Ñublense-Curicó: el morbo que condimenta un clásico con historia

Por: Rodrigo Oses Fotografía: La Discusión 2016-12-05

“Este es un clásico, un partido importante y vamos a trabajar para estar a la altura y tratar de darle una alegría a nuestra gente”, reflexiona el técnico de Ñublense, Pablo Abraham, palpitando el duelo con Curicó Unido del próximo sábado a las 18.30 horas en el estadio Nelson Oyarzún, un clásico  condimentado por un morbo que surge de diversos capítulos.


¿El primero de ellos? La recordada abrupta salida del propio Pablo Abraham de la banca técnica curicana el año 2013, para venirse a la tienda del archirrival, Ñublense, que en ese entonces estaba en Primera División.


“Nosotros como directorio tenemos una tremenda molestia con él y su cuerpo técnico. Más que un proyecto deportivo, vemos que hay un interés económico para su partida”, declaraba el 27 de agosto del año 2013 Luis Silva, otrora presidente de Curicó Unido, tras enterarse que Abraham, hasta ese día entrenador de los curicanos a los que llevó a la final de la Primera  B ese primer semestre, renunciaba para irse a Chillán. 


El técnico argentino pasó entonces de ídolo a persona “non grata”  para los torteros, que no podían creer que los dejara para dirigir en Primera  al “enemigo” deportivo desde 2004, cuando Ñublense le ganó el título de Tercera División a los curicanos. 


Este sábado en Chillán nuevamente el técnico del Rojo chocará con su ex club, en un duelo que encuentra a los curicanos como líderes invictos del torneo con 31 puntos y a Ñublense sumido en el undécimo lugar con 15 unidades.


No será el único condimento
 En el último duelo que disputaron “torteros” y chillanejos en La Granja por el Torneo de la Primera B 2015, los de la Séptima Región golearon por 6-0 a Ñublense. 


“Da vergüenza perder así”, confesó el otrora DT Fernando Díaz. Y quien también lo pasó mal fue el zaguero argentino, Emiliano Pedreira, expulsado y luego detenido tras romper de una patada la puerta del camarín. 


El “Avioncito” tendrá su propia revancha en Chillán ante Curicó Unido y sobre todo en la marca del veloz puntero argentino Ávalos. 


A Rubén Espinoza, gerente deportivo de Ñublense, no lo trataron bien en Curicó.  Incluso, en medio de la “boleta”, se enfrascó en un áspero diálogo con un curicano que lo quiso sacar de un sector de la tribuna oficial.  “¿Sabes quién soy yo?,  le preguntó Espinoza al furibundo curicano. 


Tras el choque con Valdivia, el ex campeón de Copa Libertadores con Colo Colo 91 no quiso levantar polvo antes del sábado.


“Es un partido importante, lo que pasó en La Granja ya pasó, ahora nosotros solo queremos sumar para seguir avanzando”, sentenció.


Como si fuera poco, Luis Marcoleta, DT de los de la franja, fue quien ascendió a Ñublense el año 2004 de Tercera al profesionalismo, venciendo precisamente al cuadro que hoy dirige y es candidato al ascenso.


“NOS JUGAREMOS LA VIDA”
A pesar de los episodios que salpican este clásico, y de la superioridad que marca Curicó Unido en el torneo, el portero de Ñublense, Sebastián Contreras, cree que pueden derribar al líder.


“Sabemos que es un clásico, que es un partido importante para la ciudad y vamos a dejar el alma en la cancha para ganar este partido. Los clásicos son distintos, independiente de que ellos sean líderes y que tengan jugadores experimentados, nosotros tenemos que dejar la vida y vamos a luchar para dejar los tres puntos. Sabemos que si ganamos podemos subir dos o tres puestos en la tabla. El grupo está fuerte y vamos a salir a jugar de igual a igual ante Curicó”, sentenció el portero que ya palpita el clásico.

Comentarios