El 2017 será el año de la “revolución” de la pequeña agricultura

Por: José Luis Montes 09:15 PM 0000-00-00

A partir de marzo del 2017 como “marcha blanca” y en el segundo semestre ya en completa operación, se pondrá en ejecución un proyecto que podría marcar una segunda revolución en el desarrollo de la pequeña agricultura del país, luego de la Reforma Agraria de los años 60-70.

Se trata de un plan que parte en las regiones de Bío Bío y O´Higgins,  que obliga a los contratistas de Junaeb en sus bases de licitación a adquirir parte de sus compras públicas a productores de la Agricultura  Familiar Campesina y de las zonas rezagadas del país. 

La idea es que a futuro se vayan incorporando  a un  régimen similar las compras alimenticias de Gendarmería, FF.AA. y de Orden, hospitales, etc. 

Desde el 2018 se incorporan al programa Atacama, una parte de la Región Metropolitana y Aysén, para el 2020 extenderse a todo Chile. 

Así se informó este jueves desde Indap, durante el Primer Seminario del Nodo Hortícola Cero Residuos, que coordina la empresa chillaneja Natural Chile, de Cristian Torres, y en el que participan 20 hortaliceros del programa SAT de Hortalizas de Indap, que desarrolla el consultor Alejandro Ponce.

Los agricultores presentes quedaron sorprendidos luego de la presentación de la funcionaria de Indap, Gloria Cifuentes, quien explicó los alcances de este nuevo programa que parte con las compras públicas de Junaeb para raciones alimenticias de escolares que en sus licitaciones impone un mínimo de entre 3,5 y 5%  de compras directas al sector campesino a través de empresas asociativas o productores individuales, actividad que será coordinada y fiscalizada por Indap y Sercotec.

Según explicó el director regional de Indap, Andrés Castillo, en su saludo a los asistentes al seminario, la proyección de este cambio en las compras públicas, que es un compromiso presidencial de Michelle Bachelet del año 2014, es inmensa, aunque  implicará un trabajo asociativo entre los productores también mayor, ya que se basa en una agricultura de contrato exigente de mediano plazo, que requiere de cumplimiento de volúmenes y calidades.

Se trata, señaló, de prácticas que se han implentado con éxito en países como Brasil, donde un 30% de las compras públicas alimentarias provienen de la agricultura familiar campesina.

El tema busca una mejor alimentación de los niños chilenos que en la actualidad sufren de obesidad en porcentaje alarmante y que requieren de más frutas y verduras en sus dietas. Este modelo de compras públicas a la vez es un respaldo a los pequeños productores, que se estima son los actuales proveedores de las dietas de Juaneb, pero a través de intermediarios, que como se explicó en la ocasión, no corren riesgo y el esfuerzo en que incurren los productores, pero se llevan buena oparte de las utilidades.
desafíos 

Una de las dudas para poner en marcha este plan era si los productores eran capaces de cumplir con los volúmenes y calidad de productos, pero Indap a nivel local cuenta con antecedentes, como que los residuos de pesticidas en las hortalizas es ínfimo y que los productores trabajan en el tema como Manejo Integrado de Plagas y capacitación, como en el caso del Nodo Cero Residuos. 

En cuanto a la demanda, que en la zona es de 200 mil raciones diarias, la más alta de las zonas seleccionadas, implica 2 millones 740 mil kilos de frutas; 4 millones 539 mil  kilos de hortalizas y 551 mil kilos de leguminosas. Estimaciones indican que la demanda  total pública es aproximadamente de un 7% de las frutas que se producen en el país, 3% de las verduras, 37% de las leguminosas -en este rubro se está importando lentejas y porotos de Canadá- y 6% de las papas.

Se informó en la oportunidad que hay 14 grupos preseleccionados a nivel local que tienen las condiciones para participar en esta iniciativa  -entre ellas el Nodo Cero Residuos y el SAT Hortalizas de Ñuble- y que cuando ya se cuente con experiencia para el manejo y fiscalización de un correcto funcionamiento se irán incorporando más grupos.

De resultar esta iniciativa, se establecerá una nueva relación de mercado con un impacto significativo, ya que se trata de agricultura de contrato, que podría actuar como un regulador de precios en un rubro donde los precios son muy volátiles y se basan en la oferta aparente de productos.

Respecto a las hortalizas más solicitadas por Junaeb, están los zapallos de guarda, las zanahorias y las cebollas por su larga vida respecto a otros productos.

Comentarios