90% de edificios públicos de Chillán tiene accesos para discapacitados

Por: Jorge Chávez Fotografía: Fernando Villa 11:05 PM 2016-12-02

Importantes avances en cuanto al mejoramiento de aspectos urbanos de la ciudad orientado para los discapacitados, pero aún con grandes deudas que saldar al respecto, es el diagnóstico que hacen las personas con capacidades diferentes sobre la realidad de Chillán.

Si bien destacan que en los últimos años las obras arquitectónicas ejecutadas en la comuna han incluido elementos que facilitan su movilidad, advierten que esta aún no termina de configurarse como una ciudad totalmente amigable con ellos.

Aceras, edificios y mejoras viales acordes a las necesidades del discapacitado están siendo considerados en los proyectos urbanos locales, aunque no con el ritmo que desean aquellos que presentan limitaciones motrices.

Avances y conflictos con las veredas
Una de las construcciones que más innovaciones incluyeron a favor de las personas con discapacidad es la remodelación de la Avenida Bernardo O’Higgins.

A lo largo de sus cuatro tramos, entre el peaje de Chillán Viejo y la Avenida Ecuador de Chillán, se incorporó el lenguaje braile en las veredas para que sirvan de guía a los no videntes y se niveló con la calzada en cada una de las esquinas, esto con el objetivo de que las sillas de rueda no tengan dificultades en su libre tránsito.

Asimismo, se instalaron semáforos sonoros que alertan a los carentes de visión de que puede cruzar la calle sin correr riesgos a su integridad física .

La moderna obra vial difiere de la situación que presentan actualmente las veredas dentro de las cuatro avenidas.

Pese a que en algunas intersecciones se rebajaron las soleras y se incluyó semáforos con sonido, el mal estado de las aceras es uno de los obstáculos más grandes que persisten.

“Hay muchas baldosas sueltas y hoyos por todas las calles. A veces con la silla de ruedas no se le puede hacerles  el quite y la única alternativa que tiene uno es caerse en él; hace mucho tiempo estamos viviendo esto y poco se ha mejorado la verdad”, comenta Gonzalo Jorquera, quien frecuentemente debe transitar por las principales calles del centro de Chillán.

“La ciudad no está preparada para la gente que tienen discapacidad. Mire a su alrededor los hoyos en las veredas y también a la gente que camina sin darse cuenta y pasa a llevar a los que van caminando con bastón”, comenta.

El municipio tiene claro el problema con las aceras y actualmente está preparando el proyecto denominado “Mejoramiento aceras ciudad de Chillán”, el cual se orienta a la reparación de 40 cuadras de veredas de las principales calles de la comuna, según información entregada por el gobierno local. 

La propuesta es reparar imperfecciones de todo el cuadrante que conforman las calles 18 de Septiembre, Arturo Prat, Sargento Aldea y la Avenida Libertad, sector particularmente sensible debido a la gran afluencia de transeúntes.

Edificios amigables
De los 11 edificios públicos existentes en el centro de la comuna, en nueve tienen implementados el acceso para personas con discapacidad.

La Casa Consistorial, el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) Ñuble, el Teatro Municipal y el local de la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (Compin), acondicionaron rampas para sillas de rueda.

A pesar de que en estas dependencias se está cumpliendo con las disposiciones legales referidas a entregar facilidades de acceso a los servicios, en el caso del Compin la intervención que se hizo no es la más adecuada.

“La rampa está muy inclinada y las personas que utilizan silla de rueda tradicional, esas que no tienen motor, no pueden subir solas. En mi caso intenté hacerlo, pero me quedé a medio camino”, afirmó Juan Pastén, quien si bien utiliza muletas para caminar, quiso experimentar la subida sin mayor éxito.

Cinco reparticiones que funcionan en los edificios públicos (Servicio de Impuestos Internos, Servicio de Salud Ñuble, Correos de Chile, Registro Civil y Corte de Apelaciones) responden a las necesidades de la gente con capacidades diferentes.

Solo el Departamento Provincial de Educación (Deproe) y la Gobernación Provincial de Ñuble carecen de un mecanismo especial para gente con dificultades para el desplazamiento.

En el caso del organismo que acoge la máxima autoridad ñublensina, la solución que desde hace años se viene planteando es la instalación de un ascensor.

El intento más cercano para concretar la idea se dio el 14 de octubre pasado, cuando el Ministerio de Obras Públicas (MOP) publicó las bases de licitación para adjudicar las obras de construcción; sin embargo, al no presentarse oferentes el proceso tuvo que ser declarado desierto.

Desde la oficina de Comunicaciones del MOP afirmaron que actualmente se encuentran cerrando el concurso público fallido y aclararon que en los próximos días iniciarán un segundo llamado.

Programa
En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad que se celebra hoy 3 de diciembre, la Mesa Provincial de la Discapacidad de Ñuble realizó la iniciativa “Ponte en mi lugar”. 

La actividad se desarrolló en las dependencias de la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez, (Compin) y consistió en que la comunidad utilizara silla de ruedas, bastones, o vendas para cubrir sus ojos, con el fin de ponerse en el lugar del otro y compartir su experiencia.

Según datos oficiales del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), al menos el 20% de los habitantes de la Región del Bío Bío vive con algún tipo de capacidad diferente, que pueden ser físicas o mentales, realidad parecida a la que existe en Chillán y la Provincia de Ñuble.

“Hacer las adaptaciones ha sido un trabajo paulatino que han tenido que ir cumpliendo los municipios, como rebajes de calles y la instalación de semáforos sonoros, pero obviamente hay que cuidar y mantener esas obras. Estamos apoyando e impulsando la estrategia de desarrollo de lugares exclusivos en las comunas, como se está trabajando en muchas de Ñuble”, indicó la directora regional del Senadis, Sandra Narváez.

Comentarios