“En 2012 y 2013 se llegó a aprobar tres veces el presupuesto anual”

Por: Angel Rogel /Diario Fotografía: Mauricio Ulloa 2016-12-26

Durante la semana pasada se produjeron dos hechos que, de una u otra forma, se relacionan con el funcionamiento del Consejo Regional: la Cuenta Pública de su presidente, el socialista Hugo Cautivo, y la aprobación de la Reforma Constitucional que establece la elección directa de los futuros gobernadores regionales.


El primero de los puntos mencionados, por cierto, incumbe directamente a la instancia política, y el segundo tiempo, aunque de forma indirecta también. Ello, porque la elección directa de los intendentes, supone también la pronta discusión del proyecto de ley de fortalecimiento de las regiones (o de traspaso de competencias), el mismo que se ha estancado en el Congreso y sobre el cual los representantes de la instancia regional guardan profundas diferencias. 


Ambos temas fueron abordados por el timonel del Core, quien de entrada manifestó su satisfacción por lo $86 mil millones, sólo en proyectos nuevos, durante este 2016.


Cautivo contó que el proceso de arrastre (iniciativas que están siendo ejecutadas y financiadas, pero que fueron aprobados por el Core años atrás) se ha ido normalizando. El gran problema, comentó, se produjo cuando la última composición de la instancia, cuando sus integrantes eran electos por los concejales electos, aprobó iniciativas por un monto que triplicaba el marco presupuestario con que se inicia cada año.


De esta forma, y como una forma de transparentar los procesos, Cautivo dijo que hay que tener claro que la aprobación de una iniciativa en el seno de la cuerpo político no significa su inmediata ejecución. De hecho, dijo, se han dado casos de proyectos, aunque “no recurrentemente”, que finalmente no ven la luz.


Agregó que “desde que se aprueba un proyecto, hasta que efectivamente comienzan a haber obras, hay un promedio de once meses (...). Los proyectos que aprobamos este último trimestre no se van a comenzar a ver hasta a fines del 2017”.


Sistema sobrecalentado
En este contexto, Cautivo explicó la importancia de contar con una cartera importante de proyectos, aunque tampoco se debe sobrepasar en demasía.


“Aproximadamente, se debe sobrepasar un ejercicio presupuestario y medio. Es decir, si tenemos un marco presupuestario de $100 mil millones, no aprobar más de $150 mil millones. En 2012 y 2013 se llegaron a aprobar tres veces el presupuesto anual, eso dejó una carga enorme”, aseguró. 


Comentó que “poco a poco se ha ido normalizando. Te diría que el sistema aún está sobrecalentado. Los últimos trimestres del Gobierno Regional son súper exigentes, hay pagos que se tiene que priorizar. Por eso los $86 mil millones es algo prudente”.


Cautivo manifestó que uno de los desafíos para el último año de la actual composición del cuerpo político, tiene que ver con los criterios de distribución de recursos y el apoyo que se le puede entregar a municipios con menos capacidad técnica.


En 2016, contó, este año se aprobaron $24 mil 571 millones para Ñuble; $24 mil 517 para Concepción; $15 mil 648 para Bío Bío; y $13 mil 065 millones para Arauco. 


“Esto no ocurre, necesariamente producto de una planificación, no es que haya una intención. Ahí concurren una serie de factores, entre ellos, la cartera de la proyectos que vienen desde los municipios y ahí tenemos que ver cómo generamos condiciones de igualdad para la generación de proyectos”, sostuvo.


En algún momento, explicó, la subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) contaba con un equipo de profesionales, el mismo que se debería volver a implementar. 


Por otro lado, sostuvo que “yo se lo he dicho a los alcaldes que acaban de asumir, que se centren en sus equipos de Planificación, que armen buenos proyectos”.


Elección de intendentes 
Por cierto, que Cautivo estuvo atento a la votación de la elección directa de los intendentes, y aunque valoró, la iniciativa, dijo que hay que seguir estando atento.


“Es positivo, pero no basta. Al símil de lo que nos ocurrió a nosotros. No es solo el sistema electoral lo que define un proceso de descentralización, sino que tengamos las atribuciones, las competencias y los recursos para poder, con cierto nivel de autonomía, administrar y dirigir nuestra región”, dijo.


- Pero, ¿eso no se debiera discutir ahora?
- Sí, es el compromiso del Gobierno, pero como en todo proceso legislativo, yo hago la siguiente consulta. Cuando nosotros fuimos electos en 2013, se no dijo que proyecto de fortalecimiento de las regiones. Iba a estar listo en pocos meses.

Han pasado casi tres años, entonces, ¿quién no asegura que las otras iniciativas salgan aprobadas en el corto plazo?
-Tendrá que reconocer que los cores también han puesto sus trabas para que la iniciativa avance, teniendo muchas diferencias.
- Nosotros hemos tenido puntos de tensión grande con el Ejecutivo y el Parlamento, porque tenemos una visión distinta, en la práctica nosotros hemos tenido que pelear por un espacio para entregar nuestra opinión. Ellos han dejado mirando al resto de las actores viendo como se ponen de acuerdo. Hubo una gran experiencia, que fue la comisión presidencial para la Descentralización y el Desarrollo Regional, donde surgieron muchas ideas, y significó un input importante, de hechos, eran ciudadanos los que dirigían este espacio. Pero, luego, de nuevo se volvió al viejo estilo, un direccionamiento jerárquico, donde la discusión se hace en forma reducida, con poca participación, y muy centrada en lo técnico (...). Al final, hemos tenido malas experiencias en el último tiempo, en discusiones de descentralización en el Parlamento, porque lamentablemente el análisis de muchos parlamentarios tiene que ver con su proceso de elección de 2017, y la traba de la elección de los gobernadores regionales tuvo que ver con eso. Por eso, hay que estar atento.

Comentarios