Sebastián Navea González también es campeón dentro de la gente

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa 10:00 PM 2016-12-31

Ganó absolutamente todo en lo que compitió dentro de Chile. Lo propio hizo dentro de la votación electrónica para ser elegido el mejor del año en el mundo del deporte local por parte de los ñublensinos.

El taekwondista Sebastián Navea González (21), sumó un total de 1.256 de las preferencias, en una reñida disputa con la tenimesista de Chillán Viejo, Mariam Ruiz, quien tuvo 1.171 votos.

Satisfecho por el logro, “que siempre te sirve para el currículum”, Navea agradece a quienes le manifestaron su apoyo, destacando la motivación que nace con ello.

“Agradecer a la gente que me apoyó en la votación y me apoya constantemente. Es gratificante sentir ese respaldo y da un plus para seguir trabajando más duro. Le da más motivación a uno”, precisó el también estudiante de la Universidad del Bío-Bío.

Un 2016 redondo sobre el tatami
El año que hoy culmina para Navea fue más que positivo, entendiendo que ganó todo lo que se propuso y donde en cada competencia nacional disputada supo imponerse y ser el mejor de su categoría, -63 kgs.

Lo anterior inclusive le significó ser mejor que el seleccionado chileno de su categoría, Claudio Lillo, a quien venció en tres oportunidades este año, dejando en claro que no siempre el ser seleccionado nacional implica ser el mejor.

Campeón nacional federado, campeón nacional de la Liga Universitaria y campeón nacional Fenaude, el formado en la academia de Guerreros Sepul también supo de seguir sumando roce internacional, aquel que comenzó a palpitar desde el pasado 2015 cuando se ganó el derecho de ir representando a Chile en el Mundial de Rusia.

Durante el presente año tuvo un positivo cometido en el Open de Querétaro, México. Allí barrió literalmente con el seleccionado de Ecuador, Staling Sarango, por 16-0.

Ya en segunda ronda, debió medirse con el número 2 del mundo y taekwondista olímpico, el argentino Lucas Guzmán, con quien cayó 7-2.

Con la ilusión de entrar al Car
Quien ya supiera de finales nacionales en el tatami desde los 14 años, y cuyo interés y gusto por el taekwondo naciera por su fanatismo de los giros y patadas de la serie infantil norteamericana de los Powers Rangers, ahora pone sus ilusiones en ser seleccionado nacional, tal y como hace un par de semanas fue notificado su compañero de academia juvenil, Dylan Iturra.

Para lo anterior primero debe ver la opción de ser becado por el Centro de Alto Rendimiento (CAR) en Ñuñoa, Santiago, donde a más tardar el próximo 8 de enero debiera tener la respuesta final, y junto con ello delinear los caminos a seguir en caso de tener una respuestas positiva o negativa, todo conversado con los suyos, familia, entrenadores y casa de estudios, quienes le apoyan.

Delineando el 2017
-¿Cómo se vislumbra el año 2017 de Sebastián Navea?
-Para el próximo año estamos viendo los dos caminos posibles, que son el irme a Santiago, o bien seguir trabajando acá en Chillán para poder salir y sacar logros fuera de Chile.

-¿La prioridad actualmente es el CAR?
-Sí. Si me dan el visto bueno en el CAR, sí o sí me voy para allá. La verdad todo esto nació porque el ‘Nacho’ -olimpista chileno de Río 2016 Ignacio Morales- me motivó, pues él también quiere volver al CAR.

-¿En qué va el proceso de postulación?
-Estoy un poco nervioso la verdad. Entiendo desde la Federación de Taekwondo me postularon el jueves, y los papeles se recibían desde el 20 de este mes. Hay algunos deportistas que ya han tenido sus respuestas, por lo que el CAR ya se está llenado. A lo mejor puedo tener el currículum deportivo, pero el CAR va estar lleno, y esperemos pueda darse la opción.

-¿De ser así, congelarías Pedagogía en Educación Física que actualmente cursas en la UBB?
-Así es. Trataría de congelar un tiempo y después según se vayan dando las cosas, ver si vuelvo o también la posibilidad de convalidar allá en Santiago. El año pasado igual tuve que congelar medio semestre para prepararme de buena manera para el Mundial de Rusia, así que sería la segunda vez.

-¿Ya está todo conversado con la familia y la propia UBB?
-Sí, está todo conversado con mi familia, porque igual son temas a los que hay que estar anticipados para no estar desprovistos. Lo bueno es que tanto la Universidad del Bío-Bío, como la familia, me apoyan. Si vuelvo, la universidad me deja mis becas intactas y todo el tema, así que muy agradecido también de ellos.

-¿Cómo va la búsqueda de recursos para Open de Corea del Sur?
-La verdad aún estamos en eso, con un mayoritario apoyo de la familia. Estoy en búsqueda de financiamiento, pues en rigor es poco más de $1.600.000 para ir al Open en junio del otro año. Nadie me ha inflado aún, pero veremos si sale algo.

Comentarios