Nuevo gobierno comunal asume con sello de concretar “grandes obras”

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 07:45 PM 2016-12-06

Las grandes obras serán el sello de la nueva administración comunal, que hoy a las 11.00 horas se asentó oficialmente en el edificio de calle 18 de Septiembre en una sobria ceremonia de asunción de alcalde y concejales, donde hubo saludos y vítores para las autoridades, aunque también pifias para quienes se atrevieron a jurar o prometer con la mano izquierda.


El lugar elegido para la actividad de entronización de las nuevas autoridades comunales para el período 2017-2020 fue el flamante Teatro Municipal, hasta donde llegaron dirigentes vecinales, personeros políticos, familiares de los ediles e incluso el diputado desaforado y único parlamentario presente, Rosauro Martínez, quien cree firmemente en la posibilidad de continuar su carrera en el Congreso.


Se reunieron personeros y habitantes de todos los sectores representativos de la ciudad, para asistir a la primera y simbólica sesión del gobierno comunal chillanejo que para las próximas semanas tiene desafíos importantes, partiendo por la aprobación del Presupuesto 2017 y la licitación del Plan de Desarrollo Comunal (Pladeco), cuyo anterior y postergado proceso fue anulado a última hora por fallas de la empresa que iba a hacerse cargo del proyecto.


Si hay algo que caracterizará a la nueva administración, según deslizo el alcalde Sergio Zarzar que asumió su tercer periodo, es el desarrollo de grandes obras. También un fantasma más político asoma como clave en estos cuatro años:  la eventual pugna por protagonismo de quienes asoman como candidatos a ser el próximo alcalde de Chillán, como Patricio Huepe (DC), Camilo Benavente (PPD) y Nadia Kaik (RN).


En el caso de los desafíos en materia de inversión, el alcalde destacó las grandes deudas que tiene la ciudad en materia desarrollo de calles y avenidas, mejoramiento de aceras, ciclovías y otros temas que aparecen en la primera fila de las necesidades comunitarias.


La autoridad que dirigirá los destinos de la ciudad por cuatro años más, sumando al término 12 años, llamó a los concejales de la ciudad que lo acompañarán a actuar “sin mezquindades y teniendo como objetivo el desarrollo y prosperidad local”.


En el horizonte cercano la ciudad tiene el desafío de avanzar en el desarrollo de ciclovías ya aprobadas, el mejoramiento del cruce de Paul Harris y Vicente Méndez, a lo que se suman las grandes iniciativas integradas al Plan Maestro de Transportes que ejecuta el ministerio del ramo, o la construcción del futuro hospital por parte del Ministerio de Salud.


Concejo Municipal
La concejala Nadia Kaik destacó tras la asunción que su preocupación no será mantener la primera mayoría alcanzada en la elección del 23 de octubre, sino que “apoyar al alcalde en la generación y aprobación de buenas iniciativas que mejoren la calidad de vida de los chillanejos y chillanejas”.


Reconoció que la votación obtenida, si es bien administrada,  la puede dejar en buena posición  para ser la sucesora del actual jefe comunal. “Por ahora me dedico a mis actividades como concejala de la ciudad, que es para lo que me eligieron mis coterráneos, pero cada día tiene su afán y será mi partido el que defina lo que haré en el futuro”, expresó. 


Kaik tiene claro que esos cuatro años verán surgir una serie de proyectos e iniciativas de inversión claves para el futuro de la ciudad,  considerando el rol que asumirá Chillán como capital de la futura región, y en ese sentido el Gobierno, independiente de en que manos esté, inyectará fondos en Ñuble.


Otro potencial candidato a alcalde es Camilo Benavente, quien no se anda con rodeos y manifestó que su apuesta como concejal será hacer una buena labor para que en cuatro años más pueda estar en condiciones de postular a la alcaldía.


“Como persona uno se plantea objetivos en la vida y como político uno tiene que proponerse metas cada vez más elevadas. En ese sentido la apuesta por la alcaldía es algo que tenemos que manejar con criterio”, sostuvo el edil del PPD.


En tanto Patricio Huepe, quien hace sus primeras armas como concejal en su retorno a la actividad política, es sondeado por cercanos como un eventual aspirante a alcalde de Chillán, pero por ahora el edil planteó que lo que pretende “es adquirir experiencia y aportar a la ciudad”.


Prioridades de la ciudadanía
Desde la sociedad civil el presidente de la Cámara de Comercio de Chillán,  Alejandro Lama, comentó  que espera que el nuevo gobierno local se preocupe de las grandes necesidades de Chillán en materia vial, y sobre todo pueda avanzar en el control del comercio callejero.


María Montesinos, dirigenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, aseguró que espera que las políticas y proyectos que propongan el municipio sean ejecutadas con el concurso de los vecinos,  quienes deben tener “voz y voto en las decisiones”.


El resto de los concejales, Brígida Hormazábal (PS), Joseph Careaga (UDI), Jorge Vaccaro (RN), Víctor Sepúlveda (PC) y Juan López Cruz (PR) apuestan en esta primera sesión de instalación por mejorar la fiscalización y ser un aporte para el debate de los grandes desafíos que le esperan a la ciudad en los próximos años como capital de la Región de Ñuble.

Comentarios