"Yo adhiero a la candidatura de Lagos"

Por: Isabel Charlin 10:30 AM 2016-12-11

Ad portas de terminar el 2016,  y con elecciones presidenciales y parlamentarias a menos de un año, el senador por Bío Bío Cordillera, Felipe Harboe, está preocupado.
El devenir de su conglomerado, la Nueva Mayoría, y de la política en general, a su juicio, estará marcado por el rumbo que adopten los partidos, sumidos en una crisis de confianza.

Se lo ha hecho ver a su colectividad, el PPD, lo que le ha traído más de alguna crítica; sin embargo, cree ser consecuente, algo que le ha generado costos políticos, luego de votar de manera distinta a la de los parlamentarios de su bloque en varios proyectos clave.

“Mi reclamo tiene que ver más bien con una preocupación. Al igual que lo que ocurre en Latinoamerica, los partidos no están planteando visiones de sociedad, sino decidiendo en función de encuestas, y eso no está bien, porque históricamente el prestigio de los partidos en nuestro país, tenía que ver con plantear una visión de sociedad”, sostiene.
 

- Ricardo Lagos, a quien Ud. apoya, ¿Encarna esa aspiración?
- Yo adhiero a la candidatura de Lagos porque él representa una visión que yo comparto, que es social demócrata; creemos en el crecimiento, pero también en la redistribución y en la justicia social; creemos que se pueden compatibilizar la modernidad y las nuevas tecnologías, con los otros ejes. No porque esté bien o mal en las encuestas voy a variar mi posición, y eso es lo que echo de menos en los partidos. Ahora, si en la primaria esa visión no triunfa, bueno. Pero yo tendré la tranquilidad de haber apoyado la visión que me representa.
banderas impopulares
 

- ¿Cómo se enfrenta la actual crisis de confianza que afecta al país?
- En la sociedad de los 90, los pilares fueron la Iglesia, la política y el mercado. Los tres se han derrumbado, la democracia del 2000 comenzó a buscar nuevos referentes, y fue  en ese momento cuando los partidos no asumieron este desafío y abandonaron su misión. Un segundo elemento a considerar es la baja confianza interpersonal. En Chile, el 87% no confía en el de al lado, lo que es una crisis mayor, y en tercer lugar, la irrupción de las nuevas tecnologías está exigiendo inmediatez, algo que trasladado a la política, significa que no se puede dar respuesta a todo lo que se exige con rapidez. Un buen proyecto de ley no puede salir en tres días; la pobreza no se supera en un período presidencial. Esa tendencia ciudadana de exigirle inmediatez al servicio público y a la política genera frustración, porque no se puede cumplir, y tras ésta viene el desprestigio. A todo esto, hay que agregar que la política se ha distanciado del poder. La política ya no influye en los grandes procesos del país. Toda esta crisis, a mi juicio, va a significar volver a los contenidos, y mi percepción es que el mundo político tiene miedo a levantar banderas impopulares, algo que se ve en el Congreso, cuando cada vez se escucha más “el proyecto es malo, pero no me puedo oponer, porque me va a salir muy caro electoralmente”. Eso es degradar la política.

- En ese sentido, a Ud. le ha tocado levantar “banderas impopulares”: el voto en contra para la elección de intendentes, la abstención que permitió la aprobación de la glosa de educación superior que ampliaba la gratuidad a planteles privados, etc. ¿Estas decisiones le han traído consecuencias?
- He asumido costos importantes, como fue con la agenda corta anti delincuencia; con la votación en el tema de los intendentes, que creo que está mal planteado el proyecto; o con mi abstención en la glosa de educación, que permitió, por ejemplo, que el beneficio se extendiera a universidades como la UdeC. Pero yo prefiero pagar costos electorales y bajar en las encuestas, y tener la tranquilidad de ser una persona coherente, que vota por lo que cree, le hace bien al país.
 

- En el caso de la glosa de educación superior, ¿Hubo además un tema regional?
- Sí. El Estado debe fortalecer las universidades públicas, pero este apoyo no puede significar que al discutir la ayuda social a los alumnos, se discrimine por institución. Creo que las universidades no son públicas solo porque su naturaleza jurídica así lo establece, sino también por su aporte a la sociedad, como es el caso de la UdeC y su aporte a la Región del Bío Bío.
 

- ¿Se está delineando ya la futura contienda parlamentaria en la zona?
- Estoy más preocupado de volver a los contenidos y del futuro de las coaliciones. No es casualidad que actualmente tengamos trece partidos y otros dieciocho en formación. Estamos viviendo un reordenamiento en la política, y más temprano que tarde, tendremos movimientos al interior de las coaliciones. No sé si la Nueva Mayoría y Chile Vamos van a perdurar en el tiempo, porque para que las coaliciones sean exitosas, deben garantizar coherencia y gobernabilidad, y en el último tiempo, las diferencias internas no han generado gobernabilidad, y ése es un problema que es percibido por la ciudadanía. Se está imponiendo la idea de mantener una alianza para conservar el poder, y no se puede gobernar solo con popularidad.

Su opinión sobre....

Región de Ñuble:  Vamos que se puede. Estamos en tierra derecha, gran parte de la pega ya está hecha.Gobernación de Ñuble: la provincia  merece más respeto de parte del Gobierno. Con todo lo que se ha hecho, no se merece estar un mes sin gobernador titular, creo que fue un error tremendo haber cedido ante la presión del MAS.
Ricardo Lagos: Hoy día, la mejor opción. Porque tiene una visión de país, la política no puede quedar reducida a la popularidad, implica elegir líderes que tengan visión de futuro.
Alejandro Guillier: Alta popularidad. Para mí es un misterio personal qué opina, o si es que tiene alguna visión.
José Miguel Insulza: Una persona con muchas capacidades, también con una visión y que me pone en una situación complicada, porque tenemos una amistad.
Rosauro Martínez: Impresentable que siga recibiendo las asignaciones.

Comentarios