Gerente de Santa Beatriz suma cuatro nuevas causas por estafa

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 08:45 AM 2016-12-20

La pesadilla de los clientes que compraron al contado departamentos en el condominio Santa Beatriz, y no han recibido sus escrituras desde el 2011, continúa.

Marcelo Escobedo Klein, gerente general de la constructora Santa Beatriz, volvió a ser objeto de cuatro nuevas causas que involucran cinco querellas por igual cantidad de clientes afectados y que corren el riesgo de que el BancoEstado les quite su propiedad pese a haberlas pagado al contado.

Fue el pasado 21 de junio que personal de la PDI de la Región Metropolitana dio con el paradero del gerente de la constructora, y amparados por cuatro órdenes de detención emanadas por el Juzgado de Garantía de Chillán, lo detuvieron de improviso, obligándolo a comparecer a la audiencia de formalización por estafa.

El escurridizo Escobedo Klein se había negado a asistir a una serie de audiencias destinadas a formalizarlo por apropiación indebida, toda vez que nunca entregó al banco los pagos que diversos clientes le hicieron por concepto de compra al contado de los departamentos que la constructora fabricó en Avenida Brasil en 2011.

Tales pagos eran necesarios para que el BancoEstado, entidad que financió el proyecto, levantara los correspondientes alzamientos de prenda y así permitir que las respectivas escrituras quedaran en manos de sus dueños.

Y aunque en esa oportunidad los antecedentes fiscales demostraban la existencia de nueve víctimas, a través del Juzgado de Policía Local los compradores afectados que iniciaron acciones legales, fueron más de 20.

“Nosotros ya pedimos al tribunal que se agendara una hora para poder formalizarlo, pero esta vez, y diferencia de la última en que escogimos al Juzgado de Policía Local para tramitar la causa a través de la Ley de Protección al Consumidor, esta vez no queda más opción que la penal”, explicó el abogado querellante, Ricardo Robles, representante de dos de los cinco afectados.

Y si a los querellantes (también se suma la abogada Ingrid Landeros, con tres afectados) acuden a la justicia penal, es debido a que la constructora se acogió a la nueva Ley de Insolvencia, que se obtiene luego que la empresa llega a un acuerdo con los clientes para negociar una manera de cancelación de la deuda.

“Ellos llegaron a un acuerdo que era muy inconveniente, pero la otra opción era que la empresa se declarara en quiebra, con lo que el banco, como acreedor podría embargar los departamentos para saldar la deuda y los propietarios se quedarían sin nada”, aclaró Robles.

Este acuerdo le brinda a la constructora una protección financiera que detiene cualquier tipo de juicio ejecutivo, pero no un juicio penal, en un proceso que, aunque más largo, podría terminar en un acuerdo.

Si esta vez Escobedo Klein no responde (la última vez sí lo hizo con los nueve querellantes) podría arriesgar penas de cárcel. 

Comentarios