Ex gobernadora Lorena Vera: “Mi camino no va con el MAS hoy día”

Por: Isabel Charlin 08:00 PM 2016-12-10

Relajada, la ex gobernadora de Ñuble, Lorena Vera, repasa los dos años y nueve meses que estuvo en el cargo, y cuando habla de la provincia, ocupa la palabra región. “No lo puedo evitar, quedé muy comprometida con el tema”, reconoce.


Con la tranquilidad y certera dosis de reflexión que da el mes transcurrido desde que tuvo que dejar el Gobierno, a raíz de presiones internas de su propio partido, el MAS, y de los demás integrantes de la Nueva Mayoría, dado el alejamiento de su referente, el senador Alejandro Navarro, del oficialismo; la educadora diferencial realizó un balance positivo de lo que significó incursionar en política activa; de lo difícil que es ser mujer y representante de un partido pequeño al interior del bloque, y de los desafíos que tiene la futura Región de Ñuble, lo más importante, a su juicio, a la hora de proyectar a su sucesor (a).


“Solo rescato lo positivo. Aprendí mucho, mi objetivo era aportar, y creo que lo hice, porque la política no debe ocuparse para tener un cargo, para un fin personal. El objetivo debe ser siempre buscar el bienestar de todos. Sé que lo que hice, desde un solo cargo, es un tanto restringido, pero a mí me interesaba que le fuera bien al Gobierno, a la gente, y en ese sentido, hice todo lo posible para que así ocurriera”, sostuvo.

- ¿Fue difícil acostumbrarse a otro tipo de política, más partidista, en la que hay “cuoteo” y dependencia de las colectividades?
- Al principio fue difícil, porque hay que entrar en una lógica bastante particular. Si bien los partidos son importantes y no se debe cerrar la puerta  para que participen activamente, sí se debe buscar una forma de interactuar que sea positiva y no encerrarse en el “cuoteo”, porque el objetivo final es otro. Finalmente pudimos participar y logramos trabajar con los partidos, sentí el apoyo de mucha gente, y si bien las zancadillas y las miradas de poder están instaladas, logramos salir adelante.

- ¿Ser mujer en este tipo de política es aún más difícil?
- Sí. Porque tenemos roles distintos en la sociedad, y la política es liderada principalmente por hombres. Nosotras debemos ser capaces de ponernos en su lugar para ver cómo funcionan y cómo hacen la política; ojalá ellos usaran esa misma mirada empática para funcionar en este ámbito. De ahí que es muy importante la ley de cuotas, que pretende equilibrar la participación de la mujer en política no porque sí, sino porque en esta sociedad vivimos hombres y mujeres y debemos convivir.

- Su partido, el MAS, sufrió un proceso interno que llevó a una importante facción a abandonar el Gobierno. ¿Qué pasó?
- Creo que son diferencias que se dan al interior de los partidos. Estos son instrumentos que permiten trabajar por un objetivo común, y en ese sentido, al interior del MAS existen diversas posiciones que no pudieron llegar a acuerdo. De ahí la división, que se dio más bien por la lógica del funcionamiento interno. No logramos tener la misma conversación al interior del partido, y tanto para quienes abandonaron, como para quienes se quedaron, el objetivo era apoyar a la Presidenta y al programa. Las diferencias estuvieron en orden a las formas y a lo que venía a futuro.

- ¿Se arrepiente de no haber renunciado en el momento que lo hicieron el senador Alejandro Navarro y el ex core, Cristian Quiroz? Teniendo en cuenta lo que ocurrió después...
- A mí no me complica hoy,  ni siento que los términos de mi salida  hayan sido negativos para mí. Yo quería aportar y seguir trabajando, y cuando uno se embarca en algo como esto, lo hace a la vez con muchos proyectos, como es la Región de Ñuble, la productividad, seguridad pública. Abandonar eso no me parecía correcto, y cuando uno asume un compromiso, se debe cumplir hasta el final. Además, nunca tuve diferencias con la Presidenta o con el programa de Gobierno. No sentí que las razones que tuviera el senador Navarro fueran suficientes para que yo abandonara el Gobierno y el compromiso asumido.

- ¿Tiene alguna autocrítica respecto de cómo lideró políticamente al equipo de la Gobernación? Porque gran parte de las críticas, previo a su salida, apuntaron a que personeros de su núcleo trabajaron para candidatos que no eran del bloque en las pasadas municipales...
- Yo me siento tranquila con las decisiones que tomé, porque creo que el trabajo en la Gobernación no se circunscribe a eso. Es mucho más amplio, y requiere de una visión distinta, más global, y en ese sentido, creo que trabajé sobre la base de la visión más amplia. Sin duda, necesitamos gente que se ordene, pero siento que ésa es una excusa, el trabajo de Gobierno se estaba haciendo bien, y de eso he podido percatarme a través de la ciudadanía. Cuando recibo mensajes, cuando la gente me detiene y me saluda, puedo percatarme que su visión no se basa en la política chica, sino en el trabajo que vio y pudo percibir.

Relación con el MAS
- ¿Qué pesó más a la ahora de provocar su salida? ¿Las críticas de algunos partidos tradicionales de la Nueva Mayoría, o la situación interna del MAS, que la veía a Ud. como muy cercana al senador Navarro?
- Todo influyó. No creo que haya sido porque un solo sector lo pidió, o porque una sola persona lo solicitó. Creo que lo más preocupante es la situación que se da al día de hoy. Es importante que la Región de Ñuble siga siendo prioridad para el Gobierno, que se trabaje en torno a ello, y que la gente no sienta que hoy están abandonados ése y otros temas.

- Que a un mes de su salida no haya aún un gobernador (a) titular, ¿Demuestra que su remoción respondió más a la “política chica” que a problemas en su gestión?
- Sí, creo que demuestra eso, que respondió a una mirada más individual. Insisto, a mí me interesa que no se olvide que Ñuble es una provincia que aporta, que quiere crecer y que requiere que el trabajo de Gobierno esté al tanto y sea capaz de coordinar lo público y lo privado para que eso ocurra. Espero que luego se reanude el ciclo correspondiente para que el gobierno provincial pueda avanzar, están recién asumiendo los nuevos gobiernos comunales, y creo que es vital esa coordinación. Y creo que más que nombrar luego a la nueva autoridad, se trata de darle la posibilidad a los que ahora están, de seguir avanzando. Pero ésas son decisiones internas.


- ¿Cuál es su actual domicilio político? ¿En el MAS? ¿En el nuevo referente del senador Navarro? ¿En otra colectividad?
- Hoy estoy pensando qué hacer. No he decidido nada aún, si voy a seguir en la política activa, o voy a retomar mi profesión. Las dos cosas me resultan muy atractivas.


- ¿Pero va a refichar por el MAS?
- Mi camino no va con el MAS hoy día. Todas las posturas incidieron en mi salida, y eso da muestras que el MAS tampoco me quiere cerca de ellos. A la fuerza no es cariño.


- ¿Es PAIS una alternativa?
- Puede ser. Por ahora, he recepcionado el afecto de manera positiva. No estoy cerrada a analizar distintas posturas, quiero tomármelo con calma. Mucha gente me ha dicho que no puedo perder mi capital político, y que tengo que postularme al Congreso o al CORE, pero yo pienso que uno puede aportar desde distintos ámbitos. No descarto volver a la educación diferencial, ni tampoco una candidatura. Reitero, hay que tomárselo con calma.

Comentarios