"Ñuble sigue siendo el patio trasero de la Región del Bío Bío"

Por: Isabel Charlin 06:50 PM 2016-12-18

Hace más de un año que el diputado Jorge Sabag (DC) aterrizó de lleno en Chillán. Adelantándose al redistritaje, que el próximo año lo tendrá compitiendo por la reelección en el nuevo distrito 19 (que comprende las 21 comunas de Ñuble, más Cabrero y Yumbel), y a sus aspiraciones senatoriales en 2021; el parlamentario solo ha cosechado éxitos en el último tiempo. Su prueba de fuego, de cara a las parlamentarias del próximo año, fueron las pasadas elecciones internas de la DC, en las que las listas que apoyó arrasaron en todos los niveles: comunal, distrital (futura regional Ñuble) y Regional Bío Bío. Es más, a nivel local logró imponerse a figuras de gran trayectoria, como Carlos Arzola y Hernán Álvarez, quienes competían en la lista distrital.

- ¿Era importante, a su juicio, que se produjera un cambio en la conducción de la DC en Ñuble?
- Sí, porque necesitamos nuevas figuras que reflejen la realidad política de la provincia, y se requiere recambio para darle proyección al partido, de cara a los desafíos que tenemos: los próximos comicios presidenciales parlamentarios y de cores; y el refichaje de los militantes, que vence el 15 de abril. Esta es una prueba de fuego, pues si los partidos no logran el umbral que establece la ley, desaparecen.

- ¿Cree que hubo un voto de castigo de los militantes de Ñuble hacia cómo se han estado haciendo las cosas?
- Sí, absolutamente. Las peleas y divisiones internas, a la larga, cansan y debilitan a la DC. Un partido unido tiene mayor visibilidad pública y es capaz de convocar. En el caso de la distrital, competimos con liderazgos nuevos no solo de Chillán, sino también de las bases de otras comunas. Eso enriquece al partido.

- ¿La consigna ahora es trabajar en unidad?
- El desafío del partido en la próxima elección es grande. Hasta el momento no tenemos candidato a la presidencia; en Ñuble tenemos poca presencia, y en la medida que hagamos un trabajo unitario, con identidad demócrata cristiana, y logremos pelear menos internamente, tendremos buenos resultados.

- ¿Es partidario de que la DC lleve un candidato a primarias?
- Tiendo a pensar que la DC debe llevar un candidato a primera vuelta, con un programa de gobierno, de manera que eso nos permita visibilizar el ideario DC y también poder negociar con los demás partidos de la Nueva Mayoría. Lo que no tengo claro es si ese mismo objetivo lo podemos conseguir de otra manera, apoyando a un abanderado de la Nueva Mayoría, ya sea participando en una primaria, o apoyando a quien gane dicha primaria, porque claramente el partido ha ido decayendo, y lo digo con mucha humildad, la gran diferencia entre el primer gobierno de la Presidenta Bachelet y este es que en el primero la DC pudo rayar la cancha, por ejemplo, cuando Soledad Alvear bajó su candidatura, pidiendo cosas a cambio: respeto a la propiedad privada, derecho a la vida, a la iniciativa privada, regulación del Estado, etc. Y nadie duda que el primer gobierno de Bachelet fue un buen gobierno. Este gobierno no pudimos hacer lo mismo, porque fuimos a una primaria y pasó lo que pasó, nos impusieron un programa de gobierno, que dicen, fue consensuado, pero en realidad fue un contrato de adhesión, como cuando uno va a una multitienda: ¿Le gusta? Son miles de cláusulas, y hay que firmarlas igual. Nos impusieron un contrato de adhesión, y estamos donde estamos.

- ¿Actualmente la DC no estaría en condiciones de firmar un “contrato de adhesión” como el de 2013?
- No. Mi planteamiento es que la DC tenga la capacidad de tener injerencia en el articulado de ese contrato. Si no la tuviera, debe llevar un candidato a primera vuelta. De lo contrario, nos van a pasar la aplanadora, y hemos visto cómo este gobierno no se compara con el primer gobierno de la Presidenta Bachelet, se quiso hacer todo en cuatro años. Se perdió la cordura y el centro político. La DC tiene que tener acceso a intervenir en el futuro programa de Gobierno, y a poner su punto de vista.
compromisos con ñuble

- ¿Qué pasa con Ñuble y los compromisos de Gobierno para esta zona? Finalmente el puente mecano no llegó a la desembocadura del Itata, para potenciar la ruta costera...
-Los últimos hechos demuestran que Ñuble sigue siendo el patio trasero de la Región del Bío Bío. Llevamos casi 40 días sin el nombramiento del gobernador, y no me imagino a una cartera ministerial sin un titular durante ese lapso; o a la Intendencia de la Región Metropolitana sin cabeza. Claramente se demuestra que si una provincia puede seguir sin gobernador, este es innecesario, o que la provincia es irrelevante. Es un mal mensaje. Lo que ocurrió con el puente, y la decisión de dividirlo y no destinarlo estratégicamente para Ñuble y el país, pensando en la ruta costera, a la desembocadura del Itata, demuestra que Ñuble es irrelevante, es el patio trasero de la región, porque no me cabe duda que si lo hubieran pedido para Concepción, esto habría tenido otra respuesta. Lo mismo pasó con el estadio Ester Roa: $34 mil millones para terminar el Estadio Regional antes que comenzara la Copa América. Eso es centralismo desorbitado, pues se podrían haber hecho 20 estadios en toda la región. Todo esto demuestra en forma práctica y evidente, la necesidad de que Ñuble sea región. Esto no pasaría si las autoridades estuvieran acá. Ñuble está donde está, precisamente porque hay un problema político. No es relevante a la hora de la toma de decisiones. Tenemos el promedio más bajo de pavimentos básicos en la región, con un 17%, siendo que el promedio nacional es de 24%. Estamos rezagados.

-El proyecto que crea la nueva región no ha avanzado todo lo rápido que se esperaba. ¿Espera que eso cambie?
-La tramitación tiene un proceso. Mi expectativa es que el martes se despache de la Comisión de Hacienda, y durante enero salga del Senado. Pero es importante entender que junto con la región, debe salir la elección directa de intendentes. Todos sabemos que cuando nace una criatura, no nace con todas las facultades, estas se adquieren progresivamente. Además, el Gobierno ha dado garantías de que la ley no va a aplicarse mientras las competencia no hayan sido traspasadas, todo no se puede tener desde el día uno, pero eso no es obstáculo para oponerse. A la luz de lo que ha ocurrido en los últimos días en la zona, este es un paso fundamental, y por ello debemos dejar de lado los cálculos políticos.

- La Región de Ñuble debiera salir a mediados de 2017. ¿Alcanzan los plazos para que de aprobarse la elección de intendentes, haya elecciones en el territorio?
- Se trata de una reforma constitucional, después hay que modificar la ley electoral. Creo que vamos a estar un poco contra el tiempo, pero si hay voluntad política, lo podemos lograr.

Comentarios