Raúl de la Mora:el pianista mexicano que continúa el legado de Arrau

Por: Karyn Pradenas Fotografía: Raúl de la Mora 11:00 AM 2016-12-04

Llegó a Chillán por segunda vez para presentarse en un concierto de piano en el Teatro Municipal en noviembre pasado.

Su primera visita, en tanto, fue para un hecho desafortunado en el año 1991, el funeral de quien fuera su mentor y maestro: Claudio Arrau León.

Se trata de Raúl de la Mora, pianista mexicano que conoció de cerca a Arrau, convirtiéndose en su discípulo gracias a una beca que le permitió aprender de la escuela del que considera fue el mejor pianista de la historia.

Actualmente, De la Mora sigue difundiendo el legado del músico chillanejo en México, traspasando a sus alumnos el amor y la sensibilidad que conoció gracias al maestro.

Estudios
De la Mora se inició en el camino del piano de la mano de su padre, el abogado Raúl de la Mora Vilchis. Posteriormente, ingresó a estudiar en el Conservatorio Nacional de Música de la Ciudad de México.

Al concluir sus estudios participó en Nueva York, en el concurso internacional convocado por la Fundación Claudio Arrau. Siendo el propio maestro el único jurado, Raúl de la Mora fue elegido como el ganador del encuentro.

-¿Qué significó recibir este premio?
-Esta beca que gané el año 1972 fue para mí un premio de Lotería que me gané. El poder estudiar con él por 8 años no consecutivos, porque él era una persona muy ocupada, fue un privilegio... El maestro me prestaba su piano para estudiar en su casa todos los días, entonces yo pasaba más tiempo en su casa que el propio maestro.

-¿Cómo describiría su relación con Claudio Arrau?
-El maestro era una persona muy cordial, amigable hacia todas las personas que estábamos cerca de él, entonces se desarrolló una bonita amistad, bastante afecto que siempre mantuve hasta el final de los años del maestro, siempre estábamos muy cercanos, aunque él tenía muchos viajes por conciertos, pero siempre estábamos al pendiente y comunicados.

-¿Cuál cree es el legado que dejó el pianista chillanejo?
-El maestro se caracterizó por proporcionar a su audiencia unas interpretaciones completamente profundas, o sea, no hay otro intérprete que se entregue de esa forma, y todas sus interpretaciones eran tan profundas al grado que no cualquiera puede entender al maestro Arrau, porque el maestro fue siempre bien serio en cuestión de su apreciación, por ejemplo, de los compositores, de los estilos. Esto, porque él ahondaba muchísimo en todo el concepto que quería transmitir el  compositor. Por ejemplo, el maestro siempre viajaba para conocer el lugar donde se inspiraban, no quedaba con solo tocar las notas y eso hace que no compita con nadie, porque era único. El mejor pianista de la historia.

-¿Cómo aplica lo aprendido con Arrau en sus alumnos?
-Por ser su discípulo por tantos años aprendí muy bien su escuela, la única escuela del mundo que tiene verdadera soltura y donde se usa todo el brazo desde el hombro y todo el peso natural del cuerpo hacia la punta de los dedos, entonces, esta escuela no existe en ninguna parte del mundo y no solo me limito a enseñar esto, porque también fomento el gusto y el amor por la forma de tocar del maestro, no solo queda mi enseñanza personal, también viene implícito todo el caudal que trae el maestro con sus interpretaciones y afortunadamente, varios videos que él nos legó, entonces, los alumnos pueden desarrollar mucho la sensibilidad, porque gran parte de la forma de tocar del maestro es la sensibilidad que él proyectaba en todas sus interpretaciones.

¿Cómo han sido estos días en nuestra ciudad?
-La primera vez que conocí la tierra del maestro fue para un hecho muy desafortunado, su funeral, algo muy triste y desgarrador. Ahora, en mi segunda visita a Chillán, he andado en toda la ciudad, porque me interesa mucho visitar el sitio donde nació el maestro, me he ido dos veces caminando al Cementerio Municipal y he disfrutado mucho esas caminatas, reflexionando y recordando al maestro.

¿Cómo fue su experiencia en el Teatro Municipal?
-Fue emotivo, este Teatro para mí es muy especial y realmente es un lujo que merece las máximas calificaciones, tanto desde la arquitectura, como del interior que tiene una acústica increíble.

Comentarios