El Viejito Pascuero que llena de alegría a los niños de Chillán

Por: Susana Núñez Fotografía: Mauricio Ulloa 05:40 PM 2016-12-08

Goza de una popularidad indiscutible. Su presencia imponente y su fama de generoso concentra toda la emoción y ansiedad de los niños cada Navidad.

En nuestra ciudad el “Viejito Pascuero” ya ha comenzado a trabajar de manera intensa para cumplir los deseos, ya que no son pocos los pequeños que a diario les han dejado sus cartas y han aprovechado la oportunidad de sacarse fotografías con él en el Mall Arauco Chillán.

Desde hace 6 años durante diciembre, Nelson Jorge Arias Landa, de 57 años, es quien luce el traje rojo sobre el trineo y se roba todas las miradas en el centro comercial. Es que su figura robusta, sonrisa bonachona y su llamativa barba blanca no pasa desapercibida entre los chillanejos.

Gracias a su aspecto físico fue que un día en la calle le ofrecieron la posibilidad de representar al noble personaje, y sin dudarlo la acepto de inmediato.

“Siempre me dijeron que estaba pintado para viejito pascuero. Sin buscar se dio la oportunidad, iba caminando en la calle cuando me ofrecieron la posibilidad de trabajar, ya que el anterior viejito estaba enfermo y lo habían operado”, comentó Nelson.

Para este chillanejo pensionado, quien estudió en el Liceo Narciso Tondreau y más tarde se título de técnico en administración, la opción de personificar a Papá Noel fue la salida a un momento crítico de su vida, una especie de terapia que le permitió volver a sonreír y confiar en sus capacidades.

“Me sirvió mucho, porque estaba con una depresión, me permitió controlar mi enfermedad, porque trabajar con los niños es entretenido, te mantiene ocupado y atento a sus intereses y preocupaciones. Los niños traen sus cartas, las leo y me sacó fotografías con ellos”.

Este año el “Viejito Pascuero” comenzó a trabajar desde el 23 de noviembre y su labor se extenderá hasta el 24 de diciembre, desde las 11.00 hasta las 21.00 horas. Si bien aún faltan 17 días para la pascua, comenta que las jornadas han sido de arduo trabajo, ya que cada niño merece una atención especial.

“En un día puedo recibir hasta 60 niños, el año pasado 160 me visitaron. Terminó agotado, pero es divertido, porque a veces salen “tallas” graciosas sobre todo de los adolescentes . Una vez un niño de dijo: “Viejito, yo soy más grande, tengo 15 años a si que para esta navidad quiero una muñeca inflable, le respondí : “no seas irrespetuoso”. Sin embargo, en el fondo me dio mucha risa”.

El tiempo previo a la navidad también es aprovechado para hacer "pitutos", pues su agenda para el día 24 de diciembre ya está completa.

"Tengo varios compromisos en casas particulares para ese día, desde las 20.00 hasta las 23.30 horas.  El año pasado hubo más visitas,  cada media hora en una casa, pero fue muy agotador. Así que prefiero ganar menos, pero estar más tranquilo"

Pero la fama para Nelson no se apaga cuando cuelga el disfraz y guarda las botas negras, ya que a diario responde los saludos de los chillanejos que lo reconocen en la ciudad. “Me ubican en la calle hasta sin la barba y el traje. Lo único que me molesta cuando los papás más jóvenes le dicen a sus hijos: “Ahí va el viejito pascuero”, me carga eso, porque le roban la ilusión y la inocencia a los niños”.

Cuando termina la navidad, pasa la mayor del tiempo concentrado en sus ventas, un rubro que le permite mantenerse el resto del año junto con su pensión, actividad que realiza desde su casa ubicada en villa Doña Francisca, un sector donde dice vivir feliz, pero donde la alta congestión vehicular e es uno de los aspectos negativos que critica de Chillán.

“Lo único que no me gusta de mi ciudad es el tránsito, aquí se forman unos tacos tremendos. Los entendidos en el tema no planificaron alguna ruta alternativa, como no pensar en alternativas camino a Pinto para ayudar a descongestionar en horas peak. Además los hoyos en los caminos son molestos”

Comentarios