Primer biodigestor de Maxagro comenzará a operar la próxima semana

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 10:10 PM 2016-11-30

Este fin de semana comenzará el llenado del primer biodigestor que tratará los purines (fecas, orina y agua), desechos generados en la producción del plantel porcino Rucapequén, de la empresa Agrícola y Ganadera Chillán Viejo, propiedad de Maxagro. 

Así lo confirmó Pablo Espinosa, gerente agroindustrial de Maxagro, quien adelantó que se prevé que la próxima semana debiera estar operativo uno de los dos biodigestores que se construyen el complejo.

Los trabajos, que partieron en abril, avanzan con celeridad en el recinto, al que las comunidades cercanas apuntan como el principal responsable de los malos olores en el sector.

“Nosotros estamos haciendo una inversión para solucionar lo que generamos, ése fue nuestro compromiso desde que llegamos (Maxagro adquirió la empresa a Friosa en abril de 2014), y ya hemos avanzado en el control de las moscas, que era otra preocupación de los vecinos. Hicimos inversiones en equipos, aplicamos químicos y capacitamos al personal”, explicó Espinosa.

El proyecto
En el plantel de Rucapequén se están invirtiendo US$13,5 millones, mientras que en Peumo, US$10 millones, montos que incluyen el aumento de la capacidad de producción en una etapa posterior.

En el caso de Rucapequén, donde existen cerca de 45 mil cerdos que generan diariamente 400 metros cúbicos de purines, se construyen dos biodigestores: el primario, con 4.500 metros cúbicos de capacidad, que debiera estar concluido en febrero; y el secundario, de 12 mil m3, que comenzará a operar la próxima semana.

En estas estructuras los purines serán tratados mediante un sistema anaeróbico cerrado (baja presencia de oxígeno), totalmente natural, donde bacterias degradarán el efluente, proceso que producirá gas metano, precisó Espinosa.

Este sistema cerrado y altamente automatizado reemplazará el tratamiento biológico aeróbico del tipo lodos activados que existe actualmente.

Entre las ventajas del nuevo sistema de tratamiento se destaca la homogenización de la composición, que es más intensa cuanto mayor es el tiempo de retención, así como también la disminución de malos olores y compuestos orgánicos volátiles.

El producto que se obtendrá  corresponde a un residuo líquido tratado que puede ser usado para el riego, en tanto el sólido corresponde a un lodo inerte que puede ser utilizado como fertilizante.

Esta tecnología es ampliamente utilizada en Alemania, de hecho, los equipos fueron importados desde ese país. En ese sentido, Espinosa recordó que Maxagro cuenta con biodigestores en dos planteles porcinos ubicados en la Región de O’Higgins, con buenos resultados.

Se estima que probablemente en 2018, se pueda utilizar el gas para la generación de energía eléctrica.

Comentarios