Sin respeto a la hinchada

Por: Rodrigo Oses 2016-12-19
Rodrigo Oses

Los hinchas de Ñublense guardarán un triste recuerdo del Centenario del club cada vez que evoquen este 2016 que ya se nos va.

Esto merced a la decisión de la sociedad anónima, justo en la temporada de los 100 años del Rojo, de ahorrarse varios millones, para estructurar uno de los más débiles planteles que se recuerde de los últimos años en Primera B.

Algunos fanáticos han sido más lapidarios al asegurar que “hace rato que no veía a un Ñublense con tan poco fútbol”.

Todo esto gracias al pobre auspicio de una dirigencia que aprovechando que no había descenso y solo un ascenso, solo quiso ahorrar y no apostar por competir.

Darle tiraje a la chimenea, sabiendo internamente que los canteranos no estaban preparados para asumir con protagonismo esta transición y que los malos resultados podían venir, no es otra cosa que faltarle el respeto a la fiel hinchada chillaneja.

Esa que a pesar de la magra campaña, fue la segunda con mejor asistencia en el ranking de la Primera B promediando sobre 3 mil espectadores por partido.

A la S.A. le dio lo mismo el producto que le iba a entregar en el año del centenario a sus hinchas, porque aquí lo que interesaba era ahorrar, sin detenerse en profundidad en las fisuras que podía sufrir el proyecto deportivo.

Y lo más preocupante es que desde la interna de Ñublense, en tono desafiante, aseguran que los medios de comunicación no deben cuestionar sus decisiones porque son ellos los dueños de un club que es privado.

Cero autocrítica. “Patrones de fundo”. Increíble, pero cierto. Cero sintonía con el sentir de la gente que paga su entrada y a la que, cada cierto tiempo, le piden que respalde ciegamente.

Una bofetada más a la sufrida hinchada de una sociedad anónima que decide sin conexión afectiva con quienes son el principal activo del fútbol.

Comentarios