15 toneladas de residuos han sido recicladas este año en Chillán

Por: Jorge Chávez 10:30 AM 2016-12-10

El reciclaje de residuos en Chillán, si bien ha dado pasos fundamentales, no es un tema que esté consolidado. A pesar de que este año se tratará el doble de la cantidad desechos que durante el año 2015, sigue siendo un desafío segregar aquellos elementos que pueden ser reutilizados y ser transformados en materia prima o darles un nuevo uso en vez de ir a parar al relleno sanitario.


Según datos del municipio expuestos en Transparencia, la entidad edilicia ha logrado en lo que va de este año recuperar casi 15 toneladas de productos, donde gracias a la existencia de una política ambiental pueden retornar a la cadena productiva e incluso generar fondos para las arcas locales.
El jefe del Departamento de Aseo y Ornato, Víctor Fernández, planteó que lentamente comienzan a generar resultados las acciones de sensibilización que tienen como finalidad recuperar materiales como papeles, cartones, vidrios y latas, entre otros, que forman parte de la basura que la población genera diariamente.


Lo interesante, expone, es que existen elementos que están siendo separados en origen y que llegan al Punto Verde municipal a través de diversas acciones concretas ya institucionalizadas y que consideran el apoyo de juntas de vecinos, centros de salud, escuelas y otras entidades locales, además de la propia población.


Las actividades que desarrolla Aseo y Ornato fueron definidas el año 2012 a través del Plan Maestro de Residuos, con el cual se logró entre otros hechos caracterizar el tipo de residuo. 


A partir de ese estudio se pudo constatar que en la ciudad el 68,4% de los residuos que generan los hogares es de origen orgánico y el 38,7% restante tiene otro origen como metal, goma, plásticos, papel, cartón o textil.


A partir del plan municipal se ha podido comenzar una campaña de sensibilización comunitaria para reciclar, emplear lo que se llaman las “tres r”, reducir, reutilizar y reciclar. 


En este esquema cumple un rol fundamental el punto verde municipal ubicado en Cocharcas con Brasil, donde las personas llevan los productos para ser reciclados. 


En la actualidad existe un modelo de separación de plásticos, botellas de bebidas, envases de tetrapack, papeles y cartones y latas de aluminio que está operando bastante bien y que promete mejores resultados en los próximos años.


Justamente los últimos informes municipales permiten apreciar que durante este año se ha producido un incremento sustancial en la cantidad de objetos que son retirados desde la basura domiciliaria y que son transferidos a empresas de reciclaje.


Desde esta perspectiva, explica Víctor Fernández, solo este año han sido recuperados por ejemplo 56.595 unidades de botellas de plástico, lo que conforma un peso de 2.547 kilogramos.


Se suman a ellas alrededor de 15.402 unidades de latas (aluminio) que hacen 231 kilos, o papel blanco con 1.817 kilos, productos que son vendidos a empresas que trabajan en el reciclaje.


Fernández agrega que el Punto Verde ha ido incrementando su actividad a través de los años, de tal manera que el año pasado la cantidad total de material reciclado llegó a la mitad de lo que va en este.


Para el año 2017, en tanto, la proyección indica que debiera haber un aumento sustancial,  considerando que ha sido posible generar instancia de apoyo con la comunidad a través de centros de salud, escuelas y entidades privadas comprometidas con la protección del medio ambiente.


Adicionalmente, la municipalidad pretende adquirir maquinaria especializada para reducir elementos o darles un tratamiento previo antes de venderlos a firmas locales o nacionales que se dedican al reciclaje.


Junto con ello y previendo que la actividad se incrementará, está en proceso de análisis si el actual Punto Verde es suficiente para satisfacer las necesidades locales o si debe ser ampliado o adquirir un terreno más apto para el punto de acopio y centro de transferencia.

ORDENANZA
Para el año 2017 además la municipalidad pretende sancionar una ordenanza local, cuyo fin es regular el transporte de residuos y desechos que generan las empresa y entidades estatales en la ciudad.
Esto surge como respuesta a la Ley 20.879 de noviembre de 2015 que norma las condiciones en que se trasladan basuras con la finalidad de evitar la formación de microbasurales.


En Chillán, se estima que muchas empresas constructoras tienen deudas en este sentido y los residuos que generan algunas de ellas se acumulan en sitios que no están habilitados,  creando pasivos ambientales


En el futuro se supone que todo transporte de basura o resto de demoliciones u otro tipo de elementos tendrá que estar regulado, de tal manera que exista un registro del origen, el periplo y el destino final de aquellos en la municipalidad. Obviamente que la normativa considera medios de fiscalización y además sanciones pecuniarias a quienes no den cumplimiento.


Con las acciones en desarrollo, más las que serán implementadas el 2017, y el apoyo de la ordenanza, el reciclaje tendrá que ser una práctica que permita reducir los desechos que van al relleno sanitario.


En el caso de los productos orgánicos, se han dado algunos pasos aun menores para enseñar en algunos sectores de la población técnicas de compostaje que reducen la materia orgánica destinada al vertedero y generar con ella tierra vegetal.

Comentarios