El lento proceso que complica las aspiraciones de Rosauro Martínez

Por: Isabel Charlin 10:35 PM 2016-12-31

Lento ha sido el avance del proceso que se sigue en contra del diputado, Rosauro Martínez, por el asesinato de tres miristas en la cordillera valdiviana en 1981 (caso Neltume).

La investigación, a cargo de la ministra de la Corte de Apelaciones de Valdivia, Ema Díaz, y que desde julio de 2014 mantiene al parlamentario desaforado e impedido de efectuar actividad legislativa, no ha registrado nuevas diligencias (lo último fueron los exámenes practicados por el SML a los restos de las víctimas); y está a la espera de lo que determine la Corte de Apelaciones de Valdivia, ante la cual abogados querellantes de otra causa, solicitaron un nuevo desafuero.

Si bien al interior de RN evitan referirse a si postularán a la reelección al legislador por Ñuble, esbozan cierta reticencia a llevar nuevamente al ex militar, si es que la investigación en su contra no ha concluido de aquí a la fecha de inscripción de candidaturas. Un escenario que es muy posible que se dé, ya que el proceso se sigue por la justicia antigua, cuyos tiempos son bastante más extensos que los del actual sistema procesal penal. 

De acuerdo a la Constitución, si la situación procesal del parlamentario se mantiene como hasta ahora al momento de inscribir las candidaturas a diputado, Martínez podría ser candidato, ya que no ha perdido la ciudadanía o el derecho a sufragio.

De acuerdo al procedimiento antiguo, Rosauro Martínez aún no ha sido acusado, y aunque la jueza Ema Díaz dictara el correspondiente auto acusatorio antes de la inscripción de las candidaturas, restarían todavía las correspondientes apelaciones. Ahora bien, en caso de repostularse en estas circunstancias y de ganar, la situación no es muy auspiciosa para Martínez y RN. Si el proceso se alarga, no podría asumir, pues se encuentra desaforado, y hay una segunda solicitud en estudio que podría prosperar. Es decir, Ñuble seguiría sin un representante en el Congreso. Si se acusa al parlamentario, este deberá cesar en su cargo, y será el partido quien elija a su reemplazante. Solo si se sobreseyera la causa o no se acusara al legislador, este podría asumir como diputado, algo que a juicio de los querellantes en las causas que está involucrado, es muy poco probable.

Comentarios