aceleraron la ejecución de los estudios, es más probable que la licitación se concrete recién en 2018. 

El proyecto, que no se descarta concesionar, se emplazará en el río Diguillín, en la precordillera de la comuna de Pinto, y permitirá dar riego a los llamados “blancos”, que se quedaron sin agua en el sistema Laja-Diguillín.

En tanto, el proyecto de embalse Chillán (ex La Esperanza), en el homónimo río, en la comuna de Pinto, se acercó un paso a más a su concreción, luego que en agosto Endesa renunciara a los derechos de uso de agua que posee en la zona de inundación del futuro embalse, lo que facilitará el desarrollo del proyecto. 

Los regantes esperan ahora que el Consejo de ministros de la Comisión Nacional de Riego resuelva priorizar la realización de un estudio de factibilidad el próximo año.

Comentarios