Región de Ñuble: las razones de Montes y Quinteros para rechazarla

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 08:40 AM 2016-03-18

Parlamentarios socialistas están en contra de seguir creando regiones sin darles antes reales poderes y autonomía

El representante de Los Ríos fue más allá: adhiere a la tesis del ex Presidente Lagos en orden a generar macrozonas

“Estamos tomando decisiones sin una reflexión de fondo sobre descentralización y sistema político del país”, sostuvo el senador por Santiago Oriente, Carlos Montes (PS), quien hace unos días tampoco quiso votar por la elección directa de intendentes.

“Yo he estudiado el tema, y creo que todo esto hay que profundizarlo y requiere opciones de más largo plazo. Como Nueva Mayoría no lo hemos discutido, y una nueva Constitución abre la posibilidad de poder discutir sobre descentralización, sistema político, distribución de poder y distribución administrativa”, aseveró el legislador, quien cree que actualmente, gran parte de las regiones no son reales, sino administrativas. 

“Las regiones constituidas socialmente, con historia e integración, son pocas. Debemos repensar la manera de organizarnos, con autoridades electas en este esquema de regiones reales, con capacidades reales, y con sistemas de gestión apropiados. Pensemos: ¿qué han significado las seremis, este sistema de distribución de los ministerios a nivel local, este paralelismo de funciones, esta dificultad para articular? Para qué hablar sobre la articulación de las seremis con los servicios. Lo mismo ocurre con el modelo municipal. Junto con el cambio de la distribución administrativa y de poderes a lo largo del territorio, es importante pensar cómo se organiza el Estado a lo largo del país.  Se habla de las macrorregiones. ¿Qué tiene que ver agro ecológicamente el norte con el extremo sur?”, planteó.

Y agrega: “Si yo fuera habitante de Los Ángeles o Arauco, después que se cree la Región de Ñuble, obviamente voy a querer la Región de Los Ángeles o de Arauco. En varios otros lugares va a ocurrir lo mismo, y eso no va a resolver los problemas. Votar en contra de la Región de Ñuble, aunque sea minoría, me parece lo más responsable, y desde mi punto de vista, constituye una mirada a largo plazo”, sentenció.

Macro regiones
En tanto, el senador por Los Ríos, Rabindranath Quinteros, quien también se opuso a la iniciativa ñublensina, esgrimió que “el desarrollo del país solo será posible de alcanzar cuando sus regiones se desarrollen y se transformen en comunidades fuertes y autónomas. Sobre esa base, no puedo concordar con la idea de micro regionalizar el país. Por el contrario, Chile debería tender a una reorganización sustentada en macro regiones, capaces de conducir sus propios procesos de desarrollo, con la menor dependencia del centro”, aseveró.

Agregó que “las regiones más pequeñas y débiles contribuyen a la atomización del país, y hacen inevitable el fortalecimiento de la centralización, que se justificará una vez más en que las regiones no cuentan con la capacidad para autogobernarse”.

Al igual que Montes, Quinteros es de la idea de dejar el debate sobre una nueva administración político administrativa para la discusión sobre una nueva Constitución. 

A su juicio, la creación de dos nuevas regiones en 2007 respondió a  una lógica reinvindicatoria y aspiracional comprensible de sus comunidades, “sin embargo, éstas siguen tan atadas como antes al fuerte centralismo político y administrativo del país. Entiendo el interés de los habitantes de Ñuble por querer contar con una administración regional propia. Seguramente hay poderosas razones, y también se produce el fenómeno del centralismo en las capitales regionales. Pero mi posición frente a este proyecto no es caprichosa, ni contraria a sus intereses. Hay muchas otras zonas que aspiran a lo mismo, todas, muy posiblemente con intereses y argumentos válidos desde la perspectiva local. Pero: ¿es ése el modelo de desarrollo que queremos para el país? ¿Queremos terminar con un país organizado en pequeños territorios desarticulados? ¿Queremos volver a las antiguas 25 provincias? El tema requiere de una discusión más profunda y con visión de futuro. No deberíamos estar debatiendo cada cierto tiempo la creación de nuevas regiones, sino el modelo de administración territorial que necesitamos para el futuro”, advirtió el parlamentario. 

Comentarios