Delincuencia: 2016 registra 10 mil víctimas menos que el año pasado

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 09:00 AM 2016-12-19

Desde el año 2013 en adelante que las cifras delictuales han presentado una baja constante, tanto en el global nacional como en la muestra provincial, donde la gran mayoría de los delitos violentos generan menos denuncias.

Pese a esto, y a que las cifras que lo respaldan provienen de entidades diferentes como el Ministerio Público, Carabineros y la PDI, en la calle los chillanejos -si bien admiten que nuestra ciudad sigue siendo tranquila- estiman que los robos son cada vez más comunes y descarados, además de percibir un mayor grado de violencia en los ilícitos.

La eterna diferencia entre el dato duro y la sensación de inseguridad cuenta con sus propios aliados.

A favor de lo empírico están las cifras, y la última generada por el Ministerio Público asegura que en Ñuble se han cursado 20.648 denuncias por algún tipo de delito; en contraste con las 28.386 que dejó el 2015. Es decir, casi 8 mil causas menos, una baja de 27%, lo que representa además una merma de además redunda en una diferencia de 10.366  víctimas menos.

En pos de la sensación de inseguridad opera lo rápido que se entera un barrio del robo sufrido por algún vecinos, las constantes noticias de delitos publicadas en los medios y “el que muchas veces las personas de Ñuble absorben el temor que le provoca el ver noticias de delitos muy violentos, pero que ocurren en Santiago, ya que no consideran que se trata de realidades muy diferentes. La gente le tiene un miedo exacerbado a la delincuencia, pero si lo analizas, delitos de esa magnitud de agresividad, en Chillán, son muy pocos”, apunta Daniel Fuentes, sociólogo chillanejo.

De hecho, ya en el año 2015, cuando el Ministerio Público Regional dio cuenta de una disminución de más del 8% en materia de robos, el fiscal regional Julio Contardo  aclaró que “la realidad delictual de la región refleja que los ilícitos que no generan conmoción pública concentran la mayor cantidad de casos. Estos son los hurtos, lesiones de menor gravedad, amenazas y robos no violentos, que juntos representan la mitad de las denuncias ingresadas al sistema”.

La máxima autoridad del Ministerio Público en la región insistió además en que “aquellos delitos que provocan una mayor afectación a las víctimas y al entorno social, como los homicidios, los delitos sexuales y el tráfico de drogas, ascienden en total al 3,5% de los ingresos, en los que la acción de fiscales y policías especializados ha permitido obtener resultados muy satisfactorios”.

Y las cifras del año 2016, lo vuelven a avalar. En materia de robos violentos, el año pasado se denunciaron en Chillán 1.092 casos, mientras que este año fueron 703, una baja de -36%. De estos, 67 no pudieron ser investigados por falta de antecedentes necesarios como para iniciar indagaciones policiales.

Solo en materia de homicidios, con ocho casos más (18 este año) y en torturas o apremios ilegítimos por parte de policías a civiles, se aprecia un aumento (uno en 2015 y 25 este año).

En resumen, en la Fiscalía de Chillán se ingresaron 12.351 causas en 2016, contra 16.863 en 2015, una merma de -27%

En el Ministerio Público de Bulnes fueron 1.982 (2.784 en 2015); en el de San Carlos 2.862 (3.904 en 2015); Yungay, 1.917 (2.510 en 2015) y finalmente en la fiscalía local de  Quirihue 1.536 (2.325 el año pasado).

Mejorando la perspectiva
Tras el primer diagnóstico hecho por la Oficina Municipal de Seguridad de Chillán (OMSE) en las 163 juntas de vecinos existentes en la comuna, su encargado, Renán Cabezas, confirmó que “la sensación de inseguridad es aún muy alta y las personas siguen sintiendo que las intervenciones en materia preventiva y de justicia, siguen siendo deficientes”.

Por tal motivo en la repartición  decidieron que el principal objetivo a trabajar en los próximos meses era, precisamente, superar “esa sensación de inseguridad existente”, por tal razón se estableció como prioridad el instalar luminarias, alarmas comunitarias y cámaras de televigilancia.

“Pero además, haremos unos talleres especiales en esta materia, de enero a marzo, con las juntas vecinales, lo que incluye capacitaciones en materia preventiva, una exposición de las cifras de delitos en la comuna, para que ellos sepan que los delitos de gran connotación están bajando cada año, y además, esperamos llevar a sus representantes a conocer la Cenco de Carabineros y mostrarles cómo trabajan en la recepción de llamados y en la operación de cámaras de televigilancia”, expresó.

Comentarios