Estudio revela que isapres gastan más de lo que reciben en Chillán

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 2016-12-08

Un estudio de la consultora en salud Altura Management reveló que en Chillán, Concepción y Temuco las isapres no logran cubrir los gastos de sus carteras, es decir, estos serían superiores a los ingresos.


Según explicó la gerente general de Altura, Verónica Beaumont, son múltiples las variables que están incidiendo en los altos costos, pero destacó principalmente dos: el aumento de la judicialización de reclamos de afiliados por aumento del valor de los planes y el alza explosiva en las licencias médicas.

Judicialización
La experta comentó que el aumento en los recursos de protección presentados por los afiliados por el alza de las primas de los planes de salud tiene su explicación en el incentivo económico que estas acciones representan para los abogados, “considerando que un 98% de los recursos de protección son fallados en favor de los afiliados y en contra de las isapres”, puesto que en los mandatos que hacen los afiliados a los abogados se establece que estos últimos percibirán el monto de las costas como honorarios.


“Dado que cada Corte de Apelaciones determina las costas a pagar por cada juicio, se observan montos disímiles en distintas zonas del país, y es precisamente en Chillán, Concepción y Temuco donde se fijan las cifras más altas”, comentó.


Beaumont recordó que en Santiago las costas a pagar se ubican actualmente en torno a los $120 mil por juicio, pero precisó que dicha cifra antes era superior, sin embargo, la Corte de Santiago consideró que ahora es mucho más económico gestionar la presentación de un recurso, incluso, de manera electrónica, razón por la cual se redujo el monto. En el caso de Chillán, sin embargo, la cifra llega a $330 mil por juicio, al igual que en Concepción, precisa el estudio.


Según el documento, que calculó cuántos usuarios pueden recurrir a la justicia sin que esto impacte los resultados de las isapres, en Concepción y Chillán esa cifra corresponde a 6,6% del total de afiliados, pero en ellas ha judicializado sus casos el 13,8% de los afiliados. 


“En este modelo, que representa el peor escenario actual, Concepción, Chillán y Temuco son locaciones bajo la línea de flotación”, afirma el documento.
Según información proporcionada por la Corte de Apelaciones de Chillán, durante el año 2015 los recursos en contra de las alzas en planes de las isapres se elevaron en un 383% en comparación con el año anterior, lo que confirma el incremento, a partir de un incentivo perverso, según Beaumont, que hace atractivo para los abogados judicializar este tema.


Similar planteamiento hizo el presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, quien sostuvo que las costas sobre los $330.000 por juicio “generan un incentivo artificial a la industria de la judicialización, estimulando a los abogados en la captura de clientes para demandar a las isapres”. En ese sentido, el dirigente gremial planteó que sería interesante saber cuántos recursos se presentarían si no existiesen costas tan altas que estimularan “esta improductiva industria de la judicialización”.


Además, el problema se agudiza cuando la cartera es pequeña (número de afiliados) o la cotización promedio es baja, como es el caso de Chillán, en que sueldo líquido promedio es de $470 mil, según la Encuesta suplementaria de ingresos 2015 del INE.
Según cifras de la Superintendencia de Salud, a diciembre de 2015 el sistema de isapres contaba con 15 mil 212 cotizantes en la comuna de Chillán, lo que representa cerca del 15% del total de trabajadores que registra cotizaciones de salud.

Licencias médicas
Otro de los factores mencionados en el estudio es la siniestralidad, es decir, el uso efectivo de las coberturas contratadas.


Según el estudio, a septiembre de este año, ese indicador llegó a 88% de los ingresos por cotizaciones a nivel nacional, y si a esa cifra se suman los gastos, que bordean el 11,6% de los ingresos, queda un margen muy acotado de ganancias.


En el caso de Chillán, Concepción y Temuco, la siniestralidad exhibe tasas más altas, particularmente por concepto del subsidio de incapacidad laboral o licencias médicas.


Beaumont indicó que desde Consalud existe la misma percepción y confirman los altos costos en las ciudades mencionadas, estimando que la tasa de licencias médicas es superior en un 50% al promedio nacional, lo que ya es un tema preocupante, considerando que a nivel nacional, en los últimos años el gasto en  licencias médicas ha experimentado un constante incremento, triplicándose dicho gasto entre el 2005 y el 2015 a una tasa de un 10,5% anual, de acuerdo a un estudio realizado también por Altura Management en julio de este año.


Según Caviedes, el tema es sumamente complejo y debiera ser de preocupación permanente no solo de las isapres, sino que del Estado que igualmente pierde recursos. Agregó que “del 7% que cada trabajador cancela por salud, 1,7 puntos se destinan al pago de licencias”. “Para nosotros, como Asociación de Isapres, se trata de un problema serio, pues tiene efectos sobre la productividad y además, sobre los gastos que las personas pagan por sus planes”, declaró. De hecho, el aumento en el gasto por estos subsidios ha sido un factor importante en las alzas de las primas de los planes.

Comentarios