Todo por ahorrar dinero

Por: Rodrigo Oses 2016-12-14
Rodrigo Oses

Pablo Milad, presidente del puntero invicto de la Primera B, Curicó Unido, le pegó un sutil palo a la dirigencia de Ñublense el sábado cuando declaraba sobre la realidad de ambos elencos.

“Bueno, todos saben que tras la decisión de la ANFP de hacer un torneo sin descenso muchos clubes decidieron hacer planteles baratos con varios canteranos más que nada para ahorrar dinero, no por otra cosa, digamos las cosas como son, porque de lo contrario hace mucho rato que los planteles estarían llenos de juveniles, nosotros optamos por seguir invirtiendo en un equipo competitivo”.

La reflexión del timonel curicano, no puede explicar mejor la decisión de la dirigencia ñublensina que disfrazó su transición económica con un barniz deportivo.

Claro, porque lo que no se le dijo a la hinchada es que esta apuesta de armar un plantel con jugadores baratos que volvían de sus préstamos sin experiencia en la B, canteranos inmaduros  y escasos profesionales experimentados, buscaba equilibrar las arcas en medio de un período económico crítico y no explotar los diamantes en bruto de la cantera.

Patrañas. Mentira. Eso de darle tiraje a la chimenea fue la excusa perfecta para ahorrarse varios millones y amortiguar la pérdida que le significó al club perder una demanda por despido injustificado que le costó cerca de 200 millones de pesos.

Como hace tiempo no ocurría y en pleno centenario del club, la decisión dirigencial fue armar un equipo para mantener la categoría y no para pelear arriba, arriesgando el proyecto deportivo por un criterio netamente economicista.

Lo que nunca se imaginó la dirigencia es que esta medida le puede costar más caro porque Ñublense no mejorará mucho con los tres refuerzos, sufrirá para mantener la categoría y peleará el descenso, se desvalorizará y quemará a los canteranos que no estaban listos para este experimento.

Comentarios