Campesinos con apoyo de FIA buscan rescatar el maíz amarillo de Ñuble

Por: José Luis Montes 09:30 PM 2016-03-18

Una insólita oferta de degustación de humitas, choclos cocidos, pastel de choclo y otros comestibles basados en maíz, sorprendió al mediodía de ayer a los transeúntes de la plaza de Coihueco. Se trataba de una arista del lanzamiento del proyecto “Rescate y Multiplicación y Resguardo de la Semilla de Maíz Amarillo de Ñuble”, que efectúan cinco pequeños agricultores de la localidad de Bustamante, Coihueco, pertenecientes a la Confederación Nacional Sindical Campesina, del Agro y de los Pueblos Originarios “Ránquil”,  con financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria, FIA.


El titular nacional del FIA, Héctor Echeverría, que encabezó esta actividad, dijo que se trata de uno de los tres proyectos en ejecución en la Octava Región correspondientes al concurso especial “Rescate del Patrimonio Agroalimentario”. Los otros son  la “Chupalla de Ninhue” y las “Calabazas Utilitarias”, de varias comunas.

La idea del proyecto de maíz, que ya lleva unos meses en ejecución, es rescatar la genética, que está en vías de desaparición, debido a que tiene menos rinde que otras variedades híbridas modernas, aunque el sabor, color y textura, además de algunas condiciones como resistencia al frío o adaptación a la zona, hacen que vuelva el interés hacia estas plantas como alternativa culinaria y al cambio climático.


El proyecto consiste en hacer una prospección de las semillas que utilizan los participantes de la iniciativa, a fin de comprobar que cuadra en el perfil de Maíz Amarillo de Ñuble, para luego multiplicarlo y seleccionar variedades inocuas, sustentables y de calidad. La idea es difundir las cualidades del Maíz Amarillo, poner semilla al alcance de los agricultores interesados e incrementar la producción y finalmente implementar un  plan de producción y multiplicación.


El presidente de la agrupación campesina Ránquil, Osvaldo Zúñiga, que participa directamente en el proyecto, destacó la importancia de defender las semillas, que es una de las tarea internacionales que se han puesto las organizaciones de la agricultura Familiar. Destacó también que este proyecto ha tenido un valioso apoyo de INIA y que amplía su llegada a más pequeños productores a través de Prodesal Indap. 


Agregó que el país debe proteger a través de leyes las practicas ancestrales de la cultura campesina.


La actividad consistió inicialmente en un día de campo, donde se divulgaron ensayos con seis variedades de semillas  que calzan con la definición de Maíz Amarillo de Ñuble, en un predio orgánico de Bustamante, en que se mostró tecnología alternativa para fertilización.


Luego se realizó un acto en la plaza de Coihueco, encabezado por el director del FIA Héctor Echeverría y el alcalde de Coihueco, Carlos Chandía, al que asistieron el seremi de Agricultura Rodrigo García, el director regional de Indap Andrés Castillo y el diputado Carlos Abel Jarpa. Luego se procedió a una degustación de platos de maíz, a la que se sumaron los coihuecanos que estaban en la plaza. 

Comentarios