Piden priorizar financiamiento de estudios para embalse en río Chillán

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 09:55 AM 2016-12-07

Como un paso clave fue calificada por el presidente de la Junta de Vigilancia del río Chillán, Héctor Jaque, la renuncia a los derechos de agua que tenía Endesa en la cuenca, específicamente en la zona de inundación del futuro embalse Chillán, “ya que esto allana el camino para la concreción de este anhelado proyecto de riego, por lo que ahora le solicitamos al Consejo de Ministros de la Comisión Nacional de Riego (CNR) que priorice el financiamiento de los estudios que aún están pendientes, que la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) realice un estudio de factibilidad, de manera de seguir avanzando”.


Como se recordará, luego de conocerse los positivos resultados del estudio de prefactibilidad del proyecto embalse Chillán (ex La Esperanza, en el sector Los Pellines, en Pinto), que la CNR concluyó en marzo de 2015, de inmediato surgió la preocupación por la interferencia que se produciría con los derechos de agua no consuntivos (se utiliza el agua para generación y se restituye al cauce) que tenían cinco particulares, entre ellos, Endesa.


Sin embargo, el pasado 30 de agosto, Endesa anunció que devolverá al Estado estos derechos (por 49,16 metros cúbicos por segundo). De hecho, ese mismo mes ingresó la renuncia al Conservador de Bienes Raíces de Chillán, según confirmó Jaque.


Consultado respecto de los otros derechos de particulares en la zona, el dirigente planteó que uno de los escenarios posibles es que el Estado expropie estos derechos. “La verdad es que esos derechos fueron solicitados para especular, porque ha pasado harto tiempo y no se ha construido ninguna central hidroeléctrica”, comentó el líder de los regantes del río Chillán.


En este nuevo escenario, Jaque le solicitó también a la DOH que reserve estos derechos vacantes, “de manera de asegurarse que estos derechos no serán otorgados a terceros, y puedan ser utilizados efectivamente para el embalse”. Por lo pronto, y en esa misma línea, la Junta de Vigilancia del río Chillán solicitó el pasado 1 de diciembre a la Dirección General de Aguas (DGA) que se les otorguen derechos de agua en 11 puntos del cauce.
 

Priorización
Precisamente ayer se reunió el Consejo de Ministros de la CNR, integrado por los titulares de Agricultura – quien lo preside-, Economía, Hacienda, Obras Públicas y Desarrollo Social.


El día anterior, Jaque envió misivas en las que solicita a sus miembros que “se incluya un estudio de factibilidad por parte de la DOH el año 2017”, en la priorización de las inversiones de riego para el próximo año.


“Que se ingrese esta necesidad al Consejo de Ministros. Que se generen estudios y programas especiales respecto de un posible catastro de derechos existentes y se priorice por medio de inversión público-privada o un sistema de concesiones la construcción de este embalse”, detalla la carta.


Jaque explicó que si bien el estudio de prefactibilidad arrojó números positivos, hay una serie de otros estudios que se deben materializar, como el estudio de factibilidad, y luego el diseño, la ingeniería, el estudio de impacto ambiental, entre otros.


Rentabilidad social
“La evaluación económica del proyecto y el indicador VAN privado ha resultado con valores negativos, lo que revela que el proyecto, desde el punto de vista privado, no resulta viable”, manifestó el dirigente, sin embargo, agregó que “desde el punto de vista social, el proyecto se sustenta debido a la existencia de cientos de pequeños agricultores que por su situación no tienen acceso al desarrollo agrícola”.


Jaque recordó que “actualmente somos más de dos mil regantes en cuatro comunas de la Provincia de Ñuble (...) Lo anterior significa un universo de 8 mil personas que viven de la agricultura, abarcando una superficie de riego de 15 mil hectáreas aproximadamente, y de existir un embalse en la zona podríamos aumentar a 25 mil hectáreas”.


Se lamentó de que “nuestra realidad llega al extremo que cada año, en época estival, el cauce natural del río Chillán ha debido declararse ‘en escasez’, condición que enfrenta actualmente la agricultura y por ende, una menor producción”.

El proyecto
El futuro embalse se construirá en el río Chillán, específicamente en el sector Los Pellines, 76 kilómetros al sureste de Chillán, y el muro de la presa, que tendrá una altura de 140 metros, inundará una superficie aproximada de 420 hectáreas, considerando un tamaño óptimo del embalse de 210 millones de metros cúbicos de capacidad de almacenamiento.


Se trata de una iniciativa que según el estudio de prefactibilidad, representará una inversión total de 319 millones de dólares, incluyendo las expropiaciones y la red de canales.

Comentarios