Preocupa bajo nivel de denuncias de abuso contra menores en Ñuble

Por: Jorge Chávez Fotografía: Agencia Uno 07:25 AM 2016-12-26

La estadística de la Agrupación “Recuperando Sonrisas” es contundente. Siete de cada diez niños en Ñuble ha sufrido algún tipo de acoso sexual. 


La agrupación cumplió tres años dedicada a la atención de casos de menores abusados sexualmente, mediante los cuales entrega asesoría a sus familias y los acompaña en las diferentes instancias legales que suceden a la presentación de una denuncia ante las policías o ante la Fiscalía. 


“La gente se comunica con nosotros cuando ha pasado este tipo de hechos, nosotros les damos ayuda y la orientación, puesto que en este tipo de casos los padres sufren bastante y muchos no saben qué hacer”, explica Carmen Gloria Viveros, presidenta de la agrupación. 


“Por lo general, nosotros los acompañamos a la Fiscalía y también a los diferentes programas de reparación al maltrato infantil donde tienen duplas psicosociales que entregan ayuda a las familias”, sostiene la dirigenta. 


Uno de los desafíos de la agrupación para el próximo año es convertirse en una ONG para extender su labor a otras comunas de Ñuble, en especial en aquellas marcadamente rurales. 


Mientras, esperan aportar con difusión e información sobre los pasos que se deben seguir para que los afectados materialicen sus denuncias y puedan recibir apoyo. 


Una de las comunas que contactó a la agrupación es Quillón, donde se busca facilitar el acceso de víctimas y sus familias, a los organismos de la justicia, en especial desde zonas de alta ruralidad. 


 “El tema de los abusos en menores es tan recurrente en los medios de comunicación que prácticamente se perdió la sensibilidad, por eso se hace aún más necesario crear conciencia y llevar la información a las víctimas y sus familias, para que puedan denunciar con la tranquilidad de que sus casos tendrán una tramitación en la justicia”, explica Raúl Fuentealba, concejal de Quillón, quien tomó contacto con la agrupación en vista de la realidad que se vive en sectores rurales de la comuna. 


“Muchos de los abusos contra menores de edad son cometidos por  familiares”, aclara el edil, confirmando las cifras y constataciones realizadas por las policías en materia de abuso sexual contra menores.  


 POCAS DENUNCIAS 
El ex concejal y médico, Carlos Hernández, también se sumó a la iniciativa de la Agrupación, de extender su campaña preventiva. 
El profesional se hace parte también de las estadísticas policiales en cuanto a denuncias de este tipo de delitos. 


“Como dice el registro de la PDI de diez casos solo tres se denuncian.  De ahí la importancia de la denuncia”, afirma el ex edil, quien reafirma  la importancia de la atención de salud tanto física como psicológica. 


“Una sociedad que quiere avanzar, que en el caso de Ñuble busca ser región, se logrará siempre que tengamos una sociedad sana, donde cada individuo de esa colectividad tenga el mayor grado de bienestar físico, mental y social, el llamado es de todos a trabajar en este tema, por eso yo me comprometí como equipo de salud, haciendo la difusión  para prevenir, facilitar la denuncia y llamar a las diferentes instituciones u organizaciones a que nos ayuden”, indicó. 
En el plano jurídico, el debate se centra en la relación del atacante con la víctima.


En este escenario, como una medida de protección a los menores de edad víctima de abuso sexual, la semana pasada el senador Felipe Harboe pidió al Gobierno ampliar el uso de la tobillera electrónica para evitar así que los denunciados se acerquen a las víctimas en el desarrollo del juicio.  


“Han ocurrido casos donde los menores abusados, o sus familias, son amenazados durante el juicio por sus agresores para que retiren las denuncias. Por ello, necesitamos mecanismos eficaces para evitar que esto ocurra y proteger de mejor forma a los menores víctimas de abuso sexual”, apuntó Harboe.

 

Comentarios