Maduración adelantada de cerezas las salvó de lluvia caída en Navidad

Por: José Luis Montes Fotografía: Archivo 08:55 PM 2016-12-26

Arandaneros no salieron tan bien de esta situación, ya que el fruto se reblandece y pierde calidad

Praderas y otros cultivos, como remolacha y hortalizas, resultaron favorecidas, ya que fue un riego abundante

Una situación imprevista del clima hizo que las cerezas de exportación más tardías maduraran con anticipación de más de una semana, lo que permitió que la mayoría de los productores terminaran su cosecha antes de la lluvia del día de Navidad y se salvaran del daño de partición que se produce en la fruta madura con el agua.

La agrónoma especializada en este frutal, Elena Yáñez, dijo que afortunadamente la variedad Sweet Heart, que es la última que madura en la zona, habitualmente está lista el 4 de enero, pero este año se adelantó en más de una semana, por lo que ya se encuentra embarcada y rumbo a sus destinos.

Agregó que las fuertes precipitaciones podrían haber  causado estragos en otras circunstancias, pero que los productores están contentos, pese a que por heladas en septiembre se perdió en algunos casos un tercio de la fruta, lo que se compensa con los buenos precios y el tipo de cambio.

Fernando Rodríguez, agricultor de San Ignacio, comentó que para los productores de arándanos la fuerte lluvia, resultó perjudicial, porque afecta la calidad de la fruta ya que se ablanda y tampoco responde bien a cambios de temperatura como se han producido los últimos días.

A juicio de Rodríguez, también en algunos lugares se produjeron tendeduras y mojamiento de trigo, que van contra la calidad de sus proteínas. Por otro lado, la lluvia es muy positiva para las praderas. 

El productor de El Carmen, Carlos Smith, conocido triguero de la zona, explicó que en precordillera el trigo está ladeado en parte, pero no tendido. En lo que respecta al secano, dijo que esta temporada las precipitaciones acompañaron al grano y que se obtuvo producto de muy alta calidad. Para Smith la lluvia fue positiva, equivalente a “un buen riego por aspersión” para los agricultores en general, lo mismo que la caída de algo de nieve en la cordillera, que permitirá el aumento del caudal por un breve tiempo.

Para el hortalicero de Bulnes, Robert Jara, las aguas cayeron muy bien para los principales productos como sandías, melones, pepinos, etc. Afirma que para su rubro fue positivo.

Ninguno de los productores consultados recuerda un día de Navidad tan lluvioso en esta zona. Rodríguez en San Ignacio midió 40 mm.  precipitados y Smith en El Carmen 32 mm.

Comentarios