Pedirán reabrir causa en caso del imputado muerto dentro de calabozo

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:55 PM 2016-12-27

Ya ha pasado cerca de una semana desde que el juez Julio Capilla, titular del Juzgado de Garantía de San Carlos, cerrara la investigación respecto a la muerte de Carlos Lama Valenzuela, al interior de un calabozo de la Segunda Comisaría de Chillán, en julio de 2015.

La razón, apuntaba a la misma solicitud del Ministerio Público, representado por el fiscal jefe de Los Ángeles, Jorge Sandoval, con base en que “no se podía establecer si los golpes recibidos por la víctima ocurrieron dentro o fuera del calabozo”.

Esto, en alusión a las acusaciones cruzadas hechas por un lado por parte del juez chillanejo Carlos Benavente, quien habría abofeteado a Lama quien estaba insultando a su pareja; y por parte de carabineros, quienes detuvieron a Lama (por una no acreditada violencia intrafamiliar) y habría sido bajo su custodia que aparecieron los golpes en su cabeza.

“Esto para nosotros es una burla, una prueba de que la justicia no es igual para todos en Chile, porque si los sospechosos de haber matado a Carlos no hubieran sido los mismos carabineros o un juez, este caso no se habría cerrado”, reclama Roxana Suazo, la ex pareja de Lama Valenzuela, quien una vez más tras múltiples ocasiones anteriores remarca que “él no me estaba ni agrediendo ni amenazando, no había ni una sola razón para haberlo detenido, pero se lo llevaron porque el juez llamó a los carabineros. La irregularidad que le causó la muerte a Carlos (Lama) parte ahí, cuando mi marido fue detenido ilegalmente”, apunta.

Abogados de la firma penquista de Andrés Cruz presentaron un recurso en la Corte de Apelaciones para que el caso se reabra en virtud de unas diligencias en las que se pretendía un careo entre el juez y los funcionarios que detuvieron a Lama, diligencia que ya había sido rechazada en enero de este año en Garantía.

Y el resultado fue, una vez más, la negativa por parte de los ministros.

Los tres golpes en la cabeza
El abogado Ricardo Robles, quien representa al juez Benavente dice que “con esto se cierra definitivamente el caso en lo que respecta al magistrado”.

La razón, según el jurista, se basa en que las pruebas  demuestran, según Robles por lógica simple, que no pudo haber sido él quien le causó la muerte, ya que el juez (quien salía del taller de costuras de Roxana Suazo) vio a este señor insultándola desde la calle, le dice que va a llamar a carabineros y Lama se le acerca para evitar el llamado, a lo que el juez reacciona con una palmada entre la quijada y el cuello, lo que hizo caer a Lama.

“Si esa caída le hubiese significado un severo golpe en la parte posterior del cráneo, ¿cómo se explica que en la autopsia aparecieran otros dos golpes de gran energía en su cabeza?, porque él tenía tres. Una detrás, otra en la frente y otra al costado y esas no se las pudo haber hecho el magistrado”, detalló Robles quien recordó además que tales lesiones no fueron advertidas en la atención de Urgencias hasta donde condujeron a Lama tras la detención; y que la lesión delantera dejó una marca compatible a la de un bastón retráctil.

En estricto rigor, la querella podría entonces apuntar, en adelante, a carabineros, sobre quienes la Corte de Apelaciones aún no se ha pronunciado.

“Y eso es lo que pretendemos hacer ahora”, adelanta Roxana Suazo, pero nosotros vamos a seguir adelante, ya hablé con mi abogado y él me dijo que estaba muy comprometido en esta causa. No puede ser que se cierre, no es justo, acá se está protegiendo a gente que está involucrada en un homicidio”.

La viuda anunció que pedirá una reunión con el fiscal angelino para pedirle una explicación respecto a las causas que lo llevaron a cerrar la investigación, él me debe una explicación”.

Comentarios