Diez reos participaron de “misa del perdón” en Punta Peuco

Por: Agencias Fotografía: Agencia Uno 08:50 PM 2016-12-23

En medio de la polémica y el rechazo de los familiares de detenidos desaparecidos, diez reos del penal Punta Peuco, participaron de la llamada “misa del perdón”, ocasión en la que, cada uno a su modo, pidió perdón por los actos de violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante la dictadura.

Según informó radio Cooperativa, los testimonios fueron entregados según las jerarquías castrenses de la época en que ocurrieron los crímenes. De esta manera,  intervinieron Raúl Iturriaga, Claudio Salazar, Carlos Herrera, Basclay Zapata, Enrique Ruiz, Pedro Hormazábal, Miguel Estay y José Zara, mientras que familiares representaron a Marcelo Castro y Manuel Carevic.

Solo cuatro de ellos pidieron perdón de manera explícita y accedieron a que se reveleran sus textos, mientras que el resto dio un mensaje de tenor más religioso. 

Frente a los presentes -incluidos los sacerdotes católicos Fernando Montes y Mariano Puga- Claudio Salazar, quien es testigo de Jehová, expresó: “Alcancé a ser carabinero por más de veinte años y, desde luego, alguna acción realicé que produjo dolores innecesarios a las personas que debía proteger. Respecto de la solicitud de perdón acerca de mi delito por el cual permanezco preso, ya la hice sin obtenerlo de sus destinatarios”.

A su turno Basclay Zapata, católico, leyó: “Siendo cabo de Ejército serví en la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Allí cumplí órdenes militares, poniendo especial celo en su ejecución porque pensaba que tales órdenes eran legítimas, y en aras del bien superior de la Patria. Con el tiempo constaté que ello no era así”.

En tanto, Pedro Hormazábal, evangélico, declamó: “Desde lo más profundo de mi corazón ofrezco disculpas y pido ser perdonado por los dolores que pude haber causado a mis connacionales en el ejercicio de mis funciones policiales mientras estuve en servicio activo”.

Carlos Herrera Jiménez, anglicano, señaló: “Con seguridad no he terminado de reconciliarme con mis connacionales, pues más de alguien pudo haber quedado dolido tras mi accionar en los servicios de seguridad”.

“Entonces, y desde esta tribuna, sinceramente pido ser perdonado por quienes les produje dolores y zozobras en los momentos que participé en la implementación de políticas de seguridad pública en el gobierno militar, y en el caso de la familia, perdón por los malos momentos”, señaló.

Reacciones
Mientras familiares de las víctima se reunían afuera de La Moneda para protestar, el sacerdote defensor de los derechos humanos, Mariano Puga, conversó con la prensa en las afueras del penal Punta Peuco, donde manifestó que aquí “no puede haber perdón si no hay reparación ni aportes a la justicia”.

Puga admitió además que pagó un alto costo por asistir a la cita, puesto que lo trataron de traidor y de haber pasado a llevar a los familiares de las víctimas de detenidos desaparecidos.

“Los que estamos aquí estamos siendo juzgados por estar aquí. Quiero decirles a las víctimas de atropellos de derechos humanos, no solo es pedir perdón, sino que reparar el error”.

Comentarios